“Tras la compra por parte de ChemChina podemos garantizar que no va a ver en Syngenta ninguna reestructuración empresarial ”

Alexandra Brand, directora general para Europa, África y Oriente Medio de Syngenta
Alexandra Brand, directora general para Europa, África y Oriente Medio (región EAME) de Syngenta viajó a España el pasado 1 de diciembre para reunirse en Madrid con unos 250 distribuidores en España y Portugal de la multinacional de semillas y fitosanitarios. La visita propició su encuentro con varios medios de comunicación especializados, a quienes informó de que muy poco cambiará en esta compañía tras su compra por parte de ChemChina.

Asegura Alexandra Brand que estamos viviendo un ciclo agroeconómico mundial caracterizado, por un lado, por unos precios muy bajos de las materias primas y, por otro, de grandes cosechas, y esto es uno de los motivos principales que están produciendo la consolidación del sector agroquímico que se vive actualmente.

Si se echa un vistazo a las principales empresas de este sector a escala mundial, cuatro han optado por fusionarse, como es el caso de Bayer y Monsanto, creándose, según la ejecutiva, una serie de sinergias que suelen llevar aparejadas pérdidas de empleos. “Nosotros lo que hemos decidido es cambiar de propietario. Syngenta se retira del mercado financiero y vamos a pasar a ser una empresa que va a ser propiedad de otra, en este caso de ChemChina. Esta operación nos va a permitir salir de una visión cortoplacista de nuestro negocio y contar con un propietario que está más interesado en un futuro a largo plazo”.

“Vamos a seguir siendo Syngenta. Continuaremos haciendo lo que sabemos hacer bien: innovar, crear nuevas variedades de semillas, nuevas moléculas, nuevos productos… Creo que aunque estamos en un período de gran incertidumbre tenemos una situación positiva, porque a nuestro nuevo propietario le interesa el futuro de la agricultura a largo plazo y a escala mundial, y no solo en China”, subraya Alexandra Brand antes de responder a las siguientes preguntas.

-La Comisión Europea abrió el pasado 28 de octubre una investigación en profundidad sobre la compra de Syngenta por la compañía ChemChina. ¿Cómo cree que va a concluir esta investigación y cuándo esperan tener el veredicto?

Ahora mismo estamos en un proceso normal ante este tipo de situaciones. La Comisión Europea analiza nuestra compra dado que también la empresa agroquímica Adama forma parte de ChemChina y debe evaluar la situación de competencia que se produce con la nueva adquisición. Nosotros estamos trabajando con Bruselas, ofreciendo todos los datos que requiera para clarificar las diferencias entre Adama y Syngenta.

Si estudia la situación con detalle, Bruselas encontrará que nosotros somos una empresa que nos dedicamos a las semillas y a la I+D+i y Adama está en otras cosas. Lo que actualmente está llevando a cabo es investigar algunas partes del negocio de las dos empresas para ver que realmente no se producen solapamientos.

En cuanto a los plazos, estimamos que a finales del primer trimestre del año que viene tendremos una respuesta por parte de la Comisión Europea y creemos que su evaluación será positiva.

-¿Cree que la compra supondrá algún cambio importante en Syngenta?

Syngenta va a continuar con su sede en Suiza y la compañía seguirá operando como hasta ahora. Nuestro Comité Ejecutivo no sufrirá cambios y el nuevo CEO, J. Erik Fyrwald, que tomó posesión en el pasado mes de junio, va a mantener su equipo. Lo que si tendremos es un Consejo Supervisor que presidirá ChemChina. El vicepresidente del mismo será el hoy presidente de Syngenta, Michel Demaré, y ChemChina aportará también otros cuatro miembros. ChemChina podrá respaldar o no las propuestas de nuestro Comité Ejecutivo, pero no va a poder cambiar a Syngenta tal y como es a día de hoy.

Por otro lado, recientemente hemos publicado las perspectivas de nuestra compañía en las que afirmamos que en el mercado global somos ahora la tercera compañía del sector de semillas. Queremos consolidar este tercer puesto y escalar al segundo.

En cuanto a Europa, ocupamos un tercer lugar muy consolidado. Tenemos una posición muy buena en semillas de oleaginosas, siendo líderes en girasol, aunque debemos incidir más en el caso del maíz, porque aunque somos líderes en algunos países del este de Europa, todavía tenemos mucho que decir en mercados como el polaco, italiano, alemán o francés.

-¿Y en lo que respecta al sector agroquímico en general?

Está claro que el panorama mundial de nuestro sector sufrirá un cambio; habrá menos actores, pero estarán muy implicados y comprometidos con el tema de la innovación en el sector agroalimentario. Todos vamos a tener que seguir demostrando que nuestros productos aportan un valor añadido para la agricultura en particular y para la humanidad en general.

-¿Se está trabajando ya en una posible reestructuración de Syngenta a nivel europeo? En este sentido, ¿como afectaría a las oficinas, plantas de producción y centros de investigación de Syngenta en España y a sus 500 trabajadores?

No esperamos ningún impacto en este caso y podemos garantizar que no va a ver ninguna reestructuración empresarial y mucho menos en Europa. Vamos a intentar que mejore nuestro negocio al margen de quien sea su propietario.

Efectivamente, en España tenemos 500 personas trabajando en Syngenta, con un equipo comercial muy fuerte, y lo que pretendemos es mantenerlo y consolidarlo de cara al futuro.

-¿La compra de Syngenta de qué manera podría afectar directamente a los agricultores?

Creo que el principal beneficio para nuestros agricultores es que continuaremos abogando por instaurar unas prácticas de cultivo totalmente sostenibles. Syngenta ya tiene en marcha una iniciativa en este sentido, donde nos preocupamos no solo por el rendimiento agrícola sino también por cuestiones medioambientales, de seguridad laboral, de formación, etc. ChemChina quiere que Syngenta siga por esta vía de promover una agricultura sostenible, por lo que de cara al futuro quizás demos mayor promoción a este tipo de productos.

Pero me gustaría dejar claro que nosotros no solo vendemos al agricultor nuestros productos sino que le transmitimos un conocimiento que le puede permitir mejorar en otros muchos aspectos, como por ejemplo la calidad del suelo. Hacemos innovación para integrarla en los productos que lanzamos.

Y es que la consolidación del sector agroquímico se está produciendo porque la industria quiere seguir innovando, y la innovación es muy cara porque cada vez tenemos que cumplir más requisitos desde el punto de vista de seguridad, medioambientales y de las propias expectativas económicas que tienen que cumplir los nuevos productos que se lancen al mercado. Lo que quiere la industria es seguir dando un valor añadido en este sector, por lo que la consolidación del mismo nos va a permitir que sus empresas sigan innovando.

Una vez que se complete el proceso de análisis de la operación de compra por parte de las autoridades de competencia, que no quieren que esta suponga un impacto negativo en los precios, veremos que ni los agricultores ni los consumidores se van a ver afectados por estos procesos de consolidación de la industria.

-El presupuesto de la PAC podría verse reducido en la próxima revisión. ¿Cómo piensa que debería actuar el sector para que esta reducción no sea tan importante?

Después del Brexit en el Reino Unido ha quedado claro que la UE contará con un presupuesto menor, lo que afectará probablemente al sector agrario. Por ello creo que todos los actores que participamos en el mismo debemos transmitir mensajes en su apoyo, y para mi el fundamental pasa por la educación y el conocimiento que tienen que tener nuestros agricultores.

La tecnología avanza vertiginosamente, por lo que hay que incidir en el apoyo a la formación de nuestros agricultores, y esto es algo que me gustaría que se incluyera en la PAC al margen de los recortes presupuestarios que se tengan que hacer.

-¿Qué estrategia tienen a corto plazo para el mercado ibérico con respecto a nuevos productos?

Hemos introducimos nuevas variedades de semillas y pensamos seguir haciéndolo a lo largo de los próximos años; por supuesto, también continuaremos transmitiendo nuestros conocimientos para llevar a cabo una agricultura sostenible.Así, hemos presentado una nueva variedad de girasol que ha tenido mucho éxito y nuevas variedades de semillas de tomate, sandía, pimiento…

En cuanto a la protección de cultivos, lanzamos Serrate, un herbicida de post emergencia para el control de bromo y otras malas hierbas en los cultivos de trigo, centeno y triticale, en el que tenemos puestas grandes esperanzas porque resolverá un problema que ha ido creciendo en importancia en los últimos años. Es un herbicida con un perfil moderno que cumple con todos los requisitos medioambientales y de seguridad, al igual que Geoxe, un fungicida indicado para frutales que lanzaremos en la próxima campaña.

En el año 2018 esperamos que llegue a España, si todo va bien desde el punto de vista regulatorio, una nueva materia activa muy importante para Syngenta y que ya tenemos en marcha en Francia: el Solatenol. Es el principal lanzamiento que vamos a hacer en Europa en los últimos diez años.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015