Más de 200 M€ de indemnización del seguro agrario por los daños en cereales de invierno y leguminosas

La entidad que agrupa a las compañías privadas que trabajan con el seguro agrario, Agroseguro, estima que las indemnizaciones por los siniestros en cereales de invierno y leguminosas en la superficie asegurada superarán en la presente campaña los 201,5 M€, de los que 190 millones corresponden a los riesgos de sequía y helada y 11,5 millones al riesgo de pedrisco.

Castilla y León es la Comunidad Autónoma que mayores indemnizaciones recibirá (más del 70% del total, unos 147 millones de euros), seguida de Castilla-La Mancha (un 15%, cerca de 30 millones de euros) y Aragón (algo más de un 6%, unos 12 millones de euros).

Hasta la fecha, los partes declarados de la superficie siniestrada total para estos cultivos sumás más de 1.190.000 hectáreas, de las que 1.057.000 ha corresponden a los siniestros de sequía y helada.

De nuevo, Castilla y León es la Comunidad más afectada, con cerca del 55% de la superficie siniestrada (casi 650.000 ha, hasta la fecha), con provincias como Ávila, Valladolid y Palencia, en las que se ha reclamado con partes de siniestralidad más del 80% de la superficie contratada. La superficie afectada en Castilla-La Mancha es de 280.000 ha (especialmente en Cuenca), seguida de Aragón con 116.000 ha siniestradas y Andalucía, con más de 55.500 hectáreas.

Agroseguro espera recibir aún siniestros de un 15% más de superficie afectada, sin contar con la afectada por los pedriscos ocurridos esta misma semana.

A nivel nacional, las indemnizaciones previstas por estos cultivos son 4 veces mayores que las primas pagadas por el agricultor, según Agroseguro. En Castilla y León, casi 8 veces.

El total de primas de estos cultivos es de 81 M€ a nivel nacional, de los cuales el agricultor abona 48 millones y el resto, un 40%, se cubre con subvenciones, fundamentalmente aportadas por la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA) del Mapama. En el caso de Castilla y León, el volumen de primas es de 31 M€, abonando el agricultor 18 millones.

Por otra parte, la implantación media nacional de los seguros que cubren la sequía en cereal es del 32%, mientras que en Castilla y León se supera el 43%, según Agroseguro.

La tasación por parte de los técnicos de Agroseguro se realiza de manera fluida e intensa por 330 peritos en la actualidad, principalmente en las zonas más afectadas: 156 en Castilla y León, 102 en Castilla-La Mancha y 29 en Aragón.

Por último, Agroseguro recalca su intención agilizar los pagos. La tasación se acompasa con la recolección y los pagos se producirán en un plazo de entre 30 y 45 días, iniciándose a mediados de julio en las zonas de recolección más temprana y finalizando durante el mes de agosto, conforme vayan concluyendo las tasaciones.

Canon por no cosecha

Por otra parte, la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) anunció que está analizando con su equipo jurídico la opción de recurrir judicialmente la cláusula de Agroseguro por la cual a los agricultores que han asegurado sus parcelas y que tienen `siniestro total´ se les cobra un canon por las siegas que no se podrán cosechar.

Esta organización denuncia la injusticia que supone que los agricultores cerealistas, que han asumido un coste elevado por asegurar sus parcelas frente a la sequía se encuentren `penalizados´ en la indemnización que les corresponde por un canon que supone 0,16 euros/kilo en los primeros 250 kilos/hectárea.

UPA considera que esta condición impuesta al que suscribe el seguro en muchos casos la desconoce el propio afectado, puesto que no tiene acceso a ella excepto si acude a la página web de Agroseguro para informarse. En este caso, en muchas zonas de Castilla y León a día de hoy no existe una conexión segura y suficiente para acceder a Internet, por lo que a todos los efectos la mencionada cláusula resulta oculta en el momento en que es imposible conocer su existencia.

UPA exige a Agroseguro que recapacite y no aplique esta cláusula de deducción por no segar, puesto que resulta tremendamente dañina para sus clientes asegurados en un año dramático como éste por los efectos de la sequía.

El seguro agrario resulta imprescindible y básico para las explotaciones agrarias de Castilla y León y del resto de España, puesto que estamos sujetos habitualmente a unas condiciones climatológicas muy caprichosas, pero no es menos cierto que pierde toda su esencia y finalidad cuando no cubre ni un 30 % de los daños ocasionados por un siniestro, o se aplican condiciones tan lesivas como la denunciada.

UPA señala que saldrá siempre en defensa de los agricultores  cuando consideremos que se cometen injusticias contra ellos, y actuaremos de igual forma sean uno o miles las personas que se vean afectadas por una actuación que resulta insólita e injusta en la forma y el fondo.

Con estos antecedentes, nuestra organización agraria no consentirá que las Administraciones sigan utilizando el parapeto de los seguros agrarios para no poner en marcha ayudas directas ante un desastre de cosecha como la actual. Además reclamamos tanto a la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), dependiente del Ministerio de Agricultura, como a la Junta de Castilla y León, que actúen de inmediato tomando cartas en el asunto, y bien asuman directamente el coste de esa cláusula de deducción, o bien, no permitan a Agroseguro que ejecute este trato abusivo e improcedente contra los cerealistas castellanoleoneses.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015