Sequía: Josep Puxeu propone priorizar el mantenimiento de los cultivos leñosos

La sequía que actualmente afecta a España está llegando a una situación extrema que obliga a poner en marcha desde la Administración nuevas fórmulas para combatirla, con un foco especial en la actividad agrícola de gran consumo de agua. Así lo considera el director general de la Asociación de Bebidas Refrescantes (Anfabra) y ex secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu.

En una entrevista publicada en la revista iAgua, el directivo propone dar prioridad a los cultivos leñosos, como los almendros o los avellanos, por ejemplo, frente a los herbáceos, como los cereales, intensivos en el uso de agua. Los cultivos con alto consumo de recurso y poca capacidad de generar empleo o riqueza deberían ser los primeros en verse afectados por una restricción”, asegura Puxeu.

“Cuando estamos hablando de un recurso cuya utilización supera el 70% [del total de agua consumida en España], deberíamos priorizar el mantenimiento de los recursos leñosos, porque es una inversión a medio y largo plazo”. En este sentido y desde su experiencia como secretario de Estado durante la gran sequía de 2007-2008, el directivo pone de manifiesto que “descartar cultivos de gran consumo y rentabilidad limitada es muy doloroso y complejo, pero yo estoy convencido que con una importación de un producto determinado, como un barco de soja, se ahorran muchos hectómetros cúbicos de agua”.

Más allá del ámbito normativo, el ex secretario de Estado alertó de la necesidad de seguir reforzando la inversión en infraestructuras, tanto desde el ámbito público, como privado. “Si no, esto no se sostiene solo esperando a que llueva o esperando a que cambien los ciclos. Es un tema de gestión que hay que resolver y la inversión en obras hidráulicas es muy importante, desde las grandes obras hasta la racionalización y el ahorro en regadíos”.

En todo caso, el director general de Anfabra insistió en la necesidad de que el sector agrario tenga un papel preponderante en la planificación de los órganos de cuenca. En situaciones como la actual, las cesiones de uso tienen que ser pactadas y controladas”, enfatiza.

En esta línea, Puxeu detalla que la planificación nacional del agua, para poder ser efectiva en una situación de sequía, debería contemplar aspectos tales como “modificar concesiones en casos extremos (…) Es algo que afecta a sectores económicos importantes. Por tanto, habrá que hacerlo de forma pactada con hidroeléctricas y con agricultores”.

Puxeu también repasó la situación del sector al que representa, ante la gravedad de la sequía: “Hemos llegado a niveles muy eficientes en procesos de lavado, enjuagado, reutilizables… Hemos reducido un 50% el agua que consumíamos a nivel de menos de dos litros por litro de refresco producido. Estamos por debajo de sectores como el lácteo u otros que utilizan estos procesos”, explicó.

“Todas nuestras industrias tienen clarísimo que intentamos devolver al sistema el agua en mejores condiciones que en las que la captamos”, completó Puxeu. De acuerdo con datos de la patronal de bebidas refrescantes, el sector coloca al año 5.000 millones de litros de refresco en el mercado español.

 

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018