Nuevos récords previstos en cosecha y stocks mundiales de trigo en la campaña 2017/18

El último informe (WASDE) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) confirma un nuevo récord en la producción de trigo (duro y blando) en el mundo, con unas previsiones de 757,01 Mt en la actual campaña de comercialización 2017/18, un 0,88% y cerca de 7 millones más que en la campaña anterior.

Mientras, el informe del Consejo Internacional de Cereales (CIC), a 18 de enero, cifra esa producción en 757,4 Mt, con lo que la eleva un poco más la previsión del USDA. Supone en torno al 0,4% y unos 2,9 millones más que en su estimación del a campaña pasada (754,5 Mt) y, por tanto, un nuevo récord mundial

Ese volumen – el estimado por el USDA- se ha conseguido, además, a pesar de los descensos que experimenta Estados Unidos respecto a 2016/17, de 15,5 millones de toneladas, así como otros principales países productores como Australia, que baja en casi 9 millones, de 30,36 millones a 21,50 millones, así como en menor medida, Argentina (17,5 Mt, unas 900.000 t menos); Canadá (30 Mt, unos 1,73 millones menos); Ucrania (26,5 Mt, unas 300.000 t menos) o Kazaquistán (14 Mt, casi un millón de toneladas menos).

Según el análisis de los Servicios Técnicos de Cooperativas Agro-alimentarias, los descensos son compensados por los incrementos que se prevén de las cosechas en China (130 Mt, unos 1,15 millones más); India (98,38 Mt, unos 11,4 millones más); Pakistán (26,5 Mt, unas 900.000 t más); Unión Europea (151,6 Mt,  unos 6,35 millones más) y, sobre todo, Rusia (85 Mt, unos 12,5 millones más).

Este país se erige también como principal exportador mundial de este cereal, con una previsión para la actual campaña de 35 Mt (+7,2 millones), superando los 27 Mt que se espera exporte la Unión Europea con un ligero descenso de 320.000 t respecto a la campaña anterior y los 26,54 Mt (-2,18 millones) de Estados Unidos.

Australia prevé también reducir sus ventas al mercado exterior en 6,64 millones, hasta 16 Mt, así como Argentina (11,9 Mt, unos 1,9 millones menos), mientras que Canadá las elevaría hasta 22 Mt, unos 1,8 millones más. Ucrania vería bajar sus ventas en 1,1 millones, aunque exportaría 17 Mt., y Kazaquistán colocaría fuera 7,5 Mt, unas 100.000 t más que en 2016/17, según el USDA.

En conjunto los tres principales países de la orilla del Mar Negro colocarían en los mercados mundiales 59,50 Mt, unos 6,2 millones más que en la campaña anterior, mientras que los países occidentales (USA, Canadá, UE, Australia y Argentina) exportarían 103,44 Mt, con un descenso de 9,22 millones respecto a entonces.

Reservas al alza

Con este panorama, los stocks mundiales de trigo al final de campaña, a 30 de junio de 2018, según el USDA, lograrían un nuevo récord histórico, alcanzando 268 Mt, con un aumento de 15,3 millones respecto a las que había a finales de la campaña 2016/17, con un ratio entre existencias y consumo de nada menos que del 36,14%, que ofrece gran tranquilidad a los mercados.

Por su parte, el CIC, recorta esas existencias de final de campaña a 254,5 Mt, que son un 5,4% y 13,8 millones más altas que las de la campaña precedente, marcando también un nuevo récord de las reservas de este cereal, de las cuales, un 30% se encuentran en los tradicionales países exportadores, que acumularían a 30 de junio un total de 76 Mt, exceptuando los de la zona del Mar Negro.

El comercio mundial bajaría ligeramente, un 0,97% y en 1,7 millones de toneladas, hasta sumar 174,1 millones, frente a los 175,8 millones estimados en la campaña anterior.

No obstante, si se observan más en detalle estos stocks de trigo por países, hay que destacar que casi un 48% del total se encuentran en China, que acumularía para entonces más de 128 Mt, con un aumento de 17,2 millones respecto a un año antes.

Los principales productores y exportadores occidentales, por ejemplo, sin contar con los de la zona del Mar Negro, observan un descenso de sus stocks de trigo de 3,37 millones, hasta un total de casi 51 Mt (más de la mitad en USA, con 26,92 Mt, con una caída de 5,2 millones; la UE, con 12,62 Mt y cerca de 2 millones más; Australia, con 4,25 Mt (-120.000 t); Argentina, con 530.000 t; y Canadá, con 6,64 Mt (-200.000 t).

Los tras grandes productores de trigo de la zona del Mar Negro sumarían al final de campaña unas existencias de 20,85 Mt, cerca de 5 millones más, con Rusia (16,33 Mt y 5,5 millones más; Kazaquistán, con 3 Mt y 350.000 t menos, y Ucrania, con 1,51 Mt y 270.000 t menos.

Consumo récord

 Una campaña más, el consumo mundial de trigo, según el USDA, aumentará hasta 741,70 millones de toneladas, nuevo récord, de las que 143,32 millones serán para pienso, con un descenso del 2,57% sobre la campaña 2016/17, y 598,38 millones para otros usos, pero este aumento será inferior a la producción, circunstancia que eleva de nuevo las reservas.

El CIC, por su parte, estima un consumo mundial de trigo de 743,6 Mt, un 0,8% y 5,9 millones más que en 2016/17, marcando también un nuevo récord, aunque sigue por debajo también de la producción esperada.

Según el CIC, el consumo de este cereal se prevé en 744 Mt, lo que supone 6 millones (+0,81%) más que en la campaña anterior (738 millones).

El informe USDA ofreció también una estimación de siembras en Estados Unidos de trigo de invierno para la próxima temporada que, a pesar de ser las segunda más bajas de la historia de este país, con algo menos de 13,2 millones de hectáreas, casi un 1% menos que las de 2017 y un 10% menos que hace un par de años, son superiores a la cifra (12,6 Mha) que había calculado el propio sector, lo que supuso también meter presión en el mercado.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015