Los noventa días vitales en la producción de leche

Entrevista a Cristina Andreu, Ruminants Technical Consultant de Elanco: ‘The Vital 90TM Days es el periodo clave en la vida productiva de la vaca y donde debemos centrar nuestros esfuerzos’.

 

Últimamente se está hablando mucho de los noventa días vitales en la producción de leche ¿En qué consiste exactamente este concepto?

 

En realidad, lo que estamos tratando de hacer desde Elanco es poner el foco en los 90 días en torno al parto, desde el secado hasta el mes de lactación. En primer lugar porque se trata de un periodo en el que la vaca experimenta mayor cantidad de cambios, no solo en su alimentación, rutinas diarias o el patio y grupo de vacas con las que están, sino también cambios a nivel metabólico, endocrino e inmunitario. De cómo se adapte cada vaca a estos cambios, y cómo transicione
en esos 90 días, dependerá en gran medida su permanencia en la granja y su futura producción y reproducción.

 

Es un periodo crítico, pero crítico no tiene por qué tener una connotación negativa; crítico también quiere decir que las acciones y estrategias puestas en marcha en este periodo pueden tener resultados muy positivos.

 

¿Podría poner un ejemplo de la importancia de este periodo?

 

Hace unos días escuché una reflexión que me parece interesante compartir: estamos acostumbrados (y así nos han enseñado) a representar el ciclo productivo de la vaca a partir del parto, con la curva de lactación seguida de la fase de secado. ¿Y si la dibujáramos al revés? ¿No sería más lógico representar antes el secado y a continuación el parto y la curva de producción?

 

Puede parecer un detalle sin importancia pero, en mi opinión, este concepto puede ayudarnos a interiorizar el papel de preparación que juega el periodo de secado y preparto en la siguiente lactación. Y es que todavía en muchas granjas las vacas secas son las ‘olvidadas’, por ‘improductivas’: destinamos para ellas los peores parques, en ocasiones no disponen de una sombra, ni unos bebederos en condiciones, y las densidades en estos patios a menudo superan por mucho la capacidad de las instalaciones.

 

Estamos ‘penalizando’ a los animales justo en su momento más delicado. Gran parte de nuestro trabajo en las granjas, como veterinarios, no puede dejar de ser ese constante refuerzo a los ganaderos para mejorar las condiciones de las vacas secas y en preparto. Soy consciente que en ocasiones puede resultar frustrante, pero el impacto que pueden tener las mejoras -en patología posparto, en el retorno a la ciclicidad y la fertilidad posterior, en el arranque de la lactación, etc.- bien merece el esfuerzo.

 

¿Cuáles son, en su opinión, los principales factores a tener en cuenta?

 

Tal y como pudimos ver en el Symposium que organizamos recientemente, con ocasión del Congreso de Anembe que se celebró en Burgos el pasado mes de mayo, hay dos elementos determinantes en este periodo: la inmunosupresión en torno al parto y el balance de energía negativo que conlleva el inicio de la lactación.

 

Una de las cosas que aprendimos de los ponentes ese día es precisamente que sería más correcto hablar de sesgo inmunitario en lugar de inmunosupresión, porque lo que sucede es que la vaca posparto ‘hereda’ el sistema inmune de la vaca gestante, en la que la inmunidad tiene prioridades y mecanismos distintos para permitir que se mantenga la gestación y no se produzca el rechazo del feto.

 

Una vez nace el ternero, sobre todo las células de la serie blanca se centran en la curación de ‘la gran herida’ que supone el propio parto y son menos efectivas a la hora de ‘mantener a raya’ los patógenos presentes en el ambiente. Cualquier fallo en los mecanismos de defensa inespecíficos y de barrera puede por tanto conducir a la presentación de cuadros infecciosos que en otras circunstancias no se producirían. Si además del estrés que conlleva el parto y del balance energético negativo de este periodo, las condiciones de manejo y las instalaciones de la granja no son los adecuados, el resultado es una vaca mucho más susceptible a cualquier infección.

 

Por otro lado, el brusco paso del anabolismo de los últimos meses de gestación
al catabolismo de la lactación está en la base de otros muchos problemas. Por esta misma razón insistimos en la preparación y prevención de desórdenes metabólicos que a su vez tienen influencia en la aparición de patologías en posparto y la futura eficiencia reproductiva.

 

¿Cómo podemos mitigar estos dos obstáculos?

 

Hay cinco áreas de trabajo que son especialmente importantes en este periodo: la prevención de las mastitis y los programas de calidad de leche, las prácticas de manejo, la nutrición, la monitorización y la toma de datos, y los protocolos de vacu- nación y demás estrategias para un correcto nivel de inmunidad.

 

Para subrayar la importancia de cada uno de estos cinco campos y profundizar en su conocimiento, hemos organizado un ciclo de Masterclasses abierto a todos los compañeros interesados. Todas las Masterclasses tienen una estructura común que consiste, por un lado, en la participación de dos reconocidos expertos en cada ma- teria en concreto, y , dado que se pretende que sea un formato muy participativo, una sesión de tarde en los que los asistentes trabajan en grupos para, por ejemplo, resolver casos clínicos o evaluar una estrategia.

 

Con esto queremos que todos podamos aprender no solo de la experiencia de los ponentes sino también del resto de compañeros. De esta manera, las Masterclasses resultan muy provechosas.

 

Ya se ha celebrado la primera Masterclass dedicada a Mastitis y Calidad de Leche ¿Qué valoración hace de la Jornada?

 

Así es. El pasado 10 de junio unos 120 veterinarios tuvimos la oportunidad de debatir junto con Xabier Bermúdez y Oriol Franquesa sobre la prevención y el control de la mamitis en Vilalba (Lugo). Se trata de dos extraordinarios profesionales en esta materia. Además son unas excelentes personas y conectaron muy rápido con su audiencia.

 

Se repasaron los principales puntos clave y se presentaron nuevos abordajes para una cuestión de la que nadie duda ya de su importancia. Fue un día muy enriquecedor, incluso para quienes nunca hemos trabajado directamente en el
área de la salud de la ubre.

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015