Bioseguridad y medidas fronterizas para controlar la PPA en Asia

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) celebraron la 30ª reunión del Grupo Permanente de Expertos de GFTAD sobre la enfermedad para Asia en Tokio, Japón, los días 30 y 31 julio.

Asia se enfrenta a una situación devastadora y desafiante después de la aparición de la peste porcina africana (PPA) en la región en 2018. A menos que se implementen medidas adaptadas a la región, la enfermedad continuará propagándose, amenazando el sustento y la seguridad alimentaria de millones de personas. Por ello, la reunión tiene como objetivo desarrollar recomendaciones sobre bioseguridad y controles fronterizos que pueden ayudar a frenar la propagación de la PPA y sus devastadoras consecuencias.

Los 4480 brotes en curso de peste porcina africana (PPA) en Asia son una amenaza con implicaciones globales. La región representa al menos el 50% de la producción mundial de cerdos y la carne de cerdo es una de las principales fuentes de proteína animal. Desafortunadamente, la reducción del impacto de la PPA se complica por la variedad de los sistemas de producción porcina que coexisten en la región.

Expertos en salud animal y autoridades nacionales de países se han reunido para tratar de encontrar soluciones adaptadas al contexto asiático. Conocidos colectivamente como el Grupo Permanente de Expertos sobre ASF del Marco Global para Enfermedades Transfronterizas de los Animales (GF-TAD), los participantes han discutido formas de prevenir una mayor propagación de la ASF. Las acciones acordadas se basarán en las implementadas después de la primera reunión del grupo en abril de 2019.

Reunión de expertos regionales en salud animal 

El ministro Yoshikawa, de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Japón, ha inaugurado la reunión, declarando que el desarrollo de medidas adaptadas a esta región es importante, como el endurecimiento de las medidas de control fronterizo para garantizar que todos los viajeros, antes de la partida, no lleven y lleven artículos que representan un riesgo de propagación de la peste porcina africana. También ha hecho hincapié en la importancia de la bioseguridad en las fincas para evitar la entrada de enfermedades en las granjas, así como en la campaña de educación y sensibilización continua para todos los actores relevantes, incluidos productores, veterinarios y viajeros.

El representante regional de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) para Asia y el Pacífico, Hirofumi Kugita, ha señalado que «el virus está causando pérdidas y un gran impacto en la industria porcina en todos los países donde se ha producido la enfermedad». Sin una vacuna o cura (existente), los países confían en la bioseguridad y el control fronterizo como las principales herramientas para proteger a sus poblaciones de cerdos y asegurar los medios de vida de los granjeros que dependen de ellos «.

Wantanee Kalpravidh, gerente regional del Centro de Emergencia para Enfermedades Transfronterizas de los Animales (ECTAD) de la Oficina Regional de la FAO para Asia y el Pacífico, ha explicado que “juntos apuntamos a acordar y compartir un conjunto claro de recomendaciones, para ayudar a los países de la región a implementar estrictas medidas de bioseguridad y controles fronterizos, a fin de reducir la propagación de la enfermedad ”. Kugita y Kalpravidh han reiterado que las consecuencias de la PPA en Asia no deben subestimarse y han concluido que para minimizar los efectos a largo plazo de la PPA, es necesario una fuerte colaboración de la comunidad internacional.

Fuente: OIE

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018