Castilla y León prevé lograr casi 6,2 Mt de cereales de invierno en la campaña 2018/19

La consejera regional de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, espera que la cosecha de cereales de invierno en Castilla y León, la primera Comunidad productora de España, esté cerca de los 6,2 millones de toneladas, un 3% por encima de la media  de la última década.

La superficie de cereales grano se presenta esta campaña con 1.883.000 hectáreas, lo que supone un 3 % más que el año pasado. El trigo, con 879.000 ha, continúa su tendencia creciente, aumentando un 2 %, y siendo el cereal más sembrado, con un 47 % de la superficie.

La cebada es el segundo cereal, con 763.000 hectáreas. Excepto Burgos y Segovia, donde las superficies se mantienen, en el resto de provincias se aprecia un incremento del área sembrada, destacando León, con un 15 % más, Salamanca, un 7 % más, y Zamora, un 5 % más.

En la situación actual es previsible una cosecha superior a la media, aunque inevitablemente, la producción final dependerá de la presencia de lluvias y temperaturas suaves en lo que resta de mayo y durante junio.

En este primer avance de producción, se estiman 6.178.000 toneladas de cereal. Esto supone un 3 % más que la cosecha media de los últimos diez años. De esta producción, 3.147.000 t corresponden a trigo y 2.405.000 t serán de cebada.

Las mayores producciones previstas de cereal de invierno se localizan en Burgos, con 1.558.000 t Valladolid, con 1.015.000 t, y Palencia, con 976.000 toneladas.

Prolegómenos meteorológicos

La campaña de cereales comenzó en Castilla y León con un mes de octubre extremadamente cálido en la mayor parte de la Comunidad, y muy seco, con un déficit de precipitación del 80 % respecto a la media mensual, que afectó a las siembras.

En noviembre continuó la falta de lluvias, que fueron inferiores en un 50 % a las precipitaciones habituales.

Diciembre fue un mes de temperaturas normales y precipitación desigual. Esto llevó consigo un retraso en el desarrollo del cultivo cerealista.

Enero fue un mes cálido, con temperaturas medias por encima de lo esperado y con lluvias normales en gran parte de Castilla y León. No hubo déficit de precipitaciones respecto a un mes normal.

El invierno continuó con un febrero muy frío y húmedo. Las precipitaciones de ese mes fueron un 45 % por encima de lo habitual, si bien todavía no compensaron el déficit del año hidrológico. Esta situación se extendió a marzo, que fue muy frío, muy húmedo, ventoso y con muchos días de nieve, especialmente en las provincias de Segovia, Soria y León. La precipitación recogida en el mes equivale a la que se registra de promedio en el primer trimestre del año, lo que ha compensado el déficit hídrico del año. El resto del año ha sido cálido y húmedo, con un 40 % más de agua.

Las abundantes lluvias de 2018 permitieron una mejora notable en el desarrollo del cultivo y han permitido un ahijamiento normal. Estas buenas condiciones han facilitado una fase de encañado adecuado y por lo tanto unas buenas condiciones para el espigado.

 Archivo adjunto: DAtos por tipos de cereal y provincias: 2305CuadrosCERCyL


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018