Las heladas apuntalan la situación desastrosa del campo en Castilla y León

El mes de abril se despide con casi ausencia de precipitaciones y pone la puntilla con heladas que han dañado cultivos de frutales y viñedo, así como de otros herbáceos de extensivo en plena nascencia o desarrollo (cereales, forrajes, girasol, remolacha, patata) en Castilla y León y también en otras Comunidades, como la Valenciana.

Según la organización ASAJA de Castilla y León, las crudas heladas de la noche del 26 al 27 de abril –que las previsiones anuncian que se repetirán la madrugada de este 27 al 28– han dado la puntilla a los campos de Castilla y León, que afrontarán en pocas jornadas el mes de mayo seco y sediento y con unas pésimas perspectivas de cosecha.

Aunque es prácticamente imposible evaluar las pérdidas, según esta organización, que se harán patentes a medida que pasen los días, el daño ha sido especialmente grave en el viñedo de la Comunidad Autónoma, que esta campaña va además adelantado. Las heladas de primavera son muy perjudiciales y devastan la futura producción, porque las yemas ya han iniciado su actividad.

No obstante, habrá que medir las pérdidas pormenorizadamente en las 75.000 ha de viñedo de la región, ya que las heladas golpean de forma desigual según zonas. También hay daños muy graves en la superficie de frutales, alrededor de 7.600 ha, buena parte en la provincia de León.

Igualmente, según ASAJA CyL, las heladas tardías dan un nuevo golpe a cultivos de extensivo, ya muy mermados por la sequía, como las pocas cebadas que espigaban, y también el hielo pasará factura a las alfalfas que no estaban segadas. También negativo el frío para las producciones que arrancan en primavera, como la remolacha recién nacida, el maíz o la patata.

Para esta organización agraria, el desánimo entre los agricultores es total, con una campaña hundida por la falta de agua y que encima las heladas están rematando. Además, temen las temperaturas de la próxima madrugada, que pueden ser aún más bajas.

Daños severos

 Por su parte, la Alianza UPA-COAG calificó de catastróficas las condiciones climatológicas que se vienen acumulando desde inicios de este año en Castilla y León, con escasas lluvias, temperaturas más elevadas de lo normal y en las últimas horas unas heladas muy fuertes, justo después de una fortísima sequía acumulada en las últimas semanas en amplias zonas del territorio regional.

Los daños, según esta organización agraria, son muy difíciles de evaluar horas, después de las temperaturas bajo cero sufridas en la mayor parte de nuestra comunidad autónoma. Lo cierto es que los daños han sido muy severos en cereales, alfalfa, viñedos, frutales  y remolacha.

Estamos, añade la Alianza, ante una campaña desastrosa. Todas los inconvenientes climatológicos que podrían estar pasando a nivel agronómico los estamos sufriendo en Castilla y León de una forma severa, y se están dando todos los condicionantes más negativos para sufrir una cosecha desastrosa también”.

Heladas en viñedo

 Por otra parte, según la entidad Agroseguro, el pool de entidades privadas del seguro agrario, las bajas temperaturas registradas durante la pasada madrugada del 27 al 28 de abril provocaron heladas de gran intensidad, que han afectado a diferentes cultivos de nuestra geografía.

Especialmente importantes son los daños causados en uva de vino en  las Comunidades Autónomas de Castilla y León, Navarra y La Rioja, destacando zonas productoras como las de Ribera del Duero, Rioja Alavesa o Rueda, entre otras, debido a que en este momento presentan gran sensibilidad por el desarrollo fenológico en el que se encuentran las plantaciones.

Entre las temperaturas más bajas destacan las alcanzadas en Castilla y León, donde se llegó hasta 9 ºC bajo cero en León, -4,8ºC en Aranda de Duero y -4,4ºC en Burgos. También destacan el registro del municipio riojano de Anguiano, con 3,80ºC bajo cero o Vitoria con una temperatura de -4,30ºC.

Desde Agroseguro se informa que se están planificando los trabajos de peritación para agilizarlos al máximo, si bien es importante que los asegurados remitan las declaraciones de siniestros a medida que vayan observando los daños.

Actualmente se encuentran aseguradas con cobertura frente al riesgo de helada más de 136.800 parcelas de uva de vino, correspondientes a cerca de 104.600 hectáreas de cultivo y a una producción de 672 millones de kilogramos.

 El capital asegurado asciende a cerca de 324 millones de euros. Hay que tener en cuenta, según Agroseguro, que en los últimos días se están registrando temperaturas anormalmente bajas para esta época del año y que las previsiones meteorológicas indican que se mantendrán las bajas temperaturas en la próxima madrugada.

Agroseguro recuerda que, ante la incertidumbre que generan estos fenómenos meteorológicos, incontrolables e impredecibles, y la gran variabilidad de episodios climáticos que se suelen registrar durante la primavera, la solvencia que ofrece el sistema asegurador convierte al seguro agrario en el mecanismo de cobertura más idóneo con el que cuentan los agricultores y ganaderos para hacer frente a este tipo de situaciones

Heladas en el Levante

Por otro lado, La Unió de Llauradors informó que las heladas, ocurridas fundamentalmente en las madrugadas del periodo comprendido entre el 20 y 22 de abril en la Comunidad Valenciana, han provocado unos daños superiores a los 10 M€, tras afectar a más de 9.000 ha en las zonas de interior de las provincias de Castellón y Valencia.

Los cultivos más perjudicados fueron la viña y el almendro, aunque también se han visto dañados en algunas comarcas el cerezo, nogal o la fruta (melocotones, ciruelos y manzanas).

En la provincia de Valencia se han visto afectadas más de 6.000 ha en las comarcas de los Serranos, Utiel-Requena, Valle de Ayora-Cofrentes y Rincón de Ademuz con más de 6 millones de pérdidas; mientras que en la de Castellón las heladas han afectado a unas 3.000 ha en las comarcas del Baix y Alt Maestrat, la Plana Alta y el Alto Palancia con unos daños estimados de 4 millones de euros.

Comarcas de Valencia

En la zona de los Serranos existen unas 3.000 ha damnificadas y las localidades con mayores daños son Aras de los Olmos, Alpuente, La Yesa y Titaguas con unas pérdidas de 2,7 millones de euros. Los cultivos más perjudicados son la viña, almendro, cerezo, ciruelo y nogal.

Los daños más importantes en la comarca de Utiel-Requena se han debido a una helada irregular en los cultivos de la viña y almendro, afectando a unas 1.300 ha de los términos municipales de Villargordo y Caudete de las Fuentes. Las pérdidas se aproximan a la cantidad de 1,5 millones de euros.

En el Rincón de Ademuz la helada fue generalizada en toda la comarca y ha afectado a unas 600 hectáreas de almendros, nogal, viña y fruta (manzana, sobre todo), con unas pérdidas estimadas de unos 800.000 euros.

Por lo que se refiere al Valle de Ayora-Cofrentes la helada también fue generalizada afectando a unas 1.000 hectáreas de los términos municipales de Ayora, Jalance, Jarafuel, Teresa, Zarra y Cofrentes con unas pérdidas de 1 millón de euros.

Comarcas de Castellón

En la comarca del Baix Maestrat las heladas han afectado a unas 500 hectáreas, fundamentalmente de los términos municipales de Sant Mateu y la Salzadella. Los cultivos más perjudicados son el almendro, cerezo y en menor medida el nogal con daños según parcelas de entre el 40 y el 60%.

La helada fue por inversión térmica y por tanto afectó a las zonas más bajas, lo que supone que el daño es muy desigual en función de la localización de la parcela. Las variedades de almendras más afectadas son las tardías y extra-tardías que estaban menos desarrolladas y por tanto estaban en fase más sensible. A los daños por heladas en cereza se tiene que sumar el rajado en variedades más tempranas debido al exceso de humedad de estos días.

En la Plana Alta y el Alt Maestrat hay unas 2.000 has de cultivo afectadas y plantadas de viña y almendro, con daños superiores a los 2 millones de euros. Los términos municipales con mayores pérdidas son Les Useres, Benlloch, Coves de Vinromà, Atzeneta y La Barona.

La característica de la helada es similar a la del Baix Maestrat, es decir por inversión térmica y afectando de manera desigual según localización de las parcelas con daños variables que oscilan entre el 20 y el 70%, según cultivo y variedades. También hay daños, muy desiguales, en la comarca del Alto Palancia en los cultivos del almendro y cereza, sobre todo.

Peticiones

La Unió reclama que en la Orden de reducciones fiscales del Gobierno se contemplen todas estas adversidades climatológicas ocurridas en la Comunitat Valenciana, así como que se replantee el recorte de 10 puntos en las subvenciones a la contratación de los seguros agrarios que provoca un encarecimiento de las pólizas.

El seguro agrario es el mejor instrumento al alcance del agricultor para compensar pérdidas por estas circunstancias y no se puede desmantelar porque “ya se sabe el riesgo que existe en nuestro territorio con todos estos siniestros y es fundamental asegurar para que se compense la pérdida de renta”.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015