Visibilidad, armonización y colaboración: vías de futuro para los cultivos menores

Fruit Attraction, la feria internacional del sector de frutas y hortalizas, que celebró  su 8ª Edición la semana pasada, del 5 al 7 de octubre, en Madrid, acogió la Jornada Técnica “Vías para mejorar la disponibilidad de productos fitosanitarios en los cultivos menores” organizada por AEPLA y FEPEX, en la que los sectores fitosanitario, productor y exportador, debatieron sobre las posibles vías a seguir para mejorar la disponibilidad de este tipo de productos.

Durante la apertura de la jornada, Adonay Obando, presidente de AEPLA y Jose Mª Pozancos, director general de FEPEX, resaltaron la importancia que para ambos sectores significan estos cultivos e insistieron en su empeño por trabajar para alcanzar una solución a esta situación, favoreciendo la sostenibilidad de la agricultura e impulsando al mismo tiempo el desarrollo económico y social del sector productor y exportador de nuestro país.

Un sector, que en palabras de Pozancos, ‘juega un papel esencial en nuestra economía, situando a España  a la cabeza de Europa y en el noveno puesto a nivel mundial, lo que requiere mantener un proceso permanente de mejora de la competitividad’.

La cifra habla por sí sola, según datos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), nuestro país produjo en 2013 unos 30,5 Mt de frutas y hortalizas, por delante países como Italia y Francia.

‘En este escenario, mejorar la competitividad agrícola es prioritaria, y para ello es indispensable poner a disposición de los agricultores un abanico suficiente de productos fitosanitarios que garantice la protección de sus cultivos’, declaró Obando.

Durante la apertura de la jornada, Valentín Almansa, Director General de la Producción Agraria del Ministerio de Agricultura, analizó cómo la opinión pública influye en la toma de decisiones por parte de los diferentes gobiernos, y en este punto, el debate fitosanitario ha pasado a ser general y público. ‘En ese campo jugamos’, indicó, añadiendo que la realidad es que el uso de estos productos fitosanitarios es una ventaja tecnológica necesaria para conseguir una producción suficiente de alimentos sanos y seguros’.

Reconocimiento mutuo

En relación con la actual falta de disponibilidad de herramientas que protejan estos cultivos, el director general señaló que un excesivo uso de autorizaciones excepcionales puede ser contraproducente y apuntó  la figura del reconocimiento mutuo como una buena vía de mejora y trasladó que en el ámbito, cada vez más restrictivo, que permite la reglamentación comunitaria el Ministerio está maximizando todas las posibilidades que ofrece, con el fin de poner a disposición del sector los productos necesarios.

Precisamente,  el reconocimiento mutuo, que permite autorizar en un Estado un producto ya registrado en otro Estado miembro, volvió a ser protagonista en las siguientes ponencias y posterior debate programados en la jornada.

Jose Vicente Rodríguez, jefe de área de la subdirección General de Sanidad e Higiene Vegetal y Forestal del Magrama,  manifestó que es el interés público el eje principal de la iniciativa española para mejorar la situación de los usos menores, y avanzó que

España alcanzará al finalizar 2016 la cifra de 100 autorizaciones en base al mecanismo de reconocimiento mutuo. ‘Este dato indica que el sistema funciona en España, y puede ayudar a solucionar la situación en la que se encuentran los usos menores en nuestro país’, señaló durante su intervención.

Por su parte, Euros Jones, Director de Asuntos Regulatorios de ECPA, Asociación que representa al sector fitosanitario a nivel europeo, y Jean-Claude Malet, experto del Ministerio de Agricultura de Francia, abordaron las diferentes iniciativas que están desarrollando otros países.

‘La industria europea sigue y seguirá investigando para mantener una necesaria disponibilidad de productos, y apuntó como posibles vías  la armonización de la definición de usos menores y la mejora del procedimiento de reconocimiento mutuo’.

Por su parte, Jean-Claude Malet, señaló las especiales características de la agricultura del sur de Europa que dificultan la viabilidad de este tipo de cultivos, situación que necesita de mayor visibilidad. Explicó además el sistema del modelo francés, que entre otras líneas de actuación ha puesto en marcha un  programa de ensayos financiado por el propio Ministerio.

Durante el posterior debate, moderado por el periodista Rafael Daniel de El Economista, Jose Antonio Cánovas, representante de Proexport, declaró: ‘la solución de mejora de la disponibilidad fitosanitaria para usos menores tiene nombre, y se llama armonización’.

Por su parte, Carlos Palomar, Director General de AEPLA, recordó que la Mesa Sectorial de Sanidad Vegetal podría ser el  agente que  mejor señalara el camino a seguir.

En esta como en otras ocasiones en las que se da cita el sector agrícola, volvió a tratarse la situación del sistema de registro de productos fitosanitarios. En referencia al mismo, Carlos Palomar manifestó que el español es un sistema impredecible que lejos de alentar, desincentiva la inversión.

‘Evidentemente es algo no podemos permitirnos si queremos  seguir manteniendo la destacada posición que ocupa nuestro en el orden europeo y mundial, sin duda gracias a la profesionalidad de todo un sector que trabaja por garantizar la competitividad de la agricultura española’, señaló el Director General de AEPLA.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015