Y las cooperativas gallegas logran facturar un 2% más el pasado año

Las 88 entidades que integran las cooperativas gallegas en AGACA y representan a más de 28.000 agricultores y ganaderos fueron convocadas para participar en la  XXXII Asamblea General Común, que se celebró hoy en Santiago para analizar la actividad desarrollada en 2019 y los proyectos para el año actual, especial por la Crisis covid-19 que tan fuertemente impactó al sector y a la sociedad.

Durante esta asamblea, con asistencia presencial y a través de videoconferencia,  AGACA puso en valor el comportamiento ejemplar de las cooperativas durante la pandemia, muchas de las cuales tuvieron que desdoblar turnos, extremar medidas de seguridad alimentaria y reorganizarse para aumentar el suministro de alimentos y demostrar por qué el campo y la ganadería son sectores esenciales para la sociedad.

Las cooperativas agroalimentarias están impulsando la actividad económica y contrarrestando, con este esfuerzo, las consecuencias económicas y sociales provocadas por la crisis de la covid-19. Datos estimados muestran que en 2019 las cooperativas asociadas a AGACA facturaron más de 1.150 millones de euros y más de 680 millones las sociedades mercantiles de su propiedad, lo que hace un montante global de 1.830 millones de euros, que representa un incremento aproximado del 2% respeto al ejercicio anterior.

Estas cifras suponen una parte importante del sector agroalimentario de Galicia, a lo que se suma su potencial exportador. Asimismo, las entidades suman cerca de 6.0000 empleados entre cooperativas y empresas de su propiedad, a lo que hay que añadir el empleo indirecto generado.

Sin embargo, en este momento es prioritario reactivar plenamente los mercados más afectados, como son el de vacuno de carne, muy sacudido por el cierre del canal  Horeca, y el de carnede aves, con precios a los ganaderos muy bajos que no garantizan rentabilidades mínimas. También es prioritario el apoyo a las bodegas cooperativas en la comercialización nacional e internacional de los excelentes vinos gallegos para hacer frente a la vendimia que se aproxima, así comouns apoyo especial al sector de flores y plantas vivas, que no pudo comercializar la abundante producción de primavera.

Por eso, AGACA valora el acuerdo presupuestario de Bruselas del pasado 21 de julio que da estabilidad al sector agrario, aunque considera que la reducción del presupuesto de la PAC en un 10% va a afectar a la competitividad del sector. Esta reducción no es la mejor señal para un sector productor que, tras la presentación de las propuestas de estrategias «De la granja a la mes» sobre sostenibilidad medioambiental y para una recuperación de la Biodiversidad en 2030, debe afrontar importantes retos de cambio de modelo productivo en un contorno de mercados competitivos.

Por tanto, las cooperativas agroalimentarias esperan el acceso a los Fondos de Reactivación Económica que pongan en marcha las diferentes administraciones, y que se persiga la banalización de los alimentos en la desequilibrada cadena alimentaria. Es necesario que las ayudas de reactivación lleguen al sector agrario y ganadero y que no vuelvan los precios irrisorios para los productores agrarios y ganaderos.

La XXXII Asamblea General Ordinaria también debatió y aprobó la constitución y el Reglamento de la Comisión de Igualdad de AGACA, adaptándose a las nuevas circunstancias tras la constitución de la asociación Nós as Mulleres. AGACA alcanza el compromiso organizativo de seguir impulsando la igualdad en el ámbito agrario, rural y cooperativo, tan necesario para impulsar la competitividad de las empresas agroalimentarias y el relevo generacional en medio rural.

A lo largo de 2020,  AGACA está debatiendo con las cooperativas el diseño de un Plan Estratégico conjunto que las guíe en el presente decenio.

El Plan Estratégico pretende extraer una propuesta de valor para los socios de las cooperativas, para los clientes y consumidores, para el entorno social y el medio rural y para las administraciones públicas. Para el diseño de estas propuestas de valor, toma como referencias los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por la ONU y el Plan Estratégico de la PAC para España.

Retos de futuro

El sector agrario gallego está comprometido con el medio ambiente, cumpliendo con los estándares de calidad y seguridad alimentaria que dicta el modelo productivo europeo, mucho más estrictos que los exigidos a productos importados de terceros países. El consumidor debe ser consciente de estos esfuerzos medioambientales y recompensar a los productores. Si no hay viabilidad económica no podrá haber viabilidad ambiental.

Por eso,  AGACA demanda a las administraciones su colaboración para lograr una sostenibilidad económica de las explotaciones que permita que los productores mantengan su rentabilidad para poder avanzar en la sostenibilidad medioambiental.

Además,  AGACA solicita a las administraciones una defensa firme del sector ante la imposición de los aranceles de EE.UU. al sector del vino y los nuevos aranceles que se van a generar con el Brexit a los productos gallegos.

Finalmente, las cooperativas demandan una aplicación exigente de la PAC de manera que reciban apoyos aquellos agricultores y ganaderos que se dedican preferentemente a esta actividad.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018