Hogan señala que la propuesta de financiación de la reforma de la PAC es “de partida”, no el resultado final

El comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, aseguró en una rueda de prensa este lunes 25 de junio con los medios de información españoles que la propuesta inicial de la Comisión Europea (CE) de recortar de media un 5 % el presupuesto financiero de la futura Política Agraria Común (PAC) es una “posición de partida”, que “marca el rumbo”, pero “no es el resultado final”.

Tras mantener un encuentro con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en el que abordaron la negociación de la PAC post 2020 y otros asuntos de interés, como la futura normativa sobre prácticas comerciales desleales (PCD) de la cadena alimentaria, los aranceles impuestos por Estados Unidos, las ayudas agrarias a las regiones ultraperiféricas (POSEI de Canarias) o los aranceles impuestos por Estados Unidos  a la aceituna negra española.

En su intervención, Hogan volvió a insistir en que el “Brexit” y los “retos” que se ha marcado la UE en inmigración, seguridad, Defensa, empleo, jóvenes o clima están generando mucha presión sobre el presupuesto comunitario y, por tanto, en uno de los capítulos más importantes de ese prepuesto, como el destinado a la PAC.

Para Hogan es “comprensible” que los agricultores no acepten esos recortes anunciados, aunque sean para España de un máximo del 3,5% de los pagos directos (nada dijo del segundo pilar de Desarrollo Rural). En todo caso, se comprometió a continuar trabajando para “mejorar esta situación en la medida de lo posible”, recordando las dos vías existentes para incrementar el presupuesto planteado, como son una mayor contribución de los Estados miembros de la UE a la financiación comunitaria o por medio de una reasignación de los recursos.

El  comisario de Agricultura hizo referencia también a que, aunque al sector agrario le parece compleja la propuesta de reforma de la PAC, el objetivo es garantizar que su aplicación sea mucho más simple tanto para los agricultores, como para los Estados miembros. La  intención es que estas ayudas PAC se concedan teniendo en cuenta los nueve objetivos planteados, en base a rendimientos o resultados.

Hogan insistió también en que la propuesta de aplicar la PAC mediante planes estratégicos nacionales (algo que contó con el beneplácito de Planas) no supone una renacionalización de esta política común, puesto que se trata de un enfoque de gestión al 50% entre Estados miembros y Comisión Euoprea, “un partenariado” que, a su juicio, ha funcionado bien el pasado.

En la futura PAC la palabra “común” seguirá siendo un elemento importante, con la implementación comunitaria de fondos y planes en los nueve objetivos económicos (3), medioambientales (3) y sociales (3). “Que nadie  se crea que con su plan estratégico nacional va  a decidir su propia política agrícola nacional, porque necesitamos un mercado común  y único para nuestros productores, añadió Hogan.

El comisario reconoció, no obstante, que los Estados miembros de la UE tendrán un papel activo en asuntos como definir qué es un agricultor pequeño y mediano y en que estos productores reciban los  fondos que les corresponden y no sufran recortes de  los pagos directos de la PAC para que puedan seguir con su negocio.

Aspectos como la sostenibilidad ambiental, la modernización del campo o la necesidad de incorporar a jóvenes y mujeres en el mundo agrario son fundamentales en la PAC y hay medidas específicas para ello, afirmó Hogan

Respecto a la aceituna negra,  Hogan  señaló que la CE está con España “y va a seguir asistiendo fuertemente a nuestro país en este conflicto comercial, “muy difícil y muy desilusionante”, provocado por una actitud de Estados Unidos, que causa mucha preocupación. Hogan no descartó que para proteger a este sector, si fuera necesario, la CE llegue a solicitar la creación de un panel ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) si los resultados de la Comisión de  Comercio Internacional (ITC) norteamericana ratifica las sanciones el próximo 24 de julio.

El ministro de Agricultura, Luis Planas, por su parte, agradeció a Hogan su posición “determinada y firme” en defensa de los intereses españoles, que son los de Europa” y valoró que el comisario haya sido tan “explícito” en su apoyo durante los últimos días.

Planas considera que aún hay tiempo, antes de la decisión de la ITC, para hacer “gestiones suplementarias” y acabar con estos aranceles “abusivos e injustificado” a la aceituna negra española.

El comisario “tomó nota” también de  la preocupación que le trasladó Planas sobre el previsible recorte de fondos destinados a las regiones ultraperiféricas (fondos POSEI), como las Islas Canarias, y recordó que estudiará tal petición para evitar un descenso de las ayudas a estas zonas con especiales dificultades por su insularidad.

En relación a  la mejora de la cadena alimentaria y la lucha contra las prácticas comerciales desleales, Hogan valoró el trabajo realizado por España y por los anteriores ministros de Agricultura, Miguel Arias Cañete e Isabel García Tejerina, al respecto, adoptando una ley que lleva ya varios años en vigor y que es esencial para evitar tales prácticas, además de ser fuente de inspiración para la propuesta directiva de la CE, que espera que el Consejo y el Parlamento Europeos tengan aprobada antes de enero de 2019.  Hogan se comprometió a estudiar  la aplciació n de la “venta a pérdida”, incluida en la  Ley española de Comercio Minorita, y ver su incluisón en la propuesta comunitaria.

Desarrollo Rural

El comisario de  Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, asistió acompañado por el ministro de  Agricultura, Luis Planas, también a la Comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación del Congreso de los Diputados,  donde se le trasladó el pleno rechazo a los recortes presupuestario en los fondos planteados para la nueva programación de la PAC y, en especial, en Desarrollo rural.

Hogan intervino ante las Comisiones de Agricultura y para el Estudio del Cambio Climático para explicar el primer planteamiento de Bruselas sobre la PAC post 2020, presentado el pasado 1 de junio, en el que proponía una reducción de fondos por el efecto del “Brexit” y de otros desafíos que afronta la Unión Europea (UE) como seguridad, unidad monetaria o investigación.

Todos los portavoces de los grupos políticos coincidieron en rechazar los recortes propuestos en materia de Desarrollo rural, al considerar al segundo pilar de  la  PAC clave para garantizar un sector sostenible, moderno y en el que se incorporen los jóvenes, lo que, a su vez, frenaría el problema de la despoblación.

Hogan fue receptivo ante estas demandas e insistió en la conveniencia de diseñar un plan estratégico de desarrollo rural conjunto en España, “uno de los socios agroalimentarios más importantes socios de la UE”.

Según el comisario, Europa se encuentra en “una encrucijada”, pues hay que modernizar la PAC, simplificarla y mejorar su rendimiento en un momento en el que convergen otros intereses, aunque dejando claro, una vez más, que la propuesta de la Comisión es sólo “el comienzo”.

Ha habido muchas llamadas para que se examine la cuestión financiera, pero el dinero tiene que salir de algún sitio“, añadió el comisario, quien dio diferentes opciones, como que los Estados Miembros aumenten sus contribuciones.

Respecto a los pagos directos, el comisario remarcó que desde la Comisión Europea (CE) se ha hecho “todo lo posible para que sean una prioridad” y para garantizar una “distribución justa”.También volvió a defender que no se “va a entrar en el camino de la renacionalización” de la PAC.

Preocupaciones

En el turno de intervenciones, la diputada popular, Ascensión Carreño, mostró su preocupación por la reducción de los presupuestos de Desarrollo rural para un país como España con importante riesgos climáticos y problemas de despoblación y de relevo generacional en un sector, cuya “nueva imagen” se está consiguiendo gracias al segundo pilar”.

Desde el Grupo Socialista, el diputado Gonzalo Palacín, calificó de “inaceptable” el recorte planteado en ambos pilares de la PAC, que tienen que servir para estabilizar la renta de los agricultores profesionales y activos, y dedicar más atención a jóvenes y mujeres.

Por parte del Grupo Parlamentario de Unidos Podemos, Antonio Gómez-Reina, defendió un modelo social de agricultura, una PAC con “legitimidad social”, con recursos suficientes y sin derechos “históricos”.

Para el diputado de Ciudadanos, Miguel Ángel Garaulet, “no se entiende el recorte de fondos para las políticas de Desarrollo rural, que son donde se encuentran las respuestas a “grandes desafíos”,  como el agua o la despoblación.

Por el grupo del PNV, el diputado, Joseba Aguirretxea, señaló que “la reducción del presupuesto sería muy grave en un país que se ha marcado el objetivo de fijar población y actividad agraria”, tras rechazar lo que consideró como  una “centralización” de la gestión de los fondos.

Enric Bataller, del Grupo Mixto, señaló que el momento no es el mejor para los agricultores, pues ante el incremento de desafíos comunitarios “termina perdiendo la agricultura”, que tiene grandes retos como los aranceles, los acuerdos preferenciales con terceros países o la falta de relevo generacional.

En la misma línea, el diputado de ERC, Xavier Eritja, destacó como una percepción sobre la  renacionalización de los fondos y un cambio en las políticas de Desarrollo rural.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018