La Unión de Uniones advierte de los graves peligros para la agricultura y la ganadería del TTIP

La Unión de Uniones ha dado a conocer  públicamente su posición sobre el Acuerdo Trasatlántico de Comercio e Inversión (TTIP), que están negociando en la actualidad Estados Unidos y la Unión Europea, y que puede tener graves repercusiones sobre el sector agrario. La Unión ha aprovechado esta convocatoria para anunciar también su adhesión a la campaña No al TTIP.

 

Carles Seijo, miembro de la campaña, ha dado la bienvenida a la misma a la organización y ha agradecido también el apoyo de la Unión a todas las plataformas del Estado Anti-Fracking.

 

Juan Manuel Palomares, miembro de la Ejecutiva Estatal de la Unión de Uniones y Josep María Coll, Responsable de Área de la Unió de Pagesos, han explicado los motivos por los que la organización está en contra de este tratado, queriendo dejar claro, que en ningún caso, se oponen a que se llegue a este tipo de acuerdos comerciales, pero sí a que se hagan a costa de un detrimento de los derechos fundamentales de los ciudadanos.

 

La organización no entiende el oscurantismo con el que se están llevando a cabo las negociaciones, lo que según han comentado, es indicativo de que las consecuencias derivadas de su aplicación no serán buenas ni para el sector agrario, ni para la sociedad en general.

 

Los responsables de Unión de Uniones y Unió de Pagesos han alertado sobre el socavamiento a la soberanía nacional de los Estados que supondría la aplicación del TTIP, además de la puesta en peligro de modelo agrícola europeo frente al estadounidense, mucho menos restrictivo en materia de protección medioambiental, seguridad alimentaria, bienestar animal, etc.

 

El riesgo de desmantelamiento del medio rural y de la PAC y el aumento del dominio de los diferentes sectores por grandes operadores, con el único objetivo de buscar sólo más beneficio económico, perjudicando a productores y consumidores, son otros de los problemas que han explicado puede traer como consecuencia la aprobación de este tratado.

 

Palomares y Coll han recordado que la competitividad en materia agraria ya está en límites insostenibles y que el productor no tiene ninguna posibilidad de influir en los precios de los productos, lo que se puede ver agravado con la entrada del TTIP.

 

La oposición a este acuerdo es uno de los motivos que ha llevado a la Unión de Uniones a convocar la manifestación que tendrá lugar el 26 de marzo en Madrid bajo el lema, ‘Por unos precios justos para el campo, por la rentabilidad de los sectores agrarios y ganaderos’.

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015