El grupo bodeguero cooperativo Solagüen se integra en Dcoop-Baco

Dcoop-Baco confirmó  recientemente otra incorporación al grupo cooperativo. Se trata de la mayor cooperativa vinícola de Euskadi, la Unión de Cosecheros de Labastida, más conocida como Solagüen. La operación, que significa estar presente en la Denominación de Origen Calificada (DOC) Rioja, se produce justo a un año de la fusión con el grupo cooperativo Baco, con sede en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), considerado el mayor comercializador de vino de Castilla-La Mancha.

La incorporación a Dcoop-Baco fue confirmada y ratificada en asamblea por los socios de Solagüen, después de varios meses de negociaciones.

La Unión de Cosecheros de Labastida está integrada por un centenar de productores que cultivan unas 400 hectáreas de viñedo, las cuales producen una media de 2,5 millones de kilos de uva y 1,8 millones de litros de vinos al año. Las variedades predominantes son las tintas (Tempranillo principalmente, y Garnacha, entre otras), aunque también cultivan blancas (Viura y Malvasía), en La Rioja alavesa y La Rioja Alta, y por consiguiente dentro de la DOC Rioja. Solagüen tiene una plantilla de 30 trabajadores.

La bodega de Labastida es la mayor cooperativa vinícola vasca y comercializa vinos con marcas tan prestigiosas como Solagüen y Manuel Quintero, las cuales pasarán a formar parte a partir de ahora al portafolio de productos que ofrece Dcoop-Baco.

Según Dcoop, los vinos de Solagüen se exportan a más de 25 países, tras casi medio siglo de existencia –la cooperativa alavesa fue fundada en 1965, por lo que acaba de celebrar su cincuentenario–. La integración de Solagüen refuerza su papel como cooperativa multisectoral y transregional de Dcoop-Baco.

La situación económica de la cooperativa de Labastida, sin embargo, no pasa por su mejor momento, en parte debido por las inversiones que ha llevado a cabo durante los últimos años, aunque el Gobierno vasco se ha comprometido a inyectar liquidez en la cooperativa a través de un programa de impulso de las industrias agroalimentarias. La firma ha cerrado sus últimos ejercicios con pérdidas.

Ello no ha supuesto impedimento para Dcoop, que ha exigido como condición que los productores sigan aportando sus producciones a Solagüen, y que ha valorado la vocación exportadora de la Unión de Cosecheros de Labastida. Solagüen vende en el mercado exterior el 60% de su producción y factura unos 12 millones anuales.

Dcoop, que ya ha sido reconocida por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación como Entidad Asociativa Prioritaria, aportará por su parte a Labastida la fortaleza de un gran grupo a nivel nacional y su red de distribución y comercialización.

Con esta nueva fusión el grupo cooperativo está presente en las DO de La Mancha, Málaga, Sierras de Málaga, Ribera de Júcar y ahora Rioja. Asimismo, pasará a reunir a más de 8.000 viticultores de Andalucía, Castilla-La Mancha y País Vasco (7.000 pertenecen a Bodegas Baco).

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015