La UNIÓ valora las pérdidas directas en el campo por el pedrisco del fin de semana en unos 6 millones de euros

La UNIÓ de Llauradors estima en una valoración inicial las pérdidas directas en el campo valenciano de las últimas tormentas acompañadas de pedrisco, lluvia y viento en más de seis millones de euros, de los que buena parte se circunscriben a la comarca del Alto Vinalopó en Alicante y sobre todo tres localidades (Beneixama, la Cañada y Camp de Mirra).

Los daños al final son mínimos pese al gran tamaño del pedrisco caído aunque habrá que esperar a la evolución de los cultivos para ver si son superiores. Precisamente esa ha sido la clave para no lamentar más pérdidas. Al ser de elevado volumen el granizo ha caído de forma más limpia y han minimizado la afección.

A las pérdidas directas en el campo no obstante habrá que añadir las ocasionadas en las infraestructuras agrarias (caminos, márgenes, instalaciones de riego por goteo, etc.,) que deberán de ir valorándose en los próximos días por parte de los municipios afectados.

La zona más dañada por los efectos de las tormentas y el pedrisco se sitúa en las comarcas del Alto Vinalopó, l’Alcoià y el Comtat, sobre todo con epicentro en la localidad de Beneixama y los municipios limítrofes de la Canyada, Camp de Mirra, Biar, Banyeres, Villena o Muro d’Alcoi. Allí se han visto afectados fundamentalmente los cultivos de olivar, almendra, vid y hortalizas.

El Ayuntamiento de Beneixama estudia la posibilidad de declarar zona catastrófica su término municipal. Sólo en tres municipios del Alto Vinalopó (Beneixama, Camp de Mirra y la Canyada) las pérdidas directas en el campo son superiores a los 3 millones de euros. Ha quedado afectada el 60% de la cosecha de aceitunas en unas 3.400 hectáreas, el 80% de la cosecha de almendra en unas 200 hectáreas, el 100% de la de uva de vino con un millón de kilos afectados y unas 40 hectáreas de hortalizas. Los daños en infraestructuras son incalculables.

Por lo que se refiere a la provincia de Castellón los daños en el campo se centran en las comarcas de la Plana Alta y l’Alcalatén y en menor medida en la Plana Baixa o el Maestrat. Hay sobre todo una franja dañada de uva de vinificación entre Vall d’Alba y les Useres y otra en las localidades de Alcossebre, Torreblanca y Cabanes con cítricos y hortalizas. En este último cultivo la afección va del 20 al 50%, según localidades.

El pedrisco era gran tamaño aunque mezclado con abundante agua. Las pérdidas directas en el campo en esa provincia serán superiores al millón euros aunque los principales daños se sitúan en las infraestructuras agrarias, aún por evaluar, debido a la intensidad de la lluvia en poco espacio de tiempo y a la fuerza del viento.

En la provincia de Valencia las comarcas más afectadas por el pedrisco son la Ribera Alta y Ribera Baixa, la Safor, la Vall d’Albaida, la Costera, Utiel-Requena y los Serranos con unas pérdidas directas en las explotaciones agrarias de unos dos millones de euros. En la Ribera Alta prácticamente afectó a una gran extensión de toda la comarca aunque los daños son muy variables e inferiores a lo que se podía prever tras el tamaño del pedrisco caído.

En la comarca de la Costera la zona más afectada es la comprendida en las localidades de Lloc Nou de Fenollet, Xàtiva, Barxeta y Llosa de Ranes. Las pérdidas en algunas parcelas van del 50 al 70% en cítricos, hortalizas y caqui. En la Vall d’Albaida los daños se centran en Bocairent. En los Serranos la localidad más afectada es Losa del Obispo y en Utiel-Requena, sobre todo en los términos municipales de Venta del Moro y Caudete de las Fuentes.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015