En marzo podrían haber salido al mercado unas 101.500 t de aceite de oliva, según la previsión de la AICA

Las salidas al mercado de aceite de oliva en el pasado mes de marzo podrían haber ascendido a 101.500 toneladas, de las cuales alrededor de 62.000 t habrían ido a la exportación y otras 39.500 t a atender la demanda interna, según el resultado de los datos, aún muy provisionales, de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA).

Estas  salidas de aceite de oliva al mercado serían una de las  más bajas de las últimas campañas y hace que la media mensual pueda quedarse por debajo de las 110.000 t, estando solo por encima de la de media mensual de la campaña 2012/203, que fue de apenas 94.100 t, ante una muy baja producción de campaña de solo 618.200 t, según la AICA (www.aica.gob.es).

La producción de aceite de oliva en lo que llevamos de campaña 2017/18 (octubre-marzo) alcanzaría ya los 1.228.000 toneladas, tras sumar unas 18.550 t en el mes pasado.

Las importaciones de aceite de oliva para marzo se calcular en 18.000 t, con lo que el acumulado ya en el primer semestre de la actual campaña se iría acercando ya a las 100.000 toneladas (95.430 t, según el dato muy provisional).

Primer semestre

En el acumulado de la primera mitad de la actual campaña 2017/18, las salidas totales al mercado de aceite de oliva alcanzarían las 643.730 toneladas, de las que 303.380 t habrían  ido al mercado exterior y 241.350 t se habrían quedado  para atender la demanda interna de consumo.

El resultado final serían unas existencias que a 31 de marzo bajarían ya, aunque por poco, del millón de toneladas, quedando en torno a las 993.190 t, con una disminución aproximadamente de 65.000 t respecto a febrero, de las que 751.260 t estarían en poder de las almazaras; otras 25.430 t en los depósitos del Patrimonio Comunal Olivarero, y 216.500 t, unas cifras un tanto elevadas, en manos de los envasadores, refinadores y otros comercializadores privados.

Las previsiones de balance para el conjunto de la campaña 2016/17 son de una producción total de aceite de oliva de alrededor de 1,23 millones de toneladas, un 4,4% menos que en la campaña anterior (1.286.000 t).

La oferta disponible de aceite de oliva sería similar a la de la campaña anterior, con algo más de 1,7 Mt (1,71 millones en 2016/17), lo que supone un 0,3% y unas 5.000 t menos que entonces. De este volumen, 305.000 t corresponden al stock de inicio de campaña, el pasado 1 de octubre de 2017; a los 1,23 Mt de producción, y a unas importaciones récord, o de las más elevadas de las últimas campañas, de 170.000 toneladas

Por su parte, las salidas de aceite de oliva al mercado podrían superar los 1,31 Mt, con un descenso del 6,4% y de 90.000 t respecto a la campaña anterior. De este volumen, alrededor de 485.000 t irían a cubrir la demanda interna de consumo, un 6,6% y unas 30.000 t más que en la campaña precedente, siempre que bajen los PVP al consumidor más de lo poco o nada que lo han hecho hasta ahora (se mantendría, en todo caso, por debajo de la media de las últimas seis campañas, que es de 511.433 t).

Otras 830.000 t de aceite de oliva se exportarían, con un descenso del 12,6% y de 120.000 t en relación a la pasada campaña, como consecuencia de unas mejores cosechas en la mayoría de los países productores comunitarios y terceros. Este volumen de exportación sería un 5,2% y alrededor de 26.500 t inferior al de la media de las últimas seis campañas (875.483 t).

Al final, a 30 de septiembre de 2018, podrían quedar en torno a 390.000 t, una cifra que es un 27,9% y 85.000 t más alta que el de inicio de campaña, con lo que no habría ningún problema de mercado para atender la demanda de enlace de los dos primeros meses de la campaña 2018/19.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018