Los Estados de la UE aplazan al mes que viene su decisión sobre el glifosato

Los representantes de los gobiernos europeos han rechazado hoy nuevamente la propuesta de la Comisión Europea de otorgar una nueva licencia a la renovación del uso del glifosato. La votación final en el marco del Comité Permanente de la Plantas, los Animales y los Alimentos, ha sido pospuesta hasta el mes que viene.

El Pleno del Parlamento Europeo había aprobado este martes 24 de octubre una resolución no vinculante de la Comisión de Medio Ambiente que rechaza la renovación de la licencia de glifosato de 10 años, propuesta por la Comisión Europea. El COPA-Cogeca lamentó la votación y pidió respeto a las evidencias científicas sore la inocuidad de este producto.

En cambio, el Parlamento Europeo insta a la prohibición inmediata del uso y el uso no profesional en parques públicos, jardines y parques infantiles, así como que se establezca un período de eliminación progresiva de 5 años, que llegará hasta el 15 de diciembre de 2022, para todos los usos agrícolas, tal y como proponía el grupo político Socialistas y Demócratas (S&D). Después de este período de transición de cinco años, ningún producto que contenga glifosato debería estar en el mercado de la UE.

Esta sustancia es actualmente el herbicida más ampliamente utilizado en el mundo y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es potencialmente carcinogénico y tiene consecuencias que alteran las hormonas.

Sin embargo, según este grupo europarlamentario, el glifosato y sus residuos se han detectado en el agua, el suelo, los alimentos y las bebidas, y los productos no comestibles, así como en la orina humana, lo que representa una amenaza para la salud de los ciudadanos.

Además, añade este grupo la correspondencia interna no contrastada  (la publicación de los papeles) de Monsanto, lanzada en el contexto de un litigio en los Estados Unidos interpuesto por demandantes que afirman haber desarrollado cáncer como resultado de la exposición al glifosato, ha arrojado dudas sobre la credibilidad de algunos estudios patrocinados por Monsanto, la multinacional, adquirida por Bayer, que es la productora y propietaria de “Roundup”, un herbicida cuya sustancia principal es el glifosato.

Estas fueron algunas de las pruebas utilizadas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA) para su evaluación de la seguridad del glifosato.

La portavoz de S & D para la Salud y el Medio Ambiente, Miriam Dalli, afirmó que “existe una creciente inquietud por la falta de transparencia en el proceso de clasificación de la UE y muchas preocupaciones sobre la seguridad del herbicida. Muchos académicos argumentan que debido a su alta genotoxicidad y carcinogenicidad, debe retirarse inmediatamente del mercado”.

“Está demostrado que nuestros ciudadanos están expuestos al glifosato a través de alimentos, herbicidas y viven cerca de las áreas rociadas. El glifosato y sus residuos se han detectado en el agua, el suelo, los alimentos y las bebidas, así como en el cuerpo humano.

El grupo de Socialistas y Demócratas están seriamente preocupados por los efectos generalizados del glifosato y queremos que la Comisión Europea se tome en serio este asunto y aplique el principio de precaución. Con esta resolución, le estamos diciendo a la Comisión Europea que queremos una eliminación total del glifosato en los próximos cinco años, y queremos que los pesticidas dañinos sean reemplazados y queremos darles tiempo a los agricultores para que se adapten”, añadio Dalli.

Por su parte, Pavel Poc, portavoz de S & D en este dossier afirmó que “hoy ganamos una batalla importante por la salud y el medio ambiente y en contra de los intereses de las multinacionales. Es una decisión histórica que refleja los llamados de los ciudadanos y muestra que el PE es una institución verdaderamente democrática capaz de encontrar un compromiso.

“Encontramos un buen equilibrio con un período de eliminación gradual de cinco años, para que los agricultores comunitarios tengan tiempo de adaptarse antes de la nueva fase de la Política Agrícola Común (PAC) a partir de 2020”.

Con el plazo transitorio dado para vetar su utilizacion en agricultura se espera que haya entonces otras alternativas más ecológicas, como los sistemas integrados de gestión de plagas, y que éstas sean suficientes para el control necesario de las malas hierbas.

El procedimiento de evaluación de riesgos de la UE, antes de la renovación de la licencia del glifosato, ha generado controversia, ya que tanto la Oficina de Naciones Unidas par ala Investigación sobre el Cáncer (IARC), como las agencias europeas de seguridad alimentaria (EFSA) y químicos (ECHA) llegaron a distintas conclusiones en cuanto a su seguridad.

Para el Parlamento Europeo, el mecanismo comunitario de Autorización, incluida la evaluación científica de sustancias, debería basarse únicamente en estudios publicados, evaluados por expertos e independientes, encargados por las autoridades responsables. El PE demanda, asimismo, incrementar los recursos de las agencias europeas competentes (EFSA y ECHA).

Próximos pasos

La resolución no vinculante no suscitó plena unanimidad en la Eurocámara. Se aprobó con 355 votos a favor, 204 en contra y 111 abstenciones. Los Estados miembros votarán ahora la propuesta de la Comisión Europea de renovar la autroizaci´`on para la comercialización del glifosato.

Una iniviativa ciudadana para prohibir el herbicida recabó más de un millón de firmas en menos de un año y ha logrado que se organice una audiencia pública en el Parlamento Europeo en el mes de noviembre.

Señal equivocada

Las organizaciones profesionales agrarias comunitarias y sus cooperativas, agrupadas en el COPA-Cogeca, lamentaron la votación del Parlamento Europeo sobre el herbicida glifosato de uso común en agricultura, e instaron a la Unión Europea a volver a autorizar esta sustancia activa durante 15 años, después de que la evidencia científica confirmara que es segura.

El Secretario General del COPA-Cogeca, Pekka Pesonen, afirmó estar profundamente decepcionado por la votación del Parlamento Europeo por una prórroga de solo cinco años de este producto.

La votación, según Pesonen, es claramente inconsistente con la Propuesta de Resolución anterior de abril de 2016 e incluso es aún peor si consideramos que la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA) realizó otra evaluación de esta sustancia con resultados positivos.

Y, en este sentido, desde el COPA-Cogeca se considera que se está dando una señal equivocada al público sobre la seguridad de este conocido herbicida.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) confirmó también que no existen problemas de seguridad con respecto al uso de esta sustancia activa con herbicida.

Los productos fitosanitarios se utilizan en Europa para producir alimentos seguros, de calidad y asequibles para una población en crecimiento. “Sin la renovación de este producto, nuestros agricultores se verán en desventaja competitiva frente a los productores no pertenecientes a la Unión Europea, señaló Pesonen “.

“Este producto también tiene grandes beneficios ambientales. Es importante, junto con los cultivos de captura, prevenir la erosión del suelo, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y utilizar la labranza cero para conseguir que los suelos mejoren “, insistió.

Sobre la base de esta sólida evidencia científica, el COPA-Cogeca pide a la UE que vuelva a autorizar esta sustancia activa ampliamente utilizada durante 15 años.

La declaración se produce mientras los Estados Miembros se preparan para discutir su renovación en el Comité Permanente de la UE el 25 de octubre.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015