Las bajas pensiones agrarias frenan el rejuvenecimiento efectivo del campo

Las bajas pensiones agrarias vienen frenando el rejuvenecimiento del campo y el relevo generacional. Muchos agricultores de edad avanzada se ven obligados a seguir trabajando para mantener un nivel de renta mínimo que les permita seguir viviendo en el medio rural. Eso contribuye también a la falta de modernizacion de las explotaciones y de su redimensionamiento, a una menor formación y profesionalización del campo y al incremento de los accidentes laborales con máquinas, sobre todo vuelco de tractores.

ASAJA de Castilla-La Mancha solicita a las Administraciones que se comprometan con el sector agrario asegurando el relevo generacional, puesto que los agricultores menores de 35 años representan tan sólo el 4,5% del censo total en España, y el 36,5% son mayores de 65 años.

La tendencia de la Política Agraria Comunitaria (PAC) establece primas para los jóvenes, ayudas adicionales del Primer Pilar, así como subvenciones para la instalación, derechos automáticos de la reserva nacional y otros beneficios.

Sin embargo, para la organización agraria estas medidas no alcanzarán el objetivo de rejuvenecer el campo si no se fomenta la jubilación digna de los más mayores, pues uno de cada tres beneficiarios de la PAC están jubilados o en edad de jubilación, pero sólo cobra una media de 600 euros al mes, lo que les impide en muchos casos poder retirarse de su actividad agraria y ceder así las explotaciones o superficies cultivables.

Además, para que las políticas comunitarias tengan correlación, las Administraciones autonómicas y nacional también deben priorizar a los jóvenes y plantear soluciones específicas para favorecer el relevo generacional.

En este sentido, ASAJA CLM demanda a la Consejería de Agricultura que publique una nueva convocatoria de ayudas a los jóvenes, dado que ya hace dos años desde que se pusiera en marcha la última, aunque la gestión de la medida sufrió retrasos y las resoluciones de los expedientes no se efectuaron hasta mediados de 2015.

Según los últimos datos de la Consejería de Agricultura se ha realizado el pago de cerca de 38 millones de euros para esta medida y se han incorporado cerca de 860 jóvenes a la agricultura en la región.

ASAJA CLM recuerda por tanto que para rejuvenecer el campo se necesita un equilibrio entre fomentar la incorporación y facilitar la retirada y la jubilación. Por este motivo, el Comité Técnico de la organización está inmerso en el estudio y análisis de propuestas concretas para que, a través del nuevo Plan de Desarrollo Rural de la región, se consiga un sector más joven y dinámico con explotaciones modernas, competitivas y rentables.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015