Un verano más seco de lo normal en toda España

El verano astronómico, que comenzará el día 20 de junio a las 23:44 hora oficial peninsular, será probablemente más cálido de lo habitual en el sur peninsular, Baleares y Canarias y más seco de lo normal en toda España.

Un verano más seco de lo normal en toda España

El avance de la tendencia del tiempo previsto para el periodo julio-agosto-septiembre de 2020 indica que hay una probabilidad ligeramente superior a lo normal de que la precipitación se encuentre en el tercil inferior en toda España; es decir, que lo más probable es que llueva menos de lo habitual en esa época del año en España,  según el análisis de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Por otro lado, la primavera (periodo comprendido entre el 1 de marzo y el 31 de mayo de 2020) ha tenido un carácter muy cálido en España, con una temperatura media de 15,2ºC, 1,5ºC por encima de la media de esta estación (período de referencia 1981-2010). Se ha tratado de la cuarta primavera más cálida desde 1965, por detrás de las primaveras de 2017, 2011 y 1997, y de la tercera más cálida de este siglo. Además, hay que destacar que el período de cinco meses comprendido entre enero y mayo de 2020 ha sido el más cálido desde el comienzo de la serie, en 1965.

La estación comenzó con un mes de marzo cálido, continuó con un abril que fue muy cálido, para finalizar con el mes de mayo con temperatura media más elevada desde el comienzo de la serie, en 1965. Por áreas, la primavera resultó entre muy cálida y extremadamente cálida en la mitad norte de la península, mientras que en la mitad sur presentó un carácter predominantemente cálido o muy cálido, a excepción de pequeñas zonas donde fue normal. En Baleares resultó entre muy cálida y extremadamente cálida, y en Canarias mostró un carácter muy variable de unas zonas a otras, resultando en conjunto cálida.

Tambien la primavera ha sido en su conjunto muy húmeda, con una precipitación media sobre España de 237 mm, un 37% por encima del valor medio del trimestre según el periodo de referencia 1981-2010. Se trata de la quinta primavera más lluviosa en lo que llevamos del siglo XXI. El trimestre comenzó con unos meses de marzo y abril muy húmedos, y finalizó con un mayo normal en cuanto a precipitaciones.

Las precipitaciones fueron muchas veces en forma de chubascos tormentosos: la primavera de 2020 ha sido la cuarta con mayor número de descargas asociadas a rayos desde el año 2000, y el número de días de tormenta ha sido superior a la media, especialmente en zonas del centro y norte peninsular. Los chubascos se distribuyeron de forma irregular: A grandes rasgos las lluvias fueron superiores a lo normal en la vertiente mediterránea, oeste de Extremadura y áreas del sur de Andalucía y Baleares, e inferiores a lo normal en otras zonas, especialmente en norte de Galicia, áreas de las comunidades cantábricas y Canarias.

En Europa la primavera de 2020 ha sido cálida pero no de récord y muy diferenciada espacialmente si se considera la variable insolación. Así la estación ha sido muy soleada en la Europa noratlántica y central y nubosa en el sur, sobre todo en el entorno de la península ibérica.