Proyecto que usan asnos zamorano-leoneses para proteger a los rebaños frente al lobo

Un proyecto impulsado por la Diputación de Zamora y la asociación de criadores de burros ASZAL pretende probar la eficacia de los asnos de raza zamorano-leonesa en la reducción de ataques del lobo a los rebaños de ovino, caprino y vacuno. Se llevará a cabo durante dos años en explotaciones de la provincia para contar con un modelo que pueda usarse en España.

Las instalaciones de Madridanos, donde la Diputación de Zamora cuenta con un Núcleo de Conservación de Ganadería Autóctona, ha sido el escenario elegido para presentar un proyecto piloto que pretende dar un nuevo uso a los asnos zamorano-leoneses en la protección de rebaños de rumiantes frente al lobo en la provincia.

El proyecto se llevará a cabo desde ASZAL con la colaboración y coordinación del servicio agropecuario de la Diputación Provincial de Zamora mediante el contacto con técnicos que conozcan la actualidad de los ataques del lobo, y que definirán las zonas de la provincia más adecuadas para desarrollar el proyecto.

Para el presidente de la Diputación, Fernando Martínez-Maíllo, se trata de un proyecto pionero que aprovecha y da un nuevo uso a esta raza emblemática y autóctona de la provincia, como es el burro zamorano-leonés. De este modo se busca un uso vinculado al hombre para asegurar así el futuro de esta raza que antes se utilizaba en la agricultura y hoy está cambiando hacia usos recreativos, turísticos…etc.

Apoyar a los ganaderos frente a los ataques del lobo

Por otra parte, en la provincia de Zamora se produce el 25% de los ataques de lobos a la ganadería de Castilla y León, y en este sentido se trata de apoyar y proteger a los ganaderos buscando sistemas que prevengan o reduzcan los ataques y los daños, tal como explicaba el presidente de la Diputación.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 20.000 euros y se desarrollará en dos anualidades. Y una vez que existan resultados que permitan deducir la efectividad del uso de esta raza de asnos en la prevención de los ataques de lobos, se trabajará en una segunda fase para extender la acción al conjunto de los ganaderos de la provincia que quieran participar.

ASZAL, la asociación nacional de criadores de asnos zamorano leoneses dispone en la actualidad de suficientes machos castrados para llevar a cabo este proyecto, según explicaba Jesús de Gabriel, secretario técnico de la asociación, quien además explicaba las características del burro para este objetivo, especialmente agresivo contra los cánidos y con capacidad para repeler o en todo caso avisar de los ataques.

Estudio en explotaciones atacadas por el lobo

El burro zamorano leonés es de tamaño grande, lo que resulta fundamental para esta actividad, y está adaptado a estas zonas y acostumbrado a vivir con rebaños, además de ser de buen trato y manejo fácil.

En este sentido apuntaba De Gabriel que se van a seleccionar los animales con más capacidad para repeler a cánidos y con mayor grado de convivencia con los rumiantes. Y en las áreas con mayor incidencia de ataques se trabajará con una decena de explotaciones con las que se coordinará con los ganaderos colaboradores para que un asno acompañe a sus animales.

El proyecto prevé estudiar la evolución de los datos del ataque, el comportamiento y manejo de los asnos en los rebaños y se realizará un análisis de resultados, difusión de datos y metodología del manejo y definición de formas de trabajo.

La convivencia entre ganadería extensiva y lobos

Por su parte otro de los técnicos de ASZAL implicado en el proyecto, Víctor Casas, destacaba la importancia de apoyar la ganadería extensiva en la provincia, como medio para desarrollar la región, la conservación de la biodiversidad y la identidad de una tierra. Y citaba un informe reciente de la ONU donde se anima a los gobiernos a apoyar este tipo de ganadería por su alto valor.

En este sentido la provincia de Zamora destaca en España por su ganadería autóctona y extensiva, que inevitablemente convive con los lobos al igual que con otros animales salvajes como el jabalí, el ciervo o el corzo y a los cuales, que por cierto ayuda a controlar, como apuntaba Víctor Casas.: ‘El lobo está aquí y cada día va aumentar debido a los cambios socioeconómicos producidos en la provincia, y el impacto en la ganadería es elevado, tanto en pérdidas económicas como en las molestias a los ganaderos… Es necesario buscar modelos de convivencia y el uso de los burros zamorano – leoneses es un apoyo más junto a los mastines, el uso de cercados eléctricos y convencionales’.

El objetivo es pues crear un modelo estándar que se pueda usar en diferentes lugares de España o Portugal, donde aún no se ha trabajado en este campo, como sí se lleva haciendo en países de Europa y África o Canadá.

El proyecto pues será desarrollado por ASZAL y la Diputación de Zamora quien como se recordará mantiene desde hace casi 20 años una línea de ayudas económicas a la cría en pureza, que solo en el ultimo año han supuesto 43.000 € y de la que se han beneficiado 86 ganaderos y otra para el funcionamiento de la Asociación Nacional de Criadores ASZAL, a la que se le concedieron 8.500 €.

La institución provincial colabora con otros organismos en el desarrollo de programas específicos sobre Mejora Genética y desde el año 1992 dispone de un núcleo de conservación de ejemplares de alto valor genético situado actualmente en Madridanos. Desde estas instalaciones se contribuye a la divulgación de la raza mediante visitas y estudios de razas autóctonas y participando en la organización, colaboración y asistencia a diferentes ferias y exposiciones ganaderas.

 

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015