El sector vitivinícola prevé un final de campaña equilibrado y mejores perspectivas de ventas y precios en la próxima 2017/18

Tanto la Unión de Uniones, como Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha analizaron la actual coyuntura vitivinícola y auguraron un final de campaña equilibrado y a la espera de que la próxima campaña sea favorable en ventas y precios de la uva y del vino

 La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos analizó las principales magnitudes del sector vitivinícola: producción, existencias, exportaciones, importaciones y precios, constatando una situación coyuntural de contención de la oferta, debido a heladas y sequía.

Esto, sumado al contexto internacional, con heladas también en Francia e Italia y una cosecha escasa en Argentina, indican una previsible recuperación de los precios del vino y una previsión de precios de la uva al alza en la próxima vendimia.

Esta organización agraria valoró los efectos, tanto de la sequía como de las heladas de finales de abril y primeros de mayo, en especial en las regiones vitivinícolas del Norte de la Península, que han sido devastadores en amplias zonas de Ribera de Duero, León, Rueda, Rioja y en las denominaciones gallegas del interior.

Por otro lado, la Unión valoró positivamente la continuidad del nuevo Plan de Apoyo al Sector Vitivinícola (PASVE) a ejecutar entre 2019-2023 manteniendo, de momento, su ficha financiera, al tiempo que acordó remitir sus propuestas acerca la regulación de nuevas plantaciones de viñedo.

En relación al PASVE y a la medida de reestructuración de viñedo prevista, la organización, considera preciso no discriminar en el orden de prioridades a aquellos profesionales del sector que ya hayan acudido a estos programas en el pasado.

Además, la Unión planteará al Ministerio la no exclusión de la medida de innovación en la continuidad del nuevo PASVE, aunque no se la dote financieramente por el momento e, igualmente, considera preciso tener en cuenta la posibilidad de abrir la medida de gestión de subproductos a las bodegas elaboradoras y no solo a las destiladoras autorizadas, dando la oportunidad, de esta forma, de fortalecer las redes de economía circular en el medio rural.

Respecto al nuevo borrador de Real Decreto sobre potencial productivo, la Unión cree necesario segmentar mejor los criterios de prioridad relativos a las explotaciones solicitantes, así como la conveniencia de planificar con los consejos reguladores de las Denominaciones de Origen las restricciones a las nuevas plantaciones en cualquiera de las tres vías (nueva autorización, replantación y conversión de derechos), que permitirían aumentar la superficie vitícola en sus ámbitos geográficos.

Por último, Unión de Uniones sigue mostrándose muy crítica con el funcionamiento, la representatividad y las actuaciones de la OIVE, así como con las decisiones adoptadas referidas a la extensión de norma para esta campaña y las dos siguientes.

Cooperativas de Castilla-La Mancha

Por su parte, la Comisión Sectorial Vitivinícola de Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha se reunió también para abordar los temas de actualidad en el sector, constatando que el mes de mayo ha sido clave en lo que a mercado se refiere, y que marcará la pauta muy posiblemente en el desarrollo de la próxima campaña, productiva y de comercialización, 2017/18.

En Castilla-La Mancha, Cooperativas destaca la gran influencia de la climatología y, sobre todo, los datos positivos en ventas, ya que “nuestra región ha registrado unas salidas récord de vino en el mes de marzo, según los datos del INFOVI a 5 de mayo, con casi 2,3 Mhl., el mayor volumen de salidas desde los inicios de la presente campaña, y con muy buenas perspectivas de llegar al  final de la campaña 2016/17 (31 de julio) con existencias muy parecidas a las que se partía un año antes.

Cooperativas destacó también en Castilla-La Mancha la influencia de la climatología, marcada por la persistente sequía y por la fuerte tormenta de granizo de la madrugada del pasado 18 de mayo que afectó al Campo de Calatrava y a La Mancha toledana y conquense y a casi 3.400 ha, que dieron parte al seguro. Sin embargo la reducción de cosecha a nivel regional no sería significativa a causa de esta tormenta.

 El clima, factor clave

 Las heladas que se producían en los últimos días de abril, tanto en el tercio Norte Peninsular, como en la práctica totalidad de los países centroeuropeos, destacando por encima de todos, Francia -país en el que la práctica totalidad de sus regiones vitivinícolas quedaron afectadas en mayor o menor medida-, hacen presagiar una notable reducción de cosecha en la próxima vendimia, tanto en Europa como en el resto de España, y condicionará el comercio vitivinícola a corto y medio plazo.

Además, según analizaron las principales bodegas cooperativas de la región, sigue existiendo un importante déficit hídrico en la gran mayoría de las regiones del Oeste y Centro de la Península Ibérica, incluyendo por tanto Castilla-La Mancha.

La persistente sequía que hizo profunda mella en los cultivos herbáceos, también lo hará en los cultivos leñosos, especialmente en la vid. Previsiblemente ya no habrá reservas hídricas suficientes, lo que provocará que las viñas de secano tengan problemas para superar el caluroso verano manchego.

Otros factores

Otros factores que han influido en la presente campaña han sido las vendimias de 2017 en el Hemisferio Sur, un 7% superior al año pasado, la más escasa de los últimos diez años -con apenas 3,4Mhl más- y la buena noticia de estabilidad política en Francia (y en la UE). Todos estos factores contribuyen a crear un clima psicológico favorable (tan influyente en los mercados vitivinícolas), refrendado por las salidas récord en Castilla-La Mancha mencionadas anteriormente.

El mercado, tras estos acontecimientos, se ha reactivado, lo que ha repercutido en una mayor operatividad y movimientos al alza, fundamentalmente en los productos transformados “a granel”, con ligeras subidas en vinos tintos, que se han mostrado bastante estables en los últimos meses de campaña; mientras que los blancos, que llevaban una clara tendencia a la baja, se están mostrando más dinámicos.

Por tanto, prácticamente casi todo el vino estaría comprometido, lo que se traduciría en un enlace, entre campañas, tranquilo y sin sobresaltos.

La amenaza de la “chaptalización”

En otro orden de cosas, Juan Fuente, portavoz sectorial de vinos de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha manifestó que “ante una coyuntura de mercado favorable para la venta de nuestros vinos, seguro que habrá movimientos por parte de los países centroeuropeos (Alemania, Francia…) para que se autorice el aumento artificial de grado alcohólico mediante azúcares exógenos (remolacha), aún más de lo permitido hasta ahora”. La denominada  “chaptalización”; que como señala el portavoz sectorial,  “se trata de un fraude al consumidor, que la UE autoriza legalmente y que atenta contra el uso de mostos de uva naturales para ese posible  enriquecimiento”.

La “chaptalización” o enriquecimiento en grado alcohólico del vino con azúcar exógeno (sacarosa), según Cooperativas, contribuye de forma desleal al desequilibrio en la competitividad de la elaboración de vino entre las diferentes zonas productoras de la Unión Europea, entre las del Centro y el Sur de la UE.

La organización cooperativa es partidaria de que ese enriquecimiento, de ser necesario, se haga con mosto o zumo de uva, que no es un producto exógeno al sector, lo que contribuiría, además, a mejorar el balance entre la oferta y demanda vitivinícola en cada campaña, en países como el nuestro.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015