La plaga de “Xylella fastidiosa”, más extendida en Baleares de lo esperado en principio

El Govern balear prohibirá la exportación de cualquier vegetal para plantación, a excepción de semillas, por la declaración del Archipiélago como zona demarcada por la existencia de una plaga de Xylella fastidiosa, tras detectarse 92 casos de plantas infectadas por esta bacteria en Mallorca e Ibiza.

Como había anunciado, el conseller de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, Vicenç Vidal, presentó el martes 24 de enero a las instituciones afectadas y las organizaciones del sector el borrador de resolución que prevé la declaración de zona demarcada, una medida que, al menos, evitará la eliminación de miles de árboles.

Vidal señaló que la restricción total de la exportación de plantas no representa un perjuicio económico para el sector agrícola, ni de los viveros sino que, al contrario, servirá par minimizar los daños de la plaga de la Xylella.

“Somos importadores de material vegetal vivo, no exportadores”, explicó el conseller, que recordó que la comercialización entre islas no se verá afectada tampoco por la regulación preventiva.

La constatación de la expansión de la plaga de Xylella, tras la detección en noviembre pasado del primer brote en Porto Cristo, en el municipio mallorquín de Manacor, ha llevado al Govern a cambiar el protocolo de erradicación por el de contención, lo que implica eliminar las plantas infectadas, y no todos los posibles huéspedes, que son más de trescientas especies.

Entonces, a raíz de los primeros casos detectados, que afectaban a cerezos de un centro de jardinería, se estableció un radio de 100 metros para delimitar la zona infectada, área en la que se eliminaron todas las plantas huéspedes de la subespecie fastidiosa, una variedad de Xylella de que daña solo cerezos y adelfas.

Además, se fijó un área de contención con un radio de 10 kilómetros desde el vivero con los ejemplares infectados, donde se han tomado muestras de forma exhaustiva.

“Con estas actuaciones, se han eliminado 1.921 plantas de acuerdo con el principio de precaución fitosanitaria. Paralelamente, se cogieron muestras aleatorias en todo el Archipiélago y, en sólo tres meses desde la confirmación del brote, el Laboratorio de Sanidad Vegetal de las Islas Baleares analizó 565 muestras”, explicó en un comunicado la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca.

De estos análisis, unos 71 de los casos dieron positivo a la Xylella fastidiosa y también a la Xylella multiplex, registrándose 58 en la zona de contención y demarcada en Mallorca y 21 en Ibiza.

En Menorca existen sospechas de contagio, aún sin confirmar, en acebuches y en Formentera no se ha detectado ningún caso, aunque resulta probable la propagación a esta isla desde Ibiza porque la proximidad favorece el desplazamiento de insectos transmisores.

“Se puede hablar de la dispersión de la bacteria por todo el territorio”, recalca el departamento balear de Medio Ambiente, que destaca que se han detectado positivos en olivos, acebuches, polígalas, cerezos, ciruelos, almendros, mimosas y lavandas.

Indicios

El servicio balear de Sanidad Vegetal encontró indicios de presencia en Baleares desde 2012 de “Xylella fastidiosa“, una bacteria infecciosa que destruye cerezos y adelfas, a raíz de los estudios iniciados el pasado noviembre, cuando se confirmó su presencia en un centro de jardinería de Porto Cristo.

El conseller de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, Vicenç Vidal, detalló ya el pasado sábado 21 de enero las medidas adoptadas desde que se confirmó el primer brote en el centro de jardinería del municipio mallorquín de Manacor. Las muestras se tomaron tanto en la zona infectada -donde se han eliminado las plantas afectadas-, como la marcada a su alrededor y se realizaron controles aleatorios en todas las islas.

Vidal destacó el “esfuerzo significativo” realizado en tres meses y comparó los datos con las 110 muestras analizadas en todo el año 2015, cuando entraron en vigor las medidas de control de la Unión Europea y el Gobierno en materia de “Xylella fastidiosa”.

Orden ministerial

Con la información transmitida desde la Conselleria, el Ministerio decidió actuar de manera inmediata y prohibir ya el traslado de material de plantación fuera de Baleares, de manera que el mismo sábado 21 de enero, el BOE publicó la Orden APM/21/2017, de 20 de enero, que prohíbe el traslado de material de plantación fuera de las Islas, excepto semillas, obliga a las compañías de transporte aéreo y marítimo a informar sobre este hecho y establece un régimen sancionador por incumplimientos.

Según la Conselleria, a nivel práctico y económico esta orden no provoca consecuencias graves para el sector, ya que Baleares es importadora de material vegetal vivo, no exportadora, y porque además no afecta al tráfico y la comercialización entre islas.

En la Orden se señala que el 19 de enero, “las autoridades fitosanitarias de la comunidad autónoma de Les Illes Balears comunicaron a este Ministerio la aparición de nuevas y numerosas sospechas de posibles brotes que, de confirmarse, significarían la dispersión de la enfermedad por todo el territorio de la citada comunidad autónoma”.

El artículo 16 de la Ley 43/2002 de 20 de noviembre de sanidad vegetal dispone que, “en situaciones excepcionales en las que exista grave peligro de extensión de una plaga en el territorio nacional”, la declaración de su existencia por la autoridad competente facultará a la Administración General del Estado para ejercer funciones necesarias para la adopción de “medidas urgentes”.

Impedir la propagación

Su objetivo es “impedir de manera eficaz su transmisión y propagación al resto del territorio nacional, así como velar por la adecuada ejecución, coordinación y seguimiento de las mismas hasta el restablecimiento de la normalidad fitosanitaria en todo el territorio nacional”.

Las medidas previstas en esta orden tienen en cuenta el dictamen científico de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) publicado el 6 de enero de 2015 sobre el riesgo que representa para la salud vegetal la especie Xylella fastidiosa y en el informe científico de dicha Autoridad de 20 de marzo de 2015 sobre categorización de vegetales para plantación, excepto semillas.

Entre las medidas urgentes de prevención, la nueva Orden determina que “queda prohibida la salida desde el territorio de la comunidad autónoma de Baleares de todos los vegetales para la plantación, excepto las semillas, pertenecientes a los géneros o especies” que se enumeran en un extenso anexo.

Especifica que, en caso de que se detecte en el resto del territorio nacional la presencia de estos vegetales procedentes de la comunidad autónoma con posterioridad a la publicación de esta orden en el BOE, “deberá procederse de manera inmediata a su incautación y destrucción en las instalaciones adecuadas más próximas, sin derecho a indemnización para sus propietarios al haberse incumplido lo previsto en esta orden”.

Los costes derivados de la incautación y destrucción de dichos vegetales serán de cuenta del propietario o tenedor del mismo, ha añadido la Orden, que surte efectos desde el día siguiente al de su publicación en el BOE.


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015