Las explotaciones lácteas de Toledo, preocupadas por el fin de la recogida por parte de la industria

Un veintena de explotaciones lácteas de la provincia de Toledo de Almorox, Nombela, Castillo de Bayuela, Cervera, Alcañizo, Torralba de Oropesa y Los Yébenes están amenazadas de no poder seguir haciendo entregas de leche, debido a que las industrias que compraban la producción han abandonado las rutas de recogidas  o han anunciado su inminente cierre, con lo que ahora cerca de 15.000 litros de leche diarios no tendrán salida comercial y se corre el riesgo de tener que tirarlos.

Este colectivo de ganaderos, lleva ya algunas semanas buscando soluciones al problema que viven y que ellos no han generado,  negociando con la industria para que amplíe el plazo de retirada fijado para el 29 de febrero; hablando con otras industrias para que se hagan cargo de la producción; con la Administración para que medie en el problema y se pueda llegar a un acuerdo, etc., pero todos los intentos hasta el momento han sido vanos, la fecha fatídica se acerca y nadie aporta solución.

Los ganaderos afectados denuncian además que las industrias que operan en la zona centro de la Península, algunas con instalaciones radicadas en Castilla-La Mancha, y con necesidades de materia prima tres veces superiores a la producción de Castilla-La Mancha, están trayendo materia prima de otras regiones para cubrir sus necesidades de fabricación de leche líquida o derivados lácteos, con el consiguiente incremento en coste por transporte.

Ante esta situación, Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha expone que la industria transformadora debería explicar las razones por las que se abandona la producción de aquí, de igual o mejor calidad.
El sector ganadero afectado, y de momento principalmente, el de la provincia de Toledo, quiere denunciar públicamente que tras el comportamiento de la industria se esconde la decisión de acabar con un tipo de explotaciones que por razones de tamaño, ubicación geográfica, accesibilidad, rutas de recogida, etc. no son de la conveniencia de los transformadores y, por lo tanto, en su estrategia de abastecimiento, deben desaparecer.

Se da la paradoja de que las primeras explotaciones en sufrir esta amenaza son aquellas que no pertenecen a ninguna estructura asociativa o grupo cooperativo, aunque también estos, en algunas zonas, están sufriendo el caos que se está empezando a producir como consecuencia de la retirada de la industria, por lo que una vez más, desde Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha se quiere poner en valor ante el sector productor en general la necesidad, dada las estructuras comerciales cada vez de mayor escala e internacionalización, la necesidad de unión, especialmente comercial, a través de cualquier fórmula empresarial.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015