La ayuda de 3 €/t de remolacha de 2011/2012 de la Junta de Castilla y León no es un regalo de Reyes

Las organizaciones agrarias ven positiva que se pague una ayuda a la remolacha azucarera que legalmente debería haberse abonado ya hace siete  años.

La organización agraria ASAJA de Castilla y León valora como una decisión positiva, a la vez que inevitable, el anuncio efectuado en el “día de Reyes” por parte de la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, de comprometerse al pago de 3 euros por tonelada de remolacha entregada por los cultivadores de Castilla y León en la campaña 2011/2012, rectificación a la que el Gobierno autonómico se ha visto obligado, por más que ha tratado de agotar todas las vías administrativas y judiciales para dilatar el proceso, tras las sentencias ganadas por 96 remolacheros de ASAJA.

Esta decisión del Gobierno regional pone cordura a un hecho sin precedentes, como fue anular una convocatoria de ayudas con carácter retroactivo, una vez solicitadas al amparo de una normativa vigente, y llega siete años tarde por un obcecamiento de la Administración autonómica.

ASAJA lamenta que estas decisiones se tomen en función del momento electoral y que se utilicen de forma personalista, llegando incluso a ocultárselo al Consejo Regional Agrario –órgano de interlocución de la consejería de Agricultura –, reunido recientemente.

La consejera de Agricultura, Milagros Marcos, ha tenido toda una legislatura para enmendar un error cometido por su antecesora en el cargo, y lejos de hacerlo, su decisión durante estos años ha sido denegar todas las reclamaciones administrativas, desoír las reivindicaciones de las organizaciones agrarias exigiendo el pago a todos los remolacheros, y recurrir todas las sentencias o actos jurídicos que le daban la razón al agricultor.

ASAJA pide que se desmarque esta decisión de la situación de crisis que atraviesa actualmente el sector remolachero azucarero, pues son cuestiones diferentes, hasta el punto de que aproximadamente la mitad de los cultivadores a los que se le deben las ayudas ya no cultivan remolacha en la actualidad, y una buena parte son personas jubiladas, pues no hay que olvidar que han pasado 7 años.

Ayuda con intereses

Por su parte, la Alianza UPA-COAG mostró su enorme satisfacción, por que la persistencia y trabajo esta organización haya provocado que la Junta de Castilla y León se haya visto obligada a anunciar en las últimas horas que abonará 10 M€ a los 5.500 remolacheros de Castilla y León este 2019, correspondiente a la PAC 2011. Un anuncio que, curiosamente, se realiza al inicio de un año electoral, y que confiamos se vea confirmado con hechos.

Esta organización agraria recuerda que el Gobierno regional rompió el acuerdo alcanzado en marzo del 2008 suscrito por la Consejería de Agricultura, Azucarera y ACOR, y no concedió la ayuda que ella misma promovió durante las campañas PAC 2011, 2012  y 2013, lo que motivó que la Alianza UPA-COAG emprendiera distintas actuaciones a nivel judicial

En septiembre de 2012 presentamos recurso de reposición, y la Junta publicó la inadmisión de los recursos presentados.  En junio de 2013 interpusimos recurso ante el TSJCyL y en junio del 2016 recibimos la sentencia favorable a nuestra organización que obligaba a la Junta a tramitar todas las ayudas de remolacha de la PAC 2011. En septiembre del 2016 se comunicó el auto del TSJCyL aclarando que la Junta debía abonar las ayudas con intereses.

Lejos de admitir su derrota en los tribunales, la actual Consejería  recurrió la sentencia ante el Tribunal Supremo y así ha transcurrido el tiempo hasta hoy, donde por fin no le ha cabido otra a la Junta más que reconocer que pagará en este 2019 las cantidades comprometidas en su día.

Por este motivo, exigimos que asuma responsabilidades al más alto nivel quién tomó la decisión de recurrir con el dinero de todos los contribuyentes, incluidos los propios remolacheros.

La Alianza UPA-COAG recuerda que este empecinamiento de la Consejería de Agricultura por negar la evidencia podría haberse ahorrado y los remolacheros deberían haber cobrado lo que les corresponde mucho tiempo antes.

De hecho, la decisión de la Administración regional parece que responde a una estrategia antes de la decisión que debería adoptar el Tribunal Supremo a favor de los intereses remolacheros y, quizá, eludir de esta manera el pago de los intereses acumulados.

Precisamente, este grave incumplimiento de los compromisos adquiridos por la Junta es uno de los factores, entre otros, que han ido minando la moral de los remolacheros y que explica, en parte, la caída de la superficie de siembra que ha experimentado el cultivo en los últimos años.

A este respecto, la Alianza UPA-COAG quiere dejar bien claro que la medida anunciada por la Consejería sería el pago de una deuda del pasado, pero con poca o nula repercusión sobre lo que vaya a pasar en el futuro, que está condicionado por la voluntad de AB Azucarera de cumplir o no sus compromisos en el seno del AMI.

Lo cierto es que las actuaciones judiciales de nuestra organización han provocado que el Gobierno regional vaya a pagar a todos los remolacheros, incluidos a los que no recurrieron a los Tribunales, siendo la Alianza UPA-COAG la única de las OPAS que hizo frente a los costes judiciales, no habiendo supuesto desembolso específico alguno a los remolacheros, como sí ocurrió en las actuaciones de otras organizaciones agrarias.

Comunicación individual

Asimismo, la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) demandó a la Junta de Castilla y León que comunique indivualmente el pago de la ayuda de la campaña 2011/12 a cada cultivador de remolacha que tenga derecho. con el compromiso de que se continuará con el trámite administrativo de concesion, así como que se especifique la cantidad que le corresponde.

Según el representante de UCCL en Valladolid, Ignacio Arias, no sirve el anunció de la Consejería de Agricultura de que abonará la ayuda y ha advertido que el conflicto judicial parte de 2014, existiendo más de un centenar de sentencias contrarias a la decisión de la Junta de derogar la normativa que la regulaba, además de que el anuncio del pago se realiza a cinco meses de la celebración de las elecciones autonómicas. Por eso, según Arias, el anunció de la Consejería se considera como un “banderazo electoral”, advirtiendo que es preciso un compromiso oficla de que se van a efectuar los pagos a los cultivadores de remolacha azucarera de la región.

Situación económica

La  consejera de Agricultura y portavoz del Gobierno regional anunció que está tomada ya la decisión para abonar la ayuda de 3 €/t a más de 5.500 cultivadores, que estaba pendiente de la campaña 2011/12, y se trabaja desde hace meses para dar salida administrativa a estos apoyos este mismo año, “que tuvieron que se anulados por la situación económica que atravesaba el país y, por tanto, la Comunidad Autónoma, en el marco del Plan Económico-financiero de Castilla y León para garantizar el compromiso con la estabilidad y sostenibilidad de las cuentas públicas.”

Esta ayuda, en principio y tras diferentes procesos administrativos y judiciales, se  abonó a solo 96 remolacheros, con decisiones judiciales individuales, pero ahora la Consejería atenderá a todas las solicitudes que estaban pendientes y garantizará su abono, evitando diferencias entre los remolacheros.

La decisión, según la Junta, constituye una respuesta que demuestra el compromiso de la Consejería de Agricultura, y más en el momento actual, en el que el remolachero está planificando las siembras para la campaña de este año, a pesar de que las organizaciones agrarias rechazan que esta ayuda tenga que ver con el momento actual (ruptura del AMI por Azucarera al bajar unilateralmente el precio de la raíz).

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018