mercadona

Mercadona y sus interproveedores

Tomás García Azcárate
Mercadona ha difundido un muy interesante estudio realizado por el Institut Cerda titulado “el valor de la innovación conjunta[1]” sobre la innovación entre los interproveedores de Mercadona. No es propósito nuestro detallar el estudio que ha sido abundantemente recogido en la prensa generalista y especializada. Únicamente retendría una cifra, la de empleados vinculados a I+D, que es del 2,84% entre los interproveedores frente al 1,09% de la media del sector agroalimentario.

Me parece una buena ocasión para reflexionar sobre la figura del interproveedor. Como explica “El blog de Phoenix”[2], “ser interproveedor de Mercadona supone un acuerdo entre el fabricante y el grupo de distribución desde unos planteamientos de total cooperación. Mercadona pone sobre la mesa sus exigencias en materia de calidad, precio y sus posibilidades de ventas. Antes de suscribir un acuerdo con un fabricante como interproveedor, el grupo hace un estudio con detenimiento sobre sus estándares de calidad y de costes para ajustar los mismos hasta lograr los niveles de máxima competitividad con márgenes ajustados”.

Estamos ante una relación de colaboración cierto, pero también de dependencia aunque existan una cláusulas de descuelgue. El industrial se encuentra con un solo cliente o, en el mejor de los casos, con un cliente principal que absorbe una parte muy significativa de la producción. Es verdad que ha habido fracasos que han sido abundantemente publicitados pero el hecho es que la gran mayoría está encantada de poder disfrutar de este estatus. No hay mejor prueba de ello que el querer invertir en mejorar y profundizar la relación comercial.

Los hechos son que 90 de los 125 interproveedores actuales han participado en la encuesta que ha servido de base al estudio que comentamos. El estudio destaca que el porcentaje de nuevos productos lanzados que aún siguen vigentes es del 82%, un 58% sobre la media del sector, que se sitúa en el 24%. En esta misma línea, el análisis indica que el personal dedicado a I+D se ha incrementado un 80% del 2012 al 2015, hasta representar el 2,84% de la plantilla.

Asimismo, también se debe apuntar que durante el período analizado los interproveedores de Mercadona participantes en el estudio invirtieron 377,5 millones de euros en innovación. O lo que es lo mismo: la apuesta por la innovación por parte de estas empresas es 7 veces superior a la del sector (96% de participación por parte de estas empresas enfrente del 13% por parte de las compañías españolas en general). Todas estas cifras han culminado en el lanzamiento de 580 productos nuevos, el 42% de los cuales no existía previamente en el mercado.

Por lo tanto, los interproveedores han sido más activos que la media del sector en innovación, tanto en producto como en proceso, en organización y en comercialización y mercadotecnia. Los hechos son también que Mercadona se ha consolidado, con diferencia, como el primer distribuidor español y que, en cifras redondas, 1 consumidor (un “jefe” por utilizar la terminología de la casa) de cada 4 hace sus compras en estas tiendas.

La competencia entre distribuidores es feroz. Puedes ser el leader en eficiencia (que es como decir ser leader en innovación) a lo largo de toda la cadena alimentaria o, si quieres competir, tendrás que transferir el coste de tus ineficiencias a tus compradores (cosa harto difícil) o a tus suministradores. También cabe una mezcla de los dos, evidentemente.

Para todos aquellos que soñamos que (en la medida de nuestras escasas fuerzas) trabajamos por una cadena alimentaria más equilibrada, las opciones del trabajo coordinado, de las “innovaciones conjuntas” (por recoger el título del estudio que comentamos), de los contratos plurianuales, de las relaciones comerciales estables nos parecen ir en el buen sentido.

Esto no es nunca un camino de rosas. Las tensiones son inevitables y me atrevería a decir también positivas y necesarias para sacar a cada uno de su zona de confort. El camino está lleno de ocasiones de fracasos y caída. Pero esto no quiere decir que no valga la pena recorrerlo.

[1] http://www.icerda.org/es/estudio-sobre-la-innovacion-de-los-interproveedore/n/113

[2] http://elblogdephoenix.blogspot.com.es/2008/11/interproveedor-de-mercadona-un-sueo-o.html

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015