Agenda 

La mujer rural celebra hoy su Día Internacional

Con motivo de celebrarse hoy el Día Internacional de la Mujer Rural, Cooperativas Agro-alimentarias de España quiere poner en valor el trabajo, la dedicación y el esfuerzo que desarrollan cada día todas las mujeres, agricultoras y ganaderas, socias de cooperativas.

Desde la Asociación de Mujeres de Cooperativas Agro-alimentarias de España, AMCAE, anima a las cooperativas a suscribir convenios voluntarios con el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, tal y como han hecho 21 cooperativas y cinco federaciones territoriales, con el objetivo de poner en marcha medidas concretas para avanzar de una forma transversal en la igualdad de oportunidades e incrementar el número de mujeres en los órganos de decisión de las cooperativas.

«El marcado carácter masculinizado en el sector agroalimentario hace que las mujeres representen alrededor del 4% en los puestos de gobernanza y decisión de nuestras cooperativas, lo que significa una importante debilidad desde el punto de vista social y económico. Sin embargo, está cifra ha aumentado en los últimos años, y actualmente más de 1.400 mujeres forman parte de consejos rectores y 200 cooperativas ya tienen en marcha medidas de igualdad».

Cooperativas Agro-alimentarias de España a través de sus federaciones regionales ha puesto en marcha una red de mujeres que, en grupos de trabajo y comisiones de igualdad, desarrollan actividades de formación, sensibilización y transferencia de conocimientos para fomentar el emprendimiento y liderazgo de las mujeres cooperativistas.

Entre sus objetivos figura la inclusión de más mujeres y jóvenes en el sector agrario, clave imprescindible para evitar el despoblamiento de las zonas rurales, así como una mayor implicación de los socios para lograr una mayor visualización de las mujeres socias.

Estrategia de empoderamiento de la mujer rural

Por su parte, el Área de la Mujer de COAG y la Confederación de Asociaciones de Mujeres del Medio Rural (CERES) han pedido al Gobierno el desarrollo de una Estrategia de Empoderamiento de la Mujer Rural que aglutine todas las acciones dispersas que se han puesto en marcha para favorecer la igualdad en el medio rural, definiendo objetivos e indicadores con perspectiva de género para cada una de las políticas.

«La contribución de las mujeres al desarrollo local y comunitario es significativa, pero las mujeres rurales somos una minoría en la toma de decisiones y la planificación, particularmente en el sector agrario. El Gobierno debe ir más allá de medidas concretas que respondan a las necesidades del día a día. Debe incidir en las cuestiones de fondo para eliminar los roles de género establecidos históricamente para los hombres y mujeres que viven y trabajan en el medio rural”, destaca Inmaculada Idañez, presidenta de CERES.

En este sentido, el Ministerio de Agricultura debe liderar una ofensiva a corto y medio plazo para que iniciativas como Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias o la nueva Política Agraria Común (PAC) post-2020, respondan en fondo y forma a las necesidades de las mujeres rurales. Respecto a la primera, desde el Área de la Mujer de COAG y CERES, se ha pedido al MAPA un mayor esfuerzo formativo e informativo para que los beneficios de la Titularidad Compartida lleguen a todos los rincones de nuestro medio rural.

“El gran problema de agricultoras y ganaderas es que siempre se ha entendido que su aportación al negocio familiar es una “ayuda». Gobierno y CC.AA. deben trabajar para que esa «ayuda» lleve asociados unos derechos económicos y sociales propios (alta a la Seguridad Social, acceso a prestaciones por las bajas por maternidad y jubilación, etc…) Por ahí se empieza a construir el verdadero empoderamiento de la mujer rural».

Asimismo, es vital que la nueva Política Agraria Común post 2020, en este momento en proceso de negociación, sea la primera PAC con perspectiva de género. «Las mujeres gestionamos el 30% de las explotaciones agrarias de la UE pero sólo somos propietarias del 12% de la tierra, frente al 61% controlada por hombres. En ningún apartado, ni tan siquiera en el capítulo de Desarrollo Rural, se habla específicamente de medidas orientadas a facilitar e impulsar el papel de la mujer en la agricultura europea. Integrar la perspectiva de género podría hacerse desde la exigencia de personal técnico experto en igualdad para los asesoramientos en desarrollo rural, por ejemplo. Es una especie «despotismo ilustrado de Bruselas»: todo para las mujeres pero sin las mujeres. Es algo que en pleno siglo XXI no podemos tolerar», lamenta la responsable del Área de la Mujer de COAG.

Reivindicaciones de AMFAR

Asimismo, la presidenta de la Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural, AMFAR, Lola Merino, ha reclamado hoy “participación de mujeres en el debate de la PAC y mejoras en la Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias”. Dos reivindicaciones que hecho públicas esta mañana en Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real) en el transcurso de la  jornada “Las Mujeres Deciden” celebrada con motivo del Día Mundial de las Mujeres Rurales.

Ante un aforo de 600 mujeres rurales de toda la provincia de Ciudad Real, Merino ha recordado el derecho de las mujeres rurales a decidir su presente y su futuro, para lo cual es imprescindible, ha dicho, contar con la participación activa de las mujeres rurales en los diferentes ámbitos socioeconómicos. “Las mujeres rurales españolas tienen derecho a ser escuchadas, a determinar su futuro, a ocupar espacios de representatividad en los órganos de decisión y ser el centro de las políticas de desarrollo rural”.

En este sentido, ha destacado que si bien las mujeres rurales españolas son un colectivo de casi seis millones de personas, su representación en los órganos de decisión es escasa y en ocasiones prácticamente testimonial. Así, en los consejos rectores de las cooperativas agrarias, la representación femenina no supera el 5%, mientras que las titulares de explotaciones agrarias alcanzan el 29%, si bien las perceptoras de la PAC representan el 37% del total nacional.

La presencia de mujeres en la política española también evidencia una brecha en materia de igualdad en la toma de decisiones. El porcentaje de mujeres alcaldesas roza el 20%, las tenientes de alcalde el 40%, si bien las concejalas son las más numerosas con un porcentaje que alcanza casi el 38% del total de ediles de los más de 8.100 ayuntamientos españoles.

Sin embargo, AMFAR quiere destacar, que en los años más duros de la crisis económica, el 54% del total de los emprendedores españoles, fueron mujeres del ámbito rural. “Mujeres valientes, ha precisado Merino, que decidieron salir de su casa y ponerse al frente de pequeños negocios que sustentaran su renta familiar”.

En cuanto a la Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias, Merino también ha reclamado mejoras que faciliten la profesionalización de las mujeres en el sector agrario.  Una Ley, señalaba, que vino a da respuesta a una reivindicación histórica de AMFAR en favor de las mujeres del sector agrario, «con la que conseguimos dar visibilidad a todas las mujeres que trabajaban en las explotaciones agrarias y lo hacían como ayuda familiar».

Sin embargo, para Merino deben darse los pasos oportunos para mejorar esta ley y solucionar las lagunas que presenta la legislación en aras a conseguir una mayor incorporación de las mujeres al sector agrario, ya que después de seis años en España tan sólo existen 447 mujeres dadas de alta, 130 de ellas en Castilla-La Mancha.

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018