Los nutricionistas aseguran que dietas con mayor
contenido de hidratos de carbono complejos se asocian
con Índices de Masa Corporal más bajos

A pesar de haber sido cuestionados en los últimos tiempos, los hidratos de carbono deben ser la base energética de la dieta, según los expertos. La patata ha sido erróneamente vinculada con la obesidad, pero aporta muy pocas calorías, menos incluso que el arroz y la pasta. Para corregir los excesos navideños, hay que planificar una dieta adecuada en la que no falten los hidratos de carbono. 

Los hidratos de carbono han sido a menudo atacados por desconocimiento, pero son esenciales como base energética de la dieta. Así lo aseguran expertos nutricionistas y dietistas y lo demuestran también sucesivos estudios y recomendaciones de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

‘Los hidratos han sido demonizados asegura la nutricionista María Teresa Hernández, de Hernández Nutrición y experta en nutriigenómica-, pero una cosa son los alimentos procesados, cuyo consumo se recomienda reducir, y otra la materia prima de la que están hechos’. De hecho, si nos remitimos a la pirámide alimentaria de la SENC 2004, encontramos a la patata dentro del primer escalón, es decir, pertenece al grupo de alimentos de consumo diario, por lo que se recomienda tomar de 4 a 6 raciones al día.

‘Excluir de la dieta los hidratos de carbono complejos hace que no aportemos todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita’, confirma la nutricionista Lilian Hofmann. 

En el caso de la patata, ha sido a menudo asociada con la obesidad, pero esta relación no es directa, según los expertos, sino que se produce por todo lo que acompaña a este producto, como salsas o grasas, así como la forma en que es cocinada, lo que aumenta su valor energético.

‘La patata tiene un índice de grasa del 0,1% de su peso, y solo un tercio de esta grasa son Ácidos Grasos Saturados (AGS). De hecho, el contenido de grasa de la patata es incluso menor que el del arroz y la pasta’ explica María Teresa Hernández.

Al mismo tiempo, la patata aporta fibra dietética y almidón resistente, potasio, magnesio, vitamina C y vitamina B6, además de ser fuente de fitoquímicos. Por todo ello, proporciona energía, tiene capacidad antioxidante y, por su contenido en fibra y micronutrientes, contribuye a la protección del cáncer de colon y de algunas enfermedades cardiovasculares, entre otros beneficios.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015