Reconocimiento público del Gobierno y del Congreso de los Diputados a todos los agentes de la cadena alimentaria

El Congreso de los Diputados reconoció este miércoles 25 de marzo en su sesión plenaria el esfuerzo que están haciendo todos los eslabones de la cadena alimentaria para asegurar el suministro de productos durante el estado de alarma decretado por la pandemia del coronavirus.

El ministro de Agricultura, Luis Planas, defendió en el Pleno del Congreso de los Diputados la convalidación del Real Decreto-Ley 5/2020, “necesario e inaplazable”, que recoge medidas urgentes en materia de agricultura y alimentación para lograr un impacto positivo y fortalecer al sector agroalimentario.

En su intervención, Planas tuvo inicialmente palabras de reconocimiento público del Gobierno para los agricultores, ganaderos y pescadores que, en estas “circunstancias excepcionales de crisis sanitaria que estamos viviendo, están facilitando a la industria y a la distribución el abastecimiento de alimentos frescos para toda la sociedad. Reiteró lo «importante» que es el trabajo de la agroalimentación, algo que se evidencia en estas circunstancias «dramáticas y extremas»: «Los necesitamos».

El ministro también destacó el trabajo de cooperativas, industria y distribución alimentaria, así como los esfuerzos de la logística de transporte y de las empresas de suministro, “sin los cuales la cadena no podría funcionar”.

El esfuerzo de todos ellos, apuntó Planas, está permitiendo el buen funcionamiento de la cadena agroalimentaria en estos momentos, permitiendo que los alimentos básicos puedan llegar con práctica normalidad, en cantidad y calidad suficientes, recalcando que su trabajo “hoy es, más que un esfuerzo, un signo de entrega y solidaridad”.

La  mayoría de los diputados que tomaron la palabra durante el debate de convalidación del Real Decreto Ley de medidas urgentes en materia agroalimentaria aprovecharon también su intervención para valorar la labor de todos los eslabones de dicha cadena, que aseguran ese servicio básico a la sociedad en estos momentos.

Al respecto, la diputada socialista  Isaura Leal agradeció también esta labor de la cadena alimentaria y manifestó su reconocimiento «al trabajo extraordinario» que están desarrollando estos días.

Desde el PP, la portavoz de Agricultura, Milagros Marcos, remarcó que, «en estos momentos tan duros», el campo asegura «alimentos todos los días» y ha pedido al Ejecutivo que «haga algo» para solucionar problemas como la falta de mano de obra en la recolección.

Desde VOX, el diputado Ángel López, incidió en la «dignidad» de las personas del sector primario que «se la juegan estos días yendo a labrar la tierra, a cuidar el ganado o echándose a la mar».

Los reconocimientos llegaron también desde las filas de Unidas Podemos.  Juan Antonio López de Uralde valoró  el hecho de que el abastecimiento esté garantizado y cree que habrá adoptar nuevas medidas de apoyo al sector cuando la situación de alarma pase.

La mayoría del resto de grupos parlamentarios tuvieron palabras de agradecimiento y puesta en valor del oficio de los productores, de la industria transformadora y de los distribuidores, en los que se hizo mención especial a cajeros o reponedores, según la agencia EFEAgro.

En este contexto, el reequilibrio de la cadena alimentaria, lograr una mayor transparencia en la formación de precios y mejorar la posición negociadora de agricultores y ganaderos es “más justificado y necesario”.

Este estado de alarma en que nos encontramos en España, según el ministro, es un paréntesis político, económico y social, del que se pueden extraer lecciones y, “una de las más claras, es que necesitamos a nuestros agricultores y ganaderos, también a nuestros pescadores, que siempre están ahí, haciendo bien su trabajo”.

Principales medidas

En los últimos meses, según Planas, han confluido una serie de factores que han llevado al sector agroganadero a una situación crítica. A los problemas estructurales de rigidez de la demanda, atomización de los operadores, la estacionalidad o el carácter perecedero de las producciones, se han sumado factores coyunturales como fenómenos climáticos adversos (inundaciones, sequías, temporales…), los aranceles de la Administración estadounidense, la caída de precios de las producciones y la subida de los costes de los insumos agrarios (gasóleo, fertilizantes o piensos).

Ante esta situación, Planas recordó que el RD-ley cuenta con medidas de “impacto positivo y necesario” para fomentar el reparto equitativo del valor añadido y reequilibrio de la cadena alimentaria; la mejora de la capacidad de negociación de los eslabones más débiles; y el fortalecimiento de la competitividad de los operadores agrarios y alimentarios.

Articulado

El ministro repasó cada uno de los artículos contenidos en el Real Decreto-Ley (ver pdf abajo) que, finalmente, se tramitará como proyecto de ley, mediante el procedimiento de urgencia. Los grupos parlamentarios contarán con un plazo más abreviado para poder aportar enmiendas al texto aprobado por el Gobierno el pasado 25 de febrero.Esta decisión de última hora contó con votos a favor de 186 diputados, 157 votaron en contra y 6 se abstuvieron.

Así, el artículo primero modifica la Ley 12/2013 de medidas de mejora de la cadena alimentaria. Los principales cambios se resumen en la obligatoriedad de la inclusión del coste efectivo de producción como factor para determinar los precios en los contratos agrarios y que el precio pactado cubre el coste efectivo de producción; prohibir la “venta a pérdida”; regular las promociones comerciales para evitar la banalización de los productos agrarios y de los alimentos; y, dar publicidad a las sanciones impuestas a las empresas incumplidoras.

Esta regulación, precisó el ministro, será completada “de forma inminente” con una segunda modificación de la Ley de la Cadena, con un proyecto de ley de trasposición de la Directiva de prácticas comerciales desleales, que introducirá nuevas medidas para mejorar su funcionamiento.

El artículo segundo recoge una medida para hacer frente al envejecimiento y potenciar el relevo generacional, porque “el campo ha de ser atractivo para los jóvenes” y, sobre todo, “rentable”. Por ello, se propone modificar la Ley 35/2006 del IRPF para incorporar una medida que facilite la tributación de las ayudas para la primera instalación de jóvenes agricultores en cuatro años para que no tengan que hacerlo de una sola vez el primer año.

El artículo tres propone, ante el descenso de la actividad agraria como consecuencia de una bajada de producción, reducir de 35 a 20 el número de peonadas necesarias para acceder al subsidio por desempleo o a la renta agraria en Andalucía y en Extremadura.

El artículo cuarto está dirigido a lograr una mayor estabilidad en el empleo del personal eventual agrario, dado de alta en el Sistema Especial Agrario del Régimen General de la Seguridad Social, ya que se incentiva la conversión de estos contratos en contratos indefinidos o fijos-discontinuos a través de bonificaciones en la cuota empresarial.

La modificación de la Ley 23/2015 Ordenadora del Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social, prevista en el artículo quinto, se prevé para ampliar el ámbito de actuación de la Inspección más allá del propio centro de trabajo para que se pueda también llevar a cabo en locales o viviendas en los que se alojen los trabajadores.

Medidas todas ellas encaminadas, según el ministro, a mejorar el funcionamiento del sector, permitir la pervivencia de un medio rural vivo y “reconocer y dignificar el trabajo de nuestros agricultores y ganaderos”.

El RD salió adelante y se convalidó con 208 votos a favor, uno solo en contra y141 abstenciones.

Insuficiente y mejorable para la oposición

Desde las filas socialistas, la diputada Isaura Leal valoró esta ley «destinada a garantizar el nivel de vida, mejorar la posición negociadora y lograr un justo reparto de los costes» que soporta el sector primario, por lo que considera que debe estar «cuanto antes» en ejecución.

Por su parte, la portavoz de Agricultura del Grupo Popular, Milagros Marcos, pidió su tramitación como proyecto de ley para poderlo enmendar, porque en su opinión el texto del Gobierno es «atropellado, unilateral, muy publicitario» y carece del presupuesto necesario.

Desde el Grupo de VOX, su diputado Ángel López afirmó que la norma es un «parche» y una «tomadura de pelo» salida de «una república bananera comunista que no resuelve los problemas», a pesar de que ha sido elaborada por el ministro que ve «más sabio y sensato» del actual Ejecutivo.

Por el Grupo de Unidas Podemos, Juan Antonio López de Uralde defendió las medidas urgentes porque dan un «paso en lal dirección correcta» y son una «respuesta a la demanda» del sector con una regulación «real y efectiva» de la cadena alimentaria.

Desde la bancada de ERC, su portavoz Gabriel Rufián valoró el real decreto porque avanza «mucho» en aspectos, como «establecer» los costes de producción, aunque lo ve «insuficiente» y quiere que se tramite como proyecto de ley para incluirle aportaciones «necesarias».

Desde el Grupo Plural, Joan Baldoví (Compromís), aseguró que lo apoyan, pero «se puede mejorar» y María Muñoz (Ciudadanos), que la medida del Gobierno sólo incluye «cambios cosméticos» y aporta «buenas intenciones».

Para el Grupo Vasco EAJ-PNV, las acciones tendrán un «impacto limitado» al contar con un presupuesto «tímido», según su diputado Mikel Legarda, mientras que para el diputado del Grupo Mixto, Tomás Guitarte «se podía haber llegado más lejos», según declaraciones recogidas por la agencia EFEAgro.

rdl_005_2020 (2)


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018