El sector porcino europeo pierde posiciones en China, según Rabobank

Según el equipo de investigación de la institución financiera Rabobank, la industria porcina europea debería de invertir para poder mantenerse como exportador clave del mercado porcino más lucrativo de China.

 Los procesadores europeos de carne de porcino fueron el año pasado los que resaltaron como predominantes en el mercado de importaciones chino, con unos 1,8 millones de toneladas. Esta cifra se consiguió por la fuerte demanda y los precios elevados. No obstante, Rabobank prevé que en 2017 y en los próximos años, la situación para los comerciantes europeos empeore debido a una bajada de precios en la carne de China y por el incremento de las exportaciones de otros países productores de porcino al país más poblado del mundo.

El banco predice que Europa perderá parte de la cuota de mercado de las importaciones de China en 2017. Se prevé una caída en las exportaciones de 1,8 Mt (60% de cuota de mercado) en 2016 a cerca de 1,6 Mt este año (53% de cuota de mercado).

Según el banco, los procesadores de porcino deben tomar medidas en caso de que quieran mantener su posición en el mercado. Podrían invertir en relaciones de mercado y distribución y futuros procesadores de porcino en China para construir una cadena de distribución eficaz.

Justin Sherrard, responsable de la estrategia global de proteína animal en Rabobank, apunta que “los procesadores de porcino europeos que venden a China disfrutaron de un año 2016 abundante pero la previsión para este año y futuros parece no ser tan de color de rosa debido a una mejora en la producción interna y en la competencia de otros países en el mundo”.

La pregunta ahora es ¿Qué harán los procesadores para poder mantener la buena marcha del negocio? A pesar de ser un entorno cada vez más competitivo, no significa que la industria europea se haya quedado sin poder actuar.

Según indica Rabobank la industria de la carne porcina liderada por Alemania, España y Dinamarca podría invertir de dos formas: en primer lugar, podría formar alianzas comerciales a largo plazo con procesadores de porcino chinos y así compartir inversiones en productos innovadores y marketing cuando fuese necesario. Una segunda opción sería invertir directamente en los procesadores del país y por lo tanto conservar la propiedad del producto, identidad y visibilidad.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015