Exigen políticas de cohesión más contundentes para abordar el reto demográfico en la UE

El presidente del Gobierno de La Rioja y presidente de la Comisión de Política Social, Educación, Empleo, Investigación y Cultura (SEDEC) del Comité de las Regiones (CdR), José Ignacio Ceniceros, reivindicó este  martes 26 de junio que las políticas de cohesión europea “sean más contundentes contra el reto demográfico”.

“Nuestra petición como SEDEC y como representantes de las regiones de Europa es que se modifique el Marco Financiero Plurianual (MFP) 2021-2027, presentado por la Comisión Europea, para contemplar expresamente la variable demográfica“, manifestó José Ignacio Ceniceros durante la Conferencia “Europa y el cambio demográfico: un enfoque integrador, sostenible y colectivo”,

En este encuentro participaron, además, los presidentes de la Xunta de Galicia, Alberto Núnez Feijóo, y del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, así como el vicepresidente primero del CdR, Markku Markkula, y el vicepresidente del Parlamento Europeo, Ramón Luis Valcárcel, junto a otras autoridades  locales y regionales.

El presidente del Gobierno de La Rioja consideró imprescindible insistir en esta reivindicación porque “el reto demográfico es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta Europa” y afrontarlo “requiere un compromiso y una respuesta política clara de las instituciones europeas, con iniciativas y financiación concebidas de manera global, sistemática y sostenible en el tiempo.”

En su intervención se refirió también a los desequilibrios que están generando el envejecimiento de la población, la tardía emancipación juvenil o las bajas tasas de natalidad “tanto en las zonas que pierden población como en las grandes áreas urbanas receptoras”.

Desequilibrios que, según argumentó, afectan a las áreas económica, social, presupuestaria e incluso ambiental y “se dejan notar en la sostenibilidad de las pensiones, la salud, la movilidad de los ciudadanos y el Estado del Bienestar”:

Además, resaltó que “la situación se presenta particularmente difícil” en las áreas rurales y periféricas, dónde las bajas tasas de natalidad se combinan con el éxodo de los jóvenes hacia las ciudades y otros países europeos.”

Por ello, según explicó, la modernización sostenible de estas zonas desfavorecidas implica “contrarrestar la ‘fuga de cerebros’ y mantener y construir la infraestructura física necesaria para promover una mayor cohesión territorial”.

Fondos estructurales y PAC

Por su parte, el presidente de Aragón, Javier Lambán, explicó que en Aragón se ha declarado este asunto como de primera magnitud en el diseño de todas las políticas sectoriales del ejecutivo autonómico. Esta Comunidad viene desarrollando un trabajo de planificación en cuanto al reto demográfico desde hace dos décadas, desde el Plan Integral de Política Demográfica y Contra la Despoblación del año 2000, pasando por la Ley de directrices Generales de Ordenación del Territorio, la Estrategia de Ordenación del Territorio (EOTA) del año 2014 y últimamente, la Directriz especial de política demográfica y contra la despoblación aprobada en Consejo de Gobierno en noviembre de 2017, un documento que contiene Estrategias, objetivos y 380 medidas que son asumidas por todos los departamentos del Gobierno de Aragón.

El presidente aragonés defendió que la despoblación siga considerándose una cuestión de Estado que debe abordarse desde la cooperación vertical y por ello se ha congratuló de que la ministra de Administraciones Públicas, Meritxell Batet, le haya confirmado la intención del nuevo gobierno central de mantener los trabajos realizados en la Estrategia nacional contra el reto demográfico, e incluso nombrar un comisionado o comisionada para abordar este desafío.

Lambán entiende que este es el primer problema estructural de la Unión Europa y por ello defiende que se aborde también desde la administración europea, tanto desde la distribución de los fondos estructurales para el próximo sexenio, como desde la revisión de la PAC, con el fin de que esta sirva realmente a sus fines, los de mantener la población y la renta de las familias dedicadas a la agricultura.

Además, sostiene que semejante reto no se resuelve con varitas mágicas, sino con políticas que favorezcan la creación de empleo y asiente población a la que hay que garantizar servicios públicos de calidad.

Por otro lado, Lambán también coincidió con sus homólogos en que el medio rural, que según afirma, “se está vaciando”, “tiene que reinventarse”. En este sentido, el presidente aragonés recordó que los medios tradicionales se están dejando paso en Aragón a nuevas fuentes productivas, como la agroalimentación, las renovables o el turismo.

Los tres presidentes autonómicos comprenden que el envejecimiento de la población conlleva un mayor gasto social, hasta un 40% del presupuesto autonómico y un 20% en otras políticas sociales, y que no cuesta lo mismo prestar un servicio en una gran ciudad que en un pueblo del interior de la España “vacía”.

Por ello, siguen defendiendo la necesidad de abordar la financiación autonómica, pese al cambio de gobierno, además de defender nuevas políticas como la ampliación de la banda ancha, la financiación de la Ley de Dependencia o incluso incentivos fiscales para asentar población.

Una pregunta dejó en el aire el vicepresidente del Parlamento Europeo, Ramón Luis Valcárcel: Si en 2050, el 80% de la población vivirá en las ciudades, ¿quién nos alimentará?. “Estamos jugando con los alimentos, con nuestro pan de cada día”, enfatizó para dar relieve a la cuestión.

Mayor coordinación

Asimismo, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo demandó que todas las Administraciones se impliquen en una política demográfica coordinada, ambiciosa y de largo plazo.

“La demografía es uno de los problemas estructurales de Europa y tenemos que implicarnos todas las Administraciones”, aseveró Feijóo, expresando la necesidad de políticas inmigratorias y fiscales inteligentes

El presidente  gallego recordó que la demografía influye en el crecimiento económico, en la sostenibilidad del sistema de pensiones y de todo el Estado del Bienestar y en la cohesión territorial

Con el fin de garantizar el relevo generacional en el rural, aboga por una PAC que centre los pagos en los agricultores en activo y que facilite el acceso de los jóvenes a la agricultura y a la ganadería profesional

Incidió también en la reivindicación de que, antes del final de la década actual, el Gobierno central garantice que la mitad de los hogares tengan acceso a Internet de más de 100 megas, así como que todos los ciudadanos dispongan de una cobertura mínima de 30 megas.

Para que Europa logre revertir la tendencia demográfica, es imprescindible que ningún ciudadano sienta el deber de elegir entre su vida laboral y su vida familiar”, afirmó, resaltando la importancia de reclamar, a nivel nacional, que la reforma de la financiación autonómica tenga en cuenta el envejecimiento y la dispersión poblacional de cada Comunidad.

A nivel comunitario, el presidente de la Xunta pidió que no se sacrifiquen los recursos presupuestarios destinados a la demografía en el próximo Marco Financiero Plurianual (MFP), ya que sería desatender uno de los retos de más trascendencia que debe afrontar la UE

Según Feijóo, “la evolución demográfica de Europa no entiende de fronteras regionales ni nacionales y las políticas públicas que se adopten no deben planificarse marcándose como horizonte una o varias legislaturas, sino una o varias generaciones”, aseveró, incidiendo en que las respuestas al reto demográfico deben ser de consenso, trasnacionales y ambiciosas.

Durante su intervención en la conferencia de la Comisión SEDEC Europa y el cambio demográfico: un enfoque integrador, sostenible y colectivo, Feijóo recordó que se trata de un desafío cuyas implicaciones afectan a toda la estructura social de nuestro continente.

“La demografía es uno de los problemas estructurales de Europa y tenemos que implicarnos todas las Administraciones”, abundó, expresando la necesidad de políticas inmigratorias y fiscales inteligentes. No en vano, la demografía influye en el crecimiento económico; en la sostenibilidad del sistema de pensiones y de todo el Estado del Bienestar; y en la cohesión territorial.

Después de destacar los dos dictámenes elaborados por el Comité de las Regiones – el texto La respuesta de la UE al reto demográfico, de 2016 y el dictamen El futuro de la política de cohesión después de 2020-, que reflejan el esfuerzo colectivo y coordinado de las regiones por liderar la reflexión sobre la situación demográfica y sus posibles soluciones, Feijóo resaltó la participación de Galicia en la creación, a nivel nacional, del Foro de Regiones con Desafíos Demográficos, del que también forman parte Aragón, La Rioja y otras cinco CC.AA.

A nivel comunitario, Galicia está presente además en la Red Europea de Regiones Afectadas por el Cambio Demográfico, en la que se integran unas 40 regiones de todo el continente. Y la Comunidad lideró también la iniciativa europea Symbios, cuyo objetivo es intercambiar conocimientos y métodos para abordar la situación demográfica en un ámbito donde se hace especialmente patente el mundo rural.

Rejuvenecer el campo

Con el fin de evitar que los europeos que viven en el rural se sientan obligados a trasladarse a las ciudades para iniciar un proyecto familiar, el presidente de la Xunta abogó por reflexionar sobre tres aspectos. El primero, sobre la necesidad de garantizar el relevo generacional en las tareas agrícolas, un objetivo imprescindible para rejuvenecer el campo. Al respecto, reivindicó una PAC que centre los pagos en los agricultores en activo y facilite el acceso de los jóvenes a la agricultura y a la ganadería profesional.

Como segundo gran reto, se refirió a la dotación de infraestructuras tecnológicas. Un campo en el que Galicia está trabajando extendiendo la banda ancha a la práctica totalidad de su territorio; y reivindicando, junto a Aragón, Asturias y Castilla y León, que antes del final de la década el Gobierno central garantice que la mitad de los hogares de cada comunidad autónoma tengan acceso a internet de más de 100 megas, así como que todos los ciudadanos, vivan donde vivan, dispongan de una cobertura mínima de 30 megas.

 Como tercer aspecto fundamental, Feijóo subrayó la necesidad de apostar por la conciliación. Y, sobre este punto, precisó que para paliar la falta de plazas públicas en escuelas infantiles en los municipios más pequeños, Galicia puso en marcha hace dos años las Casas Nido, un proyecto piloto que tuvo una excelente acogida.

A día de hoy, recalcó, están en marcha 46 Casas Nido en Ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes, con el fin de que en 2020 existan recursos de conciliación en el 100% de los municipios de Galicia. Desde 2009, en Galicia las plazas de guardería sostenidas con fondos públicos aumentaron un 90%, añadió.

Además de las escuelas infantiles públicas, concertadas y de entidades sociales, destacó también iniciativas como el Bono Concilia, para las familias que no pudieron obtener una plaza en la red pública; el Bono Cuidado, que ayuda a contratar un cuidador en circunstancias puntuales; y la Tarjeta Bienvenida, que aporta a las familias 100 euros al mes durante el primer año de vida del pequeño, extensible hasta los tres años para los hogares con rentas más bajas

“Estas medidas que pusimos en marcha desde Galicia son sólo un ejemplo de las muchas iniciativas que se están impulsando en Europa a nivel regional”, afirmó, incidiendo en que una dinámica demográfica que no entiende de fronteras necesita una respuesta que implique a todos los niveles administrativos.

Delante de esto, el presidente de la Xunta destacó la importancia de seguir reivindicando, a nivel nacional, que la necesaria reforma de la financiación autonómica tenga en cuenta el envejecimiento y la dispersión poblacional de cada Comunidad, calificando de buena noticia la decisión del nuevo Gobierno de mantener el Comisionado para el Reto Demográfico.

A nivel comunitario, reclamó que no se sacrifiquen los recursos presupuestarios destinados a la demografía en el próximo MFP 2021-2027, “ya que sería desatender uno de los retos de más trascendencia que debe afrontar la Unión Europea”.

Conscientes de que las políticas públicas son sólo unas de las herramientas para revertir la tendencia demográfica del continente, Feijóo concluyó exponiendo la necesidad de que el conjunto de la sociedad europea impulse también un cambio cultural en este campo. Al respecto, afirmó que encuentros como este demuestran que en Europa no faltan académicos, técnicos y políticos con ganas de reflexionar, estudiar y actuar ante un asunto tan decisivo para el futuro del continente.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018