UPA Granada estima pérdidas de 25 millones de euros por el retraso en el inicio de la campaña del espárrago

La producción de espárrago verde en Granada ha sufrido un duro revés. Las bajas temperaturas y el año extraordinariamente seco en cuanto a precipitaciones se refiere han motivado el retraso en un mes del inicio de la campaña de recolección y que el espárrago sea más delgado de lo normal.

Estas adversidades han hecho que desde UPA Granada se estimen unas pérdidas de 25 millones de euros para los agricultores. Y es que la campaña ha comenzado a primeros de abril, cuando lo lógico era que hubiera empezado en marzo. Esto hace que se haya perdido un 20% de la cosecha; es decir, unos ocho millones de kilos.

Las bajas temperaturas son el peor enemigo de este cultivo. Transcurren los días y se mantienen los termómetros en zona gélida, por lo que de continuar esta situación nos puede llevar la recolección hasta los primeros días de mayo, una época en la que los países como Alemania, Francia y Suiza comienzan a producir su propio espárrago y, consecuentemente, dejan de interesarle nuestro producto. En este sentido, UPA Granada recuerda que la cuota de exportación alcanza el 72% y que son miles de pequeñas explotaciones las que mantienen su nivel de rentas gracias a este cultivo. De ahí el carácter extraordinariamente social que tiene el espárrago.

Al aspecto climatológico y la baja producción se une, según UPA Granada, el hecho de que el espárrago sale más delgado que otros años, una mala noticia para el agricultor por cuanto se paga en base al calibre y, por lo tanto, reciba menos dinero por el producto. Además, UPA Granada entiende que al haber poca producción a estas alturas de la temporada, el precio en el mercado está más alto y, por consiguiente, el consumo baja, lo que repercute también negativamente en los ingresos del agricultor.

Se trata, según UPA Granada, de una situación inusual en los últimos diez años, motivada por la escasez de agua que origina que el espárrago no salga en su fecha de recolección y que la planta tenga menos reservar y, por lo tanto, se recolecte con un calibre más delgado. Pero no solo los agricultores pierden, sino que las estimaciones de UPA Granada confirman también que se han dejado de percibir unos 50.000 jornales en empleo directo.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015