Cajamar aborda los beneficios y los retos pendientes de la modernización del regadío en la agricultura española

Julio Berbel y Carlos Gutiérrez-Martín, de la Universidad de Córdoba (UCO), coordinan en ‘Efectos de la modernización de regadíos en España’ a un equipo multidisciplinar de expertos que analiza la dimensión económica, social y medioambiental del sector.

La Universidad de Córdoba acogió la presentación del libro ‘Efectos de la modernización de regadíos en España’, editado por Cajamar Caja Rural, y coordinado por Julio Berbel y Carlos Gutiérrez-Martín, investigadores del campus cordobés.

El objetivo de la publicación es aportar un análisis riguroso y exhaustivo de una de las cuestiones más relevantes para el mundo rural: la mejora en la gestión de un recurso vital para un sector que genera más de las tres cuartas partes del valor de la producción agrícola, con un significativo impacto en la industria y sus servicios asociados, y del que procede la mayor parte de nuestras exportaciones.

En la redacción de la obra participó una treintena de especialistas en Agronomía, Economía y Derecho, que desarrollan los diversos aspectos normativos, hidrológicos y socioeconómicos de la cuestión en torno a tres premisas fundamentales.

En primer lugar, se plantea una revisión a fondo del contexto teórico, técnico e institucional en el que se enmarca la nueva agricultura de regadío en nuestro país. Asimismo, en segundo lugar, se identifican las magnitudes cuantificables del proceso de modernización en marcha en cuanto a costes, repercusiones y beneficios observados.

Por último, se propone un ejercicio de prospectiva respecto a la evolución a corto y medio plazo tanto de las actuaciones ya terminadas como de los proyectos en marcha.

Colaboración

La apertura del acto de presentación corrió a cargo de Enrique Quesada Moragas, vicerrector de Innovación de la UCO y coordinador de Campus de Excelencia Internacional en Agroalimentación (‘ceiA3’), y Roberto García Torrente, director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar. Ambos coincidieron en señalar que la edición de esta obra supone “un punto y seguido” en la colaboración entre una de las instituciones académicas de referencia para la agronomía y la entidad de crédito líder en la financiación al sector agroalimentario español.

Una mesa redonda, tras la presentación del libro, dio lugar para debatir sobre las cuestiones más relevantes sobre los objetivos que se han perseguido con la modernización realizada en las últimas décadas y de los aspectos que quedan pendientes.

Especial atención se dedica a los posibles efectos que puede tener el cambio climático sobre la agricultura española y el papel que juega el regadío para su adaptación.

En el debate intervinieron Pedro Escribano, de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir; y José Luis Fernández, presidente de la Asociación de Regantes de Toma Directa del Guadalquivir; junto a dos catedráticos de la UCO que, a su vez, son coautores de sendos capítulos de la obra, José Antonio Gómez-Limón y Emilio Camacho.

Más eficiencia ante la  escasez

Como señalan los coordinadores en su introducción al libro, el concepto de ‘modernización’ aplicado al regadío ha ido evolucionando con el tiempo. De hacer referencia originariamente a la ejecución y mejora de infraestructuras y equipamientos de las zonas regables, en la actualidad se habla ya de una ‘segunda modernización’, volcada en el desarrollo de sistemas de control, automatización y asesoramiento cada vez más sofisticados y adaptados a la singularidad de cada explotación.

Para ello ha sido fundamental el esfuerzo realizado por las diferentes Administraciones y los agentes privados, fundamentalmente a través de comunidades de regantes. Una inversión conjunta cifrada en unos 4.000 millones de euros desde el año 2000, que ha permitido la modernización de 1,5 millones de hectáreas y la paulatina sustitución de los tradicionales riegos por gravedad e inundación, por sistemas mucho más eficientes como la aspersión y el goteo, con un ahorro anual de unos 2.000 hectómetros cúbicos en extracciones.

Estos avances están detrás de la gran transformación que ha llevado a la agricultura española a la vanguardia del sistema agroalimentario mundial. No obstante, los autores coinciden en señalar que, en un país como el nuestro, caracterizado por la escasez estructural y las sequías recurrentes, todavía queda mucho camino por recorrer en la gestión del agua para garantizar la sostenibilidad del sector, la renta de los productores y la producción de alimentos suficientes y de calidad a unos precios asequibles para los consumidores.

De cara al futuro, el mayor reto del regadío español pasa tanto por el incremento progresivo de la productividad de nuestra oferta, como por la apuesta por la eficiencia y la racionalización en el aprovechamiento de un recurso tan escaso, cuyo uso abusivo puede llevar a su posible agotamiento en determinadas zonas productoras, y a poner en peligro la viabilidad de sistemas ambientales tan necesarios para nuestro bienestar como para nuestro sistema productivo.

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015