El MITECO estrena competencias forestales con la presentación del dispositivo de lucha contra incendios

La vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha presentado hoy el dispositivo de lucha contra incendios forestales que el MITECO pone a disposición de las Comunidades Autónomas para apoyarles en la campaña de verano.

El MITECO estrena competencias forestales con la presentación del dispositivo de lucha contra incendios

Aunque son las Comunidades Autónomas las competentes en extinción de incendios forestales, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) aporta medios materiales, tecnológicos y humanos que por su coste no pueden ser asumidos por las autonomías y que son desplegados estratégicamente en todo el territorio nacional.

Tras asumir recientemente el MITECO las competencias en política forestal, Teresa Ribera ha visitado esta mañana, en primer lugar, el Centro de Coordinación
de la Información Nacional sobre Incendios Forestales (CCINIF), la central de operaciones desde donde se coordina todo el operativo nacional preparado para afrontar esta campaña de máximo riesgo que coincide con el periodo estival.

Posteriormente, Ribera se ha trasladado a la Base Militar de Torrejón de Ardoz, donde ha estado acompañada por la ministra de Defensa, Margarita Robles. Allí, ambas han firmado la renovación del acuerdo para la operación y el mantenimiento de la flota de medios aéreos del MITECO por el 43 Grupo del Ejército del Aire.

El Centro de Coordinación de la Información Nacional sobre Incendios Forestales visitado a primera hora por Ribera está dotado de una avanzada tecnología que permite recabar toda la información necesaria para la toma de decisiones: ubicación en tiempo real de todos los medios aéreos de extinción de España, datos meteorológicos (temperatura, humedad, velocidad y dirección del viento…) e información en tiempo real de los incendios, aportada por aeronaves de observación y drones.

Desde este centro se gestionan las peticiones de apoyo que realizan las Comunidades Autónomas, e incluso otros países, y se envian los medios de apoyo necesarios a los diferentes incendios.

En total, el dispositivo de extinción dispondrá de 73 aeronaves previstas para la campaña de verano 2020, 7 unidades móviles de análisis y planificación sobre el terreno y cerca de 1.000 efectivos entre técnicos, pilotos y mecánicos de las aeronaves, personal de las brigadas forestales y las bases de medios aéreos y trabajadores del Ministerio, entre otros. Para ello, el Ministerio destinará este año 85 millones de euros, sin contar el coste del personal funcionario.

“En este Ministerio trabajamos para conservar y proteger nuestros montes. Pero también para vertebrar el sector forestal, visibilizar su aportación socioeconómica al territorio, su valor ambiental y desarrollar su potencial para fijar población al medio rural, creando valor añadido y empleo de calidad”, ha explicado la vicepresidenta.

Dentro del personal que trabaja para el MITECO en este dispositivo, el grupo más numeroso lo forman las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF), formado por cerca de 600 personas, entre técnicos, capataces, especialistas y preparadores físicos. Este servicio se presta a través de la empresa pública TRAGSA.

Junto a las labores de extinción es importante destacar la importancia de los trabajos en prevención de incendios forestales. El MITECO también apoya a las Comunidades Autónomas en este ámbito a través de las Brigadas de Labores Preventivas, que se encargan de reducir y controlar los combustibles forestales, y con los Equipos de Prevención Integral de Incendios Forestales, que realizan labores de formación en información a la población.

“Prevenir no es sólo limpiar los montes, la prevención se consigue invirtiendo en gestión forestal, en utilizar el monte en su sentido amplio”, ha añadió Ribera. En este sentido, la vicepresidenta ha avanzado que se están revisando y actualizando los principales documentos de planificación de la política forestal española, como son la Estrategia Forestal Española y el Plan Forestal Español.

Igualmente importante es restaurar los terrenos quemados y la recuperación del entorno afectado por los incendios. En los casos más graves y de mayor superficie quemada, el Ministerio apoya a las administraciones regionales afectadas. En los últimos años se han realizado 131 restauraciones de superficies afectadas por incendios forestales, cubriendo 61.640 hectáreas, y con una inversión de más de 151,5 millones de euros. Se trata en definitiva de inversiones en actuaciones hidrológico-forestales de emergencia en zonas quemadas y especialmente sensibles.

El año 2019, pese a tener un inicio complicado en los primeros cuatro meses, durante el verano y el final del año hubo una menor intensidad de fuegos y el ejercicio acabó por debajo de la media de la década (11% por debajo en número de siniestros y 15% por debajo en superficie afectada). En 2020, debido a la situación excepcional vivida por la pandemia, el confinamiento de la población y las lluvias de la primavera nos encontramos con unos datos que se mantienen a esta fecha un 50% por debajo de la media.