Los productores lamentan los bajos precios de la uva y la ausencia de contratos en Castilla-La Mancha

El inicio de la campaña de vendimia en Castilla-La Mancha no ha podido ser más movido. El sector productor vitícola criticó, en principio, la ausencia de las tablillas de precios y de contratos de entrega.

Luego, cuando han aparecido  las primeras referencias, se critica el descenso de más de un 15% del precio medio de la uva en relación con la campaña pasada 2017/18.

Así, el secretario general de UPA Castilla-La Mancha, Julián Morcillo, y el responsable sectorial de Vino, Alejandro García-Gasco Alcalde, explicaron en Valdepeñas el “grave momento que atraviesa el sector vitivinícola, en un inicio de campaña marcada por la falta de precios”, tras conocer este martes 18 de septiembre las primeras tablillas de referencia colgadas por el empresario Félix Solís.

UPA solicita una reunión urgente con la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) para explicarle la situación marcada por el incumplimiento de la ley 12/2013 de la Cadena Alimentaria y que perjudica de manera terrible a los viticultores de Castilla-La Mancha “que no saben a qué atenerse y sienten como si jugaran con su trabajo”

Morcillo señaló que, “aunque se prevé una campaña normal, los viticultores nos trasladan la preocupación de que no cuentan con contratos, que si existían con referencia a tablillas, estas no están puestas en prácticamente  ninguna industria de la región”. En relación con las variedades de uvas tempranas, “solo les han entregado un albarán con los kilos y una muestra del grado de Baumé”, añade

UPA de Castilla-La Mancha recuerda que, según marca la ley de la Cadena Alimentaria, es obligatorio disponer de un contrato previo, con un precio cierto; y además con fecha de pago a un mes de la entrega.

Desde esta organización agraria se señala que “no queremos volver atrás. Exigiremos a todas las industrias que cumplan con la ley. En las últimas horas se han conocido algunos movimientos de un par de industrias, de precios en Mancha confirmados.

Creemos que son una barbaridad los precios que han anunciado. Suponen bajadas iniciales del 17% en tinto y el 15% en blanco, lo que supone un desastre para los viticultores. No entendemos estos precios, que no reflejan la realidad de la situación de mercado”.

Por su parte, García-Gasco afirmó que en España hay 3,3 Mhl de existencias de vino menos de las que dos millones menos son en Castilla-La Mancha, en relación al año pasado, siendo las menores de la última década.

El responsable sectorial de Vino de UPA-Castilla-La Mancha recordó también que venimos de la campaña más baja del siglo, la de 2017, más tres campañas de bajadas; con lo cual “no entendemos estos precios ruinosos para el sector, lo que demuestra que no hemos hecho nada. Cuando las exportaciones de Ciudad Real baten récords, esto no se traslada a los viticultores”.

Estos descensos, según García Gasco, se convierten en una tradición y da la sensación de que la industria pretende abusar de las prisas del viticultor. Porque tienen un producto perecedero”. Es urgente regular y acabar con estas prácticas abusivas  y así se lo hemos pedido a la AICA. No tiene sentido el descenso de los precios de la uva. Nos encontramos a un viticultor desorientado ante todo este tipo de situaciones. Sencillamente nos parece jugar con el trabajo de los profesionales”, concluyó

Sospechas de concertación

A su vez, la organización agraria ASAJA CLM explica que resulta sospecho que las tablillas que recogen los precios de las uvas en las puertas de las bodegas compradoras se hayan publicado al mismo tiempo y con cantidades semejantes en las distintas zonas de la región.

ASAJA CLM denuncia públicamente que la información de los precios se ha dado con la vendimia ya iniciada, a pesar de que la Ley de la Cadena Agroalimentaria establece la obligación de los operadores de dar a conocer al viticultor los precios de su producto antes de entregar la cosecha.

Incluso, esta organización agraria asegura que algunas industrias aún no han facilitado las cantidades, y otras, han podido firmar contratos previos con precios referenciados a los de las tablillas y/o con primas sin especificar.

Por estos motivos, el Comité Ejecutivo Regional de la organización agraria, que se reunirá este jueves 20 en Toledo, valorará la posibilidad de presentar una demanda o denuncia para que se investiguen posibles prácticas irregulares ante las Administraciones competentes, como la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) o la Consejería de Agricultura.

La posibilidad de unos precios de la uva alterados, según ASAJA CLM, perjudica seriamente a los agricultores y a la clarificación del mercado y pide a las Administraciones que no miren a otro lado y actúen con urgencia.

Además, asegura que los precios publicados no se ajustan a las circunstancias del mercado y de producción actuales, puesto que las existencias de vino en bodegas y cooperativas son prácticamente nulas y las exportaciones están siendo favorables, y una alteración puede suponer insuperables pérdidas económicas para los viticultores.

Finalmente, la organización agraria decidirá las actuaciones a seguir con el fin de proteger los derechos e intereses de los viticultores y ha insistido en que cualquier deficiencia o anomalía que detecte en las operaciones de compraventa de uva, mosto y vino, serán trasladadas a las Administraciones competentes para que tomen las medidas oportunas

Comprobar contratos

Por su parte, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) solicitó a la AICA que ponga en marcha de forma urgente un subprograma específico de comprobación de contratos en el sector vitivinícola, tal y como ya existe en otros sectores como la fruta de hueso.

“Es necesario intensificar los controles ante la opacidad de industriales y bodegas en el primer tramo de la presente vendimia. Tras varias semanas recogiendo uva, la confusión e incertidumbre reina entre los viticultores. Es ilegal e intolerable que a estas alturas el agricultor entregue su producto sin saber a cuánto ni cuándo se lo pagarán”, afirmó el responsable del sector vitivinícola de COAG, Joaquín Vizcaíno.

La Ley 12/2013 de mejora de la Cadena Alimentaria obliga a tener firmado un contrato de compra-venta antes de iniciar la vendimia, que podrá ser exigido por los inspectores la AICA. Dicho contrato debe recoger de forma obligatoria el precio acordado y las condiciones de pago (en el caso de la uva de vinificación a 30 días, al tratarse de un producto perecedero).

COAG ha habilitado en su portal web un buzón digital de denuncias sobre posibles incumplimientos de la Ley de la Cadena Alimentaria: http://coag.chil.me/post/buzon-denuncias-195219. De esta manera, cualquier agricultor/a puede ponerse en contacto con los expertos jurídicos de COAG para trasladarles la potencial infracción.

El equipo técnico de esta organización estudiará cada caso y, si observan indicios suficientes, tramitará en tiempo y forma la denuncia correspondiente ante la AICA, lo que permitirá al afectado ampararse en un cierto anonimato frente a la otra parte.

Bajadas injustificadas

Por último, desde Unión de Uniones de Castilla-La Mancha se señala que, publicados los primeros precios para la uva por parte de las mayores bodegas de la región, considera injustificada la bajada, del entorno del 14 % o aún mayor para determinadas variedades, dada la situación de estabilidad del mercado, el moderado nivel de existencias y las previsiones de cosecha media.

Unión de Uniones de Castilla-La Mancha pedirá también a la AICA que examine la alineación exacta que se da en alguno de los precios publicados.

Los primeros precios hechos públicos por las principales bodegas particulares de la región contemplan bajadas del precio de la uva que se mueven en el entorno del 14% para las variedades Airén y Tempranillo, aunque otras variedades, sobre todo las de mayor precio, sufren recortes mayores.

A juicio de esta organización agraria, los precios quedarían, para el grueso de la producción de la región, por debajo de los costes de producción, que se moverían entre los 0,023 y los 0,27 €/kilogrado, colocando a los viticultores en situación de pérdidas en esta campaña.

Unión de Uniones se pregunta “para qué sirve que el consejero de Agricultura se vanaglorie cada año de los récords de exportación de vino que la región bate cada año y de los millones de subvenciones públicas que concede a la industria vinícola para comercialización y promoción, si finalmente los beneficios del mercado no repercuten a los viticultores de la región”.

La organización pide a la Consejería de Agricultura, que no conceda subvenciones a aquellas industrias privadas que no se comprometan a un reparto equilibrado del valor añadido generado en la cadena del sector vitivinícola y a unos precios dignos para los productores.

“Ni un euro de subvenciones públicas para aquellas industrias que arruinan a los viticultores de la región” indicaron desde esta organización, que optaría porque se destinaran esos fondos a financiar mejor las iniciativas de las cooperativas y del pequeño tejido empresarial.

La Unión llama la atención sobre la exacta alineación de precios que se da en esta campaña, como en otras anteriores, para ciertas variedades y destinos. Tal como solicitó a la AICA que investigará la ausencia de precios que se estaba dando hasta hoy con las operaciones de vendimia ya iniciadas, la organización trasladará también a la Agencia la coincidencia de rebajas en los precios, que se está dando en un contexto de mercado que,  a juicio de Unión de Uniones, no lo justificaría, para que estime la procedencia o no de su comunicación a las autoridades de competencia.

Tablillas de referencia

Según los precios de referencia puestos en las tablillas de referencia por el grupo bodeguero Félix Solís el precio base de la uva para vino amparada por la DOP La Mancha serían de 0,018030 €/kilo y grado (3 ptas/kgdo) para la variedad Airén y de 0,022808 €/kgdo (3,795 €/kgdo para la Tempranillo. Para la uva con destino a la elaboración de vino con IGP “Tierra de Castilla” y para la de destino a vino común, se paga una base en Airén a 0,018030 €/kgdo (3 ptas/kgdo) y en Tempranillo a 0,020735 €/kgdo (3,45 ptas/kgdo).

A estos precios base se suma una prima de transporte de 0,01202 €/kg /(2 ptas/kilo) en caso de que lo realice el viticultor a la bodega, así como penalizaciones por validad según los niveles de ácido glucónico, con máximos de pago por grado Beaumé de 14º en variedades blancas y de 14,5º en tintas.

En Valdepeñas, las uvas amparadas por la DOP se fijan en 0,018030€/kgdo para la variedad Airén y a 0,029029 €/kgdo (4,83 kgdo) para la Tempranillo, siendo iguales que en la DOP Mancha para el vino con IGP “Tierra de Castilla” en esta comarca y para el vino común, con similares primas por transporte propio y penalizaciones por ácido glucónico que las anteriores.

Vinartis (García Carrión)

Estos días se dieron a conocer las tablillas de precios de a pagar por la uva de Vinartis (Grupo García Carrión) en sus centros de Valdepeñas, Moralia, San Carlos del Valle, Virgen de la Cabeza y Oreto.

En el caso de la uva para vino con D.O.P. Valdepeñas: la variedad  Tempranillo, a 0,02903 €/kilogrado (4.83 ptas/kgdo) y en la Airén, a 0.01803 euros/kilogrado (3.00 ptas/kgdo)

En el caso de la uva para vino de mesa: la variedad Tempranillo, a 0.02073 euros/kilogrado (3.45 ptas/kgdo)y la Airén: 0.01803 euros/kilogrado (3.00 ptas/kgdo)

Esta empresa pagará una prima por transporte. de 2 pesetas por kilogramo (0, 01202 euros/kg) si el porte lo realiza el viticultor a las instalaciones de la bodega, y establece rechazo de partidas de uva que superen los 0,5 gramos/litro de índice gluconíco, con penaliaciones según este índice, y reclazo a partidas de uva con 3.000 miligramos/litro o más de índice de potasa.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018