El Consejo Oleícola Internacional (COI) rectifica y volverá a contar con un boletín en español

Opinión. Alfredo López. Coordinador Editorial de AgroNegocios.

ÚLTIMA HORA 25 de Enero de 2019
NOTA DEL COI:
La Secretaría Ejecutiva del COI informa que la versión en español del boletín mensual (newsletter) continuará publicándose como de costumbre. El número de noviembre-diciembre de 2018 pronto se añadirá a las ediciones ya publicadas.
NOTA DE LA REDACCIÓN de AgroNegocios:

Era lo que se estaba esperando, aunque, por el momento, no se dice nada del resto del portal web. Lo lógico es que también se publique en español, al igual que en el resto de idiomas que decida el propio COI.

 

Somos el primer olivar del mundo, con  una superficie de más de 2,5 millones de hectáreas, entre una cuarta y una quinta parte del total en regadío de bajo consumo, por goteo o localizado. Contamos con cerca de 300 millones de olivos, que están presentes en 34 provincias de 13 Comunidades Autónomas. Un 96% de los mismos corresponden a variedades de aceituna para almazara, con cerca de 2,4 Mha, y el 4% restante a variedades para aceituna de mesa, con casi 100.000 hectáreas.

Somos, con diferencia, el primer país productor de aceite de oliva, con medias de  entre 1,4 y 1,6 millones de toneladas, y con tendencia al alza, así como de aceituna de mesa, con medias de entre 500.000 y 600.000 toneladas en circunstancias climáticas normales.

Somos también, con diferencia, el primer país exportador de este «oro verde» del mundo, con ventas al exterior de entre 800.000 y un millón de toneladas, y los que más facturamos por este concepto.

Todo eso, sin embargo, no es suficiente. El Consejo Oleícola Internacional (COI) parece haber decidido suprimir el español/castellano de su página web, de su Newsletter mensual y de sus informaciones. ¿A santo de qué y por qué?  Lo desconocemos. Ahora su «news» y sus artículos aparecen también en italiano, pero no en español. ¿Estará en obras su página web? Puede, pero si solo fuera eso así ¿qué necesidad tenían de suprimir el español e incluir,  en cambio, el italiano, cuyo olivar lleva unas cuentas campañas en horas bajas por el problema de la Xylella, por las bajas cosechas y el desconcierto sectorial que existe por allí?

El diario «Jaén» titulaba en una editorial de este 23 de enero: «Desprecio al olivar en español». Y tanto. Calificaba su decisión como poco de sorprendente, más si cabe cuando la sede del COI, como todos sabemos, está en Madrid y siendo nuestro idioma uno los más hablados del Planeta, junto al inglés y el chino, con más de 400 millones de personas, y con presencia en cinco continentes.

Es urgente, si no lo ha hecho ya, que intervenga el Gobierno, el Ministerio de Educación y Cultura, el Ministerio de Agricultura y hasta el Instituto Cervantes, porque no puede ser este nuevo pitorreo a nuestro idioma. Y esto no va de ser más patriotas que nadie en un mundo cada vez más globalizado y con ciudadanos que  nos consideramos universales a todos los efectos. No. Va de ser justos y equilibrados, y de que no nos tomen el pelo.

Está bien que el portal del COI mantenga el inglés, el francés el árabe y si quieren hasta el chino. Y tampoco vemos mal que quieran estar en italiano. ¿Por qué no?  Pero que supriman el español es algo que nos revela, porque no es de sentido común, ni tiene razón de ser.

Como toca ser positivos también, esperamos que recapaciten y que den «marcha atrás». Ya ni siquiera que se disculpen por tan grave agravio. Nos da igual. No se trata de un simple detalle, sino de mucho más, como recalca el Diario «Jaén» y la verdad es que nadie, ni el sector que pelea por estar en los mercados internacionales día a día, ni los consumidores, ni los ciudadanos de a pie, se merecen un desprecio a nuestro idioma de tal magnitud.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018