Tejerina ve especialmente favorable la reforma de la PAC para Andalucía y su olivar

Isabel García Tejerina respondía a una pregunta del senador socialista Felipe López García, a quien recordaba que el Gobierno ha basado sus decisiones para la aplicación de la reforma de la PAC en España en los acuerdos alcanzados por una amplísima mayoría en Conferencia Sectorial

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, subrayó en el Senado que la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) es especialmente favorable para Andalucía, en general, y para su olivar, en particular’.

En concreto, García Tejerina explicó que el sector del olivar, con unas ayudas que rondan los 900 M€ anuales, ‘va a mantener el nivel de apoyo, gracias al modelo de regionalización diseñado y pensado en gran medida para el olivar de Andalucía’.

Además, la ministra apuntó que, gracias a las negociaciones del Gobierno, el olivar no tendrá que cumplir requisitos para cobrar el ‘greening’, y esto significa que el olivar español va a percibir 6.300 M€  en los siete años de aplicación de la PAC.

Asimismo, García Tejerina recalcó que el mayor daño que se hubiera hecho al olivar hubiese sido la aplicación del importe unitario por hectárea. De esta forma, si se hubiese aplicado una tasa plana de 229€/ha, que es lo que proponía la Comisión, las superficies de olivar en Andalucía, que cobran ayudas de alrededor de 500 €/ha, hubieran perdido el 54% de sus apoyos (486 millones anuales, es decir, 3.400 millones en los siete años).

‘Pero si se hubiese aplicado las indicaciones del anterior gobierno socialista de 100 euros por hectárea, el olivar de Andalucía habría perdido el 80% de sus apoyos, es decir, 720 M€  al año (5.040 millones de euros en el total del periodo.

OLIVAR EN PENDIENTE

Por otra parte, García Tejerina destacó a importancia de las ayudas acopladas acordadas también en Conferencia Sectorial, que van a beneficiar a sectores cuyos importes de ayuda se vieran más afectados por la aplicación del pago básico regionalizado, o sectores con riesgos evidentes de reducción de producción o de abandono. Según afirmó, el olivar en pendiente no reúne ninguno de estos criterios, y difícilmente la Unión Europea nos hubiera autorizado estos pagos.

Por último, la ministra lamentó que la Junta de Andalucía haya dejado evaporar más de 50 M€ sin ejecutar de los fondos de Desarrollo Rural, fondos muy sensibles cuya aplicación habría sido muy agradecida por el sector en Andalucía.

MOCIÓN SOCIALISTA

Por su parte, el Grupo Socialista, a través del senador Felipe López, defenderá una moción en una próxima reunión de la Comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación,  en la que reclamará al Gobierno que establezca, de acuerdo con el Reglamento 1307/2013 de la UE, una ayuda asociada a explotaciones olivareras de baja producción o en alta pendiente de 150 €/Ha a las primeras 20 hectáreas de las explotaciones que tengan una producción media inferior a 3.000 Kg/Ha o que tengan una pendiente media superior al 20%.

López, senador por Jáen, explicó que el olivar existente en el conjunto del territorio nacional no es un cultivo homogéneo, debido a características estructurales como la pendiente, la densidad de plantación, la presencia de riego o el tipo de suelo.

En este sentido, detalló que cerca de 600.000 hectáreas de olivar se encuentran en una situación estructural crítica con riesgo de abandono, al ser expulsados del mercado por falta de competitividad. ‘Estas limitaciones, ha puntualizado, se refieren de manera fundamental a dos factores; por una parte, unos rendimientos productivos medios muy reducidos, inferior a 3.000 kg/Ha, como consecuencia de la reducida fertilidad de los suelos y por otra, por unos elevados costes productivos ligados a una orografía que limita poderosamente la mecanización’.

El parlamentario del PSOE indicó, además, que ‘la baja rentabilidad se hace aún más acusada, al tratarse, en la inmensa mayoría de los casos, de explotaciones de reducido tamaño, gestionadas por el propio titular y que no suele valorar su remuneración o la de su familia como coste.

Sin embargo, mantener este olivar en riesgo de abandono, desde la perspectiva económica y social es de enorme interés para las zonas donde se implanta, porque genera unas rentas complementarias imprescindibles para zonas donde habitualmente no existen otras alternativas agrarias’.

Por otra parte, añadió, estos olivares desempeñan un importante papel medioambiental y su abandono implicaría una degradación de los ecosistemas donde se asienta.

Felipe López destacó que al olivar de alta pendiente y baja producción se le pueden otorgar ayudas asociadas, de acuerdo a lo contenido en el Reglamento 1307/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, por el que se establecen las normas aplicables en el marco de la Política Agraria Común. De manera concreta, el Título IV deja en manos de los Estados miembros la potestad de establecer esas ayudas asociadas si lo considera pertinente.

Pese a ello, recordó que el Ministerio, a pesar de la existencia de numerosos motivos de carácter económico, social y medioambiental, decidió, en el acuerdo de 13 de enero de 2014 no aceptar la propuesta de establecer ayudas asociadas para este olivar. ‘La rentabilidad de estas explotaciones tienen un margen bruto negativo y, en consecuencia, el riesgo de abandono es evidente’, ha concluido.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015