Negrini y Carrasco Guijuelo presentan la primera mortadela de Bolonia de cerdo ibérico

Negrini y Carrasco Guijuelo han presentado en Madrid Fusión un nuevo e innovador producto que une el savoir faire de la casa italiana y la mejor materia prima de la firma salmantina. Este embutido gourmet, inédito y de edición limitada, es resultado de una iniciativa pionera en I+D+i y del trabajo conjunto de dos empresas de tradición familiar.

La XIII Cumbre Internacional de Gastronomía, Madrid Fusión 2015, ha sido el escenario elegido para presentar en sociedad la primera mortadela de Bolonia elaborada con cerdo ibérico. Un producto gourmet que ha sido creado gracias al trabajo de investigación que han llevado a cabo la firma italiana Negrini, productora, importadora y distribuidora de productos enogastronómicos italianos de alta gama en España y Portugal, y la salmantina Carrasco Guijuelo, marca de ibéricos líder en ventas e innovación en Guijuelo. 

Nicoletta Negrini, directora y propietaria de Negrini, y los hermanos Atanasio y Francisco Carrasco, director general y director comercial de Carrasco Guijuelo, respectivamente, han presentado en la ponencia Mortadela & Co esta versión renovada del embutido estrella de la firma de Bolonia (Italia). Un nuevo producto ibérico, 100% natural, de producción limitada y numerada que surge de una iniciativa pionera en I+D+i y del trabajo conjunto de las dos empresas de tradición familiar.

La mortadela ibérica de Negrini y Carrasco Guijuelo se elabora en Italia respetando la manera tradicional de hacer la auténtica mortadela de Bolonia, pero ‘sustituyendo los cortes nobles -como la paleta y la carrillada- de cerdo blanco italiano por los de cerdo ibérico de Carrasco Guijuelo’, apunta Nicoletta Negrini. A esta carne se añaden especias naturales -como sal, ajo, pimienta negra, cilantro, cardamomo, nuez moscada y clavos- y después se cuece en estufas de ladrillo natural.

Así, la mortadela ibérica se erige como un producto gourmet apto para inspirar todo tipo de platos de alta cocina gracias a ‘los matices aromáticos más intensos y a la profundidad y persistencia del sabor que aporta la excelsa carne del cerdo ibérico’, explica Francisco Carrasco. Un animal criado en las fincas que la empresa salmantina posee en la dehesa extremeña, el lugar con mayor concentración de encinas de Europa. Este embutido innovador llega al mercado en una producción única de 100 unidades de 10 Kg. de venta en tiendas especializadas, tanto en España como en Italia, por un precio de 35 €/Kg. aproximadamente.

Por primera vez, dos empresas productoras de embutidos de alta gama se unen para crear este producto italo-español. Negrini y Carrasco tienen mucho en común: ambas de cuarta generación, la trayectoria de las dos marcas ha estado marcada por la tradición y la innovación, sus señas de identidad y por las que no han dejado de sorprender al mercado con el desarrollo de nuevos productos y formatos.

Negrini, creada en 1955 por el Cavalier Angelo Negrini en Renazzo di Cento (Italia), comenzó elaborando embutidos en Italia, utilizando y seleccionando siempre la mejor materia prima de calidad. Desde entonces, la labor de esta familia transalpina ha girado en torno al respeto de la mejor tradición gastronómica italiana, al desarrollo de nuevos productos y a la difusión de la verdadera experiencia gastronómica italiana. Negrini España nace en 1990 de la mano de Nicoletta Negrini con el objetivo de importar a la Península Ibérica, además de las más de 100 referencias de embutidos familiares -entre los que figuran la afamada Mortadela con Tartufo Negro de Savigno o la Mortadela Clásica Bonfati-, los mejores productos gourmet italianos que ellos mismos seleccionan.

Por su parte, Carrasco Guijuelo, con más de 120 años de tradición familiar, se ha ganado la confianza de los más prestigiosos chefs y restaurantes a nivel nacional y se ha convertido en la empresa líder en ventas e innovación de embutidos ibéricos en Guijuelo. Un éxito que reside en su producto, único en calidad y sabor gracias a que es una de las sólo cinco empresas productoras de ibéricos que cuenta con su propia piara de cerdos criados al aire libre en su finca de Jerez de los Caballeros (Badajoz).

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015