Pulverizadores Gil, diseñados para un salto evolutivo

En esta ocasión hemos verificado el funcionamiento de un pulverizador Gil Teleno de 18 metros de barra de pulverización. Julio Gil Águeda e Hijos entra en el mundo de los pulverizadores por la puerta grande: equipos muy pensados, modulares, adaptables a la demanda del usuario (casi cualquier configuración de las barras está accesible).
P. Barreiro, B. Diezma Iglesias, M. Garrido Izard y C. Valero. LPF_TAGRALIA, UPM-CEI Moncloa.

Nos encontramos con la mejor disposición de sus técnicos para verificar las prestaciones (en ensayos estáticos y de revisión), y unas condiciones meteorológicas adversas que aun así permitieron llevar a cabo un número de ensayos dinámicos interesantes: corrección del efecto de la velocidad de avance en la dosificación, efecto del uso de boquillas anti-deriva, y análisis de vibraciones. El análisis del diseño y los resultados estáticos y de campo se resumen a continuación.

El aspecto diferenciador de los pulverizadores Gil son sus barras de pulverización: chasis en aluminio atornillado con articulaciones en acero de alto límite elástico. Es una estructura en cercha sin soldar, donde las articulaciones están reforzadas y disponen de casquillos auto-lubricantes. Es importante destacar este hecho, pues casi todos los fabricantes apuestan por aluminio soldado, mientras que los pulverizadores Gil se decantan por unos perfiles de aluminio (diversos según el largo) refrentados y roscados, para que al montarlos queden perfectamente alineados. Además, en el propio diseño del perfil de aluminio encontramos espacio para alojar los portaboquillas, que quedan protegidos en el interior del perfil.


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015