La Asociación Española de Bioempresas presenta su Informe ASEBIO 2015

La Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO) ha presentado el Informe Anual ASEBIO 2015 que recoge los últimos datos del sector biotecnológico español, acto en el que han participado representantes de los cuatro partidos políticos de ámbito nacional más votados exponiendo sus políticas en el ámbito de la ciencia.

El informe destaca el creciente peso de la facturación de las empresas del sector de la biotecnología en el PIB español, que en 2014 –último dato analizado- alcanzó el 10,35%. La evolución en los años de la crisis, desde 2008, ha sido espectacular, ya que por entonces la biotecnología apenas suponía el 2,98% del PIB. Si hablamos de empresas estrictamente biotech, su facturación representa el 0,73% del PIB.

El empleo ha crecido el 2,91% hasta los 177.973 trabajadores en 2014. Destaca el aumento de la cifra de negocios del sector, que alcanzó los 107.788 millones de euros en 2014, el 13,28% más respecto al año anterior, según datos del módulo de biotecnología de la Encuesta sobre Innovación Tecnológica en las empresas 2014 del Instituto Nacional de Estadística recogidos en el Informe ASEBIO 2015.

En relación a la cifra de negocios, un 51,55% del total se atribuye a las empresas que consideran que la biotecnología es una línea de negocio secundaria, mientras que un 41,40% es generado por empresas donde la biotecnología supone una herramienta necesaria para la producción y el 7,04% restante tiene que ver con las empresas estrictamente biotecnológicas.

El número de empresas que realizan actividades relacionadas con la biotecnología descendió el 3,14% hasta las 2.742 en 2014. De ellas, 628 empresas han desarrollado la biotecnología como actividad principal y/o exclusiva –las llamadas biotechs–, que contabilizan una subida del 13,36% respecto al año anterior. En estas empresas, el empleo cae el 6,90% y la facturación sube el 6,75% hasta los 7.591 millones de euros.

La inversión interna privada en I+D en biotecnología se recupera tras dos años de caída. La cifra ascendió a 533,8 millones de euros en 2014, un 3,75% más que el año anterior.

El presidente de ASEBIO, Jordi Martí, explica que “en el sector biotecnológico, tenemos perfiles de empresas muy variados, con necesidades diferentes, dependiendo del color de la biotecnología, pero todas comparten dos problemáticas, las PYMES, el acceso a la financiación; y las de mayor tamaño, el acceso a la innovación. Los datos de nuestro Índice del sector nos dicen que está mejorando el acceso a financiación, hecho que demuestra el gran número de rondas de ampliación de capital que se han producido en el sector en los últimos meses.”

En el año 2015 se publicaron 905 patentes en el sector biotecnológico, con una caída del 7,27%, según datos  de la Fundación Parque Científico de Madrid y Clarke Modet & Cº, en colaboración con ASEBIO. El 64% de las patentes publicadas corresponden a solicitudes y el 36% a concesiones. En 2015, el sector empresarial dejó de ser el principal agente en España que patenta. Este año, la cotitularidad fue la opción principal, con un 33% de las patentes publicadas, seguido del sector empresarial (31%) y de las universidades (21%). La empresa Grifols es la que tiene un mayor número de patentes solicitadas y concedidas en 2015, con nueve solicitudes y 13 concesiones, seguida por Abengoa.

En cuanto a las publicaciones científicas de empresas españolas en distintas revistas relevantes, se han computado un total de 205 impactos en 2015, cuya titularidad corresponde a 32 entidades. En la primera posición,  BTI Biotechnology con 36 publicaciones, seguida de MSD con 26 y de Pharmamar con 19 publicaciones.

Cataluña se reafirma como la comunidad autónoma con una mayor concentración de empresas usuarias de la biotecnología (21,21%), seguida de Andalucía (11,83%) y la Comunidad de Madrid (11,52%)

Por distribución sectorial, destaca el predominio de las empresas de alimentación (62,7%) y salud humana (25%) en las empresas usuarias de la biotecnología, mientras que en el caso de las empresas estrictamente biotecnológicas, se invierte el orden: salud humana (61,9%) y alimentación (28,8%).

En 2015 se registraron un total de 182 alianzas, de las que el 50% involucraban a otra empresa biotech, el 25,27% a una empresa usuaria de la biotecnología y casi el 62,09% se realizó también con otro tipo de organizaciones.

En 2015 se crearon 52 nuevas empresas biotecnológicas, siendo Cataluña la comunidad con mayor número de empresas creadas, con 19, seguida de País Vasco con 11 y Andalucía y Galicia con cuatro organizaciones cada una.

Un año más, el informe ASEBIO recoge el Índice de temperatura del sector, siendo el nivel formativo de los trabajadores y la exportación e internacionalización de las empresas las principales cualidades que facilitan el desarrollo del sector biotecnológico, mientras que las medidas que entorpecen el mismo son el coste elevado de la innovación y el periodo de rentabilidad largo. No obstante, como novedad, destaca el incremento que ha obtenido como factor favorable el apoyo de la Administración pública al sector y los cambios positivos en la regulación que afecta al sector.

Para las compañías biotecnológicas, la internacionalización sigue siendo uno de los factores más importantes de crecimiento para las compañías del sector.  Para el 79% de las empresas, la necesidad de internacionalizarse es imprescindible para el desarrollo de su actividad, de hecho, el 71% de las empresas decidieron internacionalizar su actividad dese el mismo momento de su creación. En 2015, el 86% de las empresas de ASEBIO realizó alguna actividad internacional. Los mercados preferidos con la Unión Europea y Norteamérica, seguido de Japón, Brasil, Corea del Sur e Israel.

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015