JCB fabrica su telescópica número 200.000

JCB ha alcanzado un nuevo hito en su historia con la producción de su telescópica número 200.000. La primera manipuladora telescópica JCB Loadall fue fabricada en 1977, transformando las tareas de elevación y carga en las obras. Gracias a esta máquina, en las explotaciones agrarias se impulsó asimismo la productividad, agilizando tareas como apilar pacas o cargar grano.

El 3 de octubre de 1977 salía de la sede mundial de JCB en Rocester (Staffordshire, Reino Unido) la primera JCB Loadall –el modelo JCB 520–, y en el primer año completo de producción, un reducido número de empleados llegaron a fabricar algo menos de 300 máquinas. En la actualidad, miles de Loadalls salen de la línea de producción cada año, una actividad que proporciona empleo a alrededor de 800 personas.

“Revolucionar es a menudo una palabra que se usa un exceso, pero en el caso de la Loadall es una descripción perfecta. La forma en que se manejan las cargas en las obras de construcción y en las explotaciones agrarias, no han sido lo mismo desde que presentamos la Loadall en 1977. Quiero felicitar al equipo JCB involucrado en la fabricación y venta de esta máquina, por alcanzar el hito de producción de 200.000 unidades”, ha declarado Lord Bamford, presidente de JCB.

JCB tardó casi treinta años en vender las primeras 100.000 manipuladoras telescópicas, pero ha tardado menos de diez en vender las siguientes 100.000; muestra de la creciente importancia del producto y de la posición de la marca en este mercado.

Cuando se lanzó el modelo original 520, se ofreció a los usuarios una máquina para terrenos difíciles con un alcance y rendimiento más allá de las capacidades convencionales. Poner en la parte delantera de la máquina JCB un brazo telescópico único, brindó una nueva solución para el problema de la manipulación de materiales. A medida que evolucionó la máquina, su uso se amplió a todas las áreas del sector de la construcción, y el concepto se trasladó rápidamente a la agricultura.

JCB fabrica hoy en día un total de noventa modelos diferentes de Loadall, 88 de los cuales son producidos en Rocester y los otros dos realizados en India para el mercado interno.

Una de las principales innovaciones de los últimos cuarenta años ha sido la introducción de una gama de máquinas con un motor lateral en lugar de en el centro, mejorando la visibilidad del operador. En 2008 las mejoras de visibilidad dieron otro paso importante con la introducción de la gama de “alta visibilidad”, que bajó el brazo aún más.

El sistema patentado anticabeceo supuso también una gran ventaja para los usuarios, ya que mejora la retención del material en la cuchara cuando se desplaza sobre terreno irregular, aumentando la productividad, además de mejorar la comodidad para el operador.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015