Luz verde al decreto que establece un nuevo marco de apoyo a la creación de regadíos en Aragón

La aplicación del decreto de apoyo público a la creación de regadíos permitirá destinar subvenciones de hasta casi 100 millones de euros

El modelo actual para el apoyo público a la creación de regadíos en Aragón, basado en la Ley de Reforma y Desarrollo Agrario del año 1973 así como en los marcos reguladores de Regadíos Sociales y del Plan Estratégico del Bajo Ebro Aragonés (PEBEA), han dado muestras de agotamiento en los dos últimos lustros.

Dicho modelo suponía que las obras las ejecutaba la Administración y, posteriormente, las entregaba a los regantes. Y en cuanto a la financiación, ésta corría también con cargo a la Administración en unos porcentajes que superan el 75 % e, incluso en el caso de las Zonas de Interés Nacional, se financiaban inicialmente al 100 % por la Administración siendo que los regantes deben aportar su parte una vez finalizadas las obras y ya en funcionamiento los nuevos cultivos de regadío instaurados.

Esta situación ha conducido a dos situaciones: por una parte la no ejecución de proyectos de elevado interés territorial en el caso de regadíos sociales o PEBEA y, por otra, que determinadas obras en zonas de interés nacional con inversiones significativas ya ejecutadas, hayan quedado inconclusas y, por tanto, sin que puedan revertir a la sociedad los bienes públicos para los que fueron aprobadas.

Ante dicho escenario, el Departamento está trabajando en la apertura de otras vías de financiación y ejecución de estas obras que en ningún caso suponen la derogación de los mecanismos ya existentes. Estas nuevas vías de financiación y ejecución, que son voluntarias para los regantes expectantes que así lo decidan, pasan por que sean los propios regantes, a través de las Comunidades de Regantes, se responsabilicen de sus proyectos, tanto en la ejecución como en la financiación.

Y la Administración, pueda efectuar su apoyo a través de un procedimiento de otorgamiento de subvenciones a dichas comunidades de regantes en función de los proyectos por ellas ejecutados, tal y como sucede de forma general en todos los ámbitos de apoyo público a inversiones del sector agrario.

Para conseguir dicho objetivo, el Departamento ha trabajado desde el inicio de la legislatura en los siguientes ámbitos:

  • a) Incorporación de una modificación legal como disposición adicional en la Ley 2/2016, de 28 de enero, de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad Autónoma de Aragón que posibilita la participación desde el momento inicial de las comunidades de regantes en la financiación y ejecución de obras de regadío en el marco de las zonas de interés nacional;
  • b) Fomentar la constitución de comunidades de regantes, en el caso de sectores de zonas de interés nacional con obras ya iniciadas pero inconclusas, con el fin que puedan asumir el protagonismo y acogerse a los nuevos mecanismos de financiación y ejecución que se plantean; y
  • c) Establecer un nuevo marco de apoyo público a este tipo de proyectos a través del Decreto que hoy se aprueba.

El decreto, previamente ha requerido la autorización como ayuda de Estado por parte de la Comisión Europea. Autorización que se obtuvo a través de Decisión de la Comisión Europea de noviembre de 2016. En este marco, la Comisión Europea autorizó a Aragón a poder destinar subvenciones a esta materia por un montante de 80 M€, incrementable un 20 % adicional caso de ser necesario sin requerir una nueva autorización comunitaria.

La financiación es con fondos exclusivamente de la Comunidad Autónoma, siendo que aun así se requiere autorización de la Comisión Europea para verificar que no se crean condiciones de distorsión de la competencia a nivel Comunitario, y asegurar el cumplimiento de los exigentes requisitos ambientales Europeos en esta materia.

En este nuevo marco de apoyo a la creación de regadíos en Aragón, con la aplicación del decreto podrán destinarse subvenciones de hasta casi 100 millones de euros.

Una vez sea publicado el Decreto, que actúa como bases reguladoras de la subvención, será necesario publicar las correspondientes Ordenes de convocatoria de las subvenciones. Convocatorias a las que se podrán presentar las Comunidades de Regantes interesadas sometiéndose a un proceso de concurrencia competitiva. La previsión es que a finales de este año 2017 o inicios de 2018 pudiera publicarse la primera convocatoria.

El mecanismo de subvención previsto y autorizado también por la Comisión Europea, presenta un elemento peculiar ya que permite que aprobando las subvenciones a más tardar a final de 2020, éstas puedan pagarse a los beneficiarios hasta en 25 años, conforme éstos vayan amortizando los préstamos que contraigan para la ejecución de este tipo de obras de inversión muy elevada. De este modo, los montantes a pagar por el Departamento de forma anual son reducidos y asumibles.

El porcentaje de subvención previsto es hasta el 50 % del coste total de la inversión, con un techo máximo de unos 7.500 €/ha de subvención (15.000 €/ha de inversión total).

El objetivo es el de ejecutar antes de final de 2020, las inversiones pendientes en esta materia, que tengan un mayor interés por parte de los regantes y que supongan un mayor impacto económico en el territorio.

El modelo tiene interés para el Gobierno de Aragón dado que se opta por un modelo netamente subvencional, con protagonismo de las comunidades de regantes, como alternativa a un modelo de tipo concesional.

El interés del regadío radica en la creación de empleo y economía en el medio rural que asegure la vertebración de un territorio de elevada aridez en Aragón. La creación de manchas de regadío en áreas áridas del valle medio del Ebro, es la única forma de asegurar una estabilidad de producciones que permita el desarrollo posterior de agroindustria y el avance en la implantación de un sector terciario que preste servicios al complejo agroalimentario resultante.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015