¿Qué hago si no me recogen la cosecha?

Rosa Torrijos, abogada de Torrijos Abogados

Un momento crítico para el agricultor, ahora que estamos en plena campaña citrícola, tras haber vendido  la cosecha “a peso o per arrovat”, es la recolección de la cosecha que la efectúa el comercio. Al tratarse de un contrato de venta a peso, el riesgo de pérdida de la cosecha la sufre el agricultor hasta que la cosecha no se recoja y se pese.

Desgraciadamente,  tenemos constancia de que  muchos comercios dan largas a los agricultores y aunque la fruta ya se encuentra madura y para recoger, no se personan en la parcela pese a los continuos requerimientos verbales que el agricultor hace.

Ante esta situación ¿qué tiene que hacer el agricultor? Pues no le queda otra que requerir de forma fehaciente al comercio un burofax certificado con acuse de recibo para dejar constancia de que pese a los requerimientos, el comercio no se ha personado a recoger la fruta.

¿Qué pasa si a pesar de los requerimientos verbales y el burofax, el comercio no acude a recoger o cuando acude se ha perdido parte de la cosecha? El agricultor tiene que contratar, antes de que se pierda la fruta, un perito (ingeniero técnico agrícola o ingeniero agrónomo) que determine que la cosecha no presenta ningún tipo de siniestro meteorológico ni tara y proceder al aforo de la producción.

Con la pericial ya realizada, tanto si no se ha recolectado como si se ha recolectado mal y  todavía queda fruta buena en el campo, si ya se tiene un tercer comprador, se debe comunicar al comercio la rescisión del contrato y que se le demandará por daños y perjuicios (otra vez burofax certificado con acuse de recibo), pudiéndole reclamar al comercio incumplidor la diferencia de precio entre ambos contratos.

Estos trámites sirven para evitar el total perjuicio para el agricultor que es la pérdida de su cosecha por falta de recolección, situación que cada vez más se repite en el campo.

Un buen abogado, con experiencia en el sector, deberá asesorar al agricultor para resolver este conflicto con una solución amistosa siempre que sea posible.

PASOS QUE HAY QUE SEGUIR:

1.- Firmar parte de compra.

2.- Cuando la fruta está madura, si el comercio no hace caso a los requerimientos verbales efectuados, enviamos burofax rquiriendo la recolección de la fruta.

3.- Si a pesar de ello no vienen a recoger, encargamos informe al perito donde se afore la producción y se evidencie que la fruta no presenta restos de siniestro meteorológico.

4.- Si hay otro comercio que quiere nuestra fruta porque todavía está buena, enviamos burofax a la mercantil que no nos ha recogido la cosecha resolviendo el contrato.

5.-  Si no hay acuerdo, cabe valorar la interposición de una demanda judicial reclamando daños y perjuicios.

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015