Signum, la apuesta de Basf para el control de enfermedades fúngicas

Gracias a una ampliación de autorización de uso, Basf Agro España pone a disposición de los agricultores españoles su fungicida de referencia, Signum, para el control de enfermedades fúngicas en almendro, nogal y avellano.

España es el tercer productor mundial de almendra después de Estados Unidos y Australia, sin embargo, en nuestro territorio se cultivan alrededor de 240.00 ha más que en estos otros dos países. ¿Qué está pasando con la producción por hectárea del cultivo del almendro en nuestro país? A pesar de que los rendimientos se han ido incrementando poco a poco, la producción media apenas llega a 80 kilos por hectárea, frente a los 2.800 y 3.000 kilos que se han llegado a obtener en California.

La falta de productividad del cultivo del almendro sucede por varios motivos, entre ellos, las enfermedades que pueden ocasionar reducciones en la producción de hasta el 100%. Para combatir esta desventaja, Signum controla la mayoría de las enfermedades del almendro. Con tan solo dos aplicaciones al año se pueden obtener cosechas de almendro rentables.

Técnicamente avanzado por la polivalencia y seguridad que ofrecen sus ingredientes activos piraclostrobin (F500) y boscalida, Signum cubre los principales patógenos de campo de estos cultivos: monilinia, abolladura, cribado, antracnosis, botritis y mancha ocre.

La actividad biológica de Signum es preventiva, impidiendo la germinación de las esporas, formación de apresorios o el crecimiento del tubo germinativo. Además, Signum obstaculiza el desarrollo del micelio y la formación de las esporas.

Debido al comportamiento de sus dos ingredientes activos, Signum se caracteriza por una redistribución localizada en el punto de aplicación, garantizando una protección eficaz de las partes de la planta tratadas. Asimismo, una parte de las sustancias activas aplicadas es absorbida por la hoja y se difunde de forma translaminar, atravesando los tejidos vegetales hasta llegar a la cara opuesta, asegurando de este modo la máxima protección anti fúngica.

Signum no tiene restricciones de aplicación en tiempo aunque por la naturaleza de las enfermedades se recomienda aplicar desde principio de floración (10-20%) hasta el fruto cuajado efectuando dos aplicaciones de 1kg/ha con un intervalo de aplicación de 10 a 20 días.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015