La UNIÓ calcula las pérdidas actuales de la campaña citrícola en más de 125 millones de euros

Un estudio elaborado por la organización agraria La UNIÓ de Llauradors estima que las pérdidas directas para los productores de cítricos en algunas comarcas de la Comunitat Valenciana son superiores durante lo que se lleva de campaña a los 125 millones de euros.

Si bien la campaña citrícola no es buena en otras zonas de la Comunitat Valenciana, las mayores pérdidas se centran en las comarcas de la provincia de Valencia del Camp de Túria, la Ribera Alta y la Baixa y el Camp de Morvedre, donde se habla ya como una de las peores desde hace mucho tiempo con precios similares a los de hace cincuenta años.

El estudio está basado en datos oficiales, tanto en superficie cultivada como en producciones y precios. Para hacerse una idea de la magnitud de las cifras cabe indicar que solo lo citricultores de las comarcas de las Riberas de Valencia, y Camp de Turia y Morvedre perderán, al no ingresar, por ejemplo el equivalente al 25% de los beneficios de Mercadona durante todo el año 2013.

Se centra de momento el estudio en las comarcas más perjudicadas como son la Ribera Alta y la Ribera Baixa; el Camp de Túria y el Camp de Morvedre, y hay que tener en cuenta que aún falta campaña tanto en esas como en otras zonas. La comarca donde se dan mayores pérdidas es la Ribera Alta con más de 61 millones de euros, seguida del Camp de Turia con 34 millones y la Ribera Baixa y el Camp de Morvedre con 16,5 y 13 millones, respectivamente.

Por especies varietales destacan con 87,5 millones de euros las naranjas, cuya variedad más afectada con creces resulta la Navelina y en mandarinas con 37,5 millones de euros las pérdidas se centran fundamentalmente en la variedad Clemenules.

Los citricultores afectados han visto como los precios que reciben por su fruta, en el mejor de los casos, oscilan entre los 5 y los 12 céntimos de euro por kg en naranjas y clementinas, lo que a más de uno le ha recordado los precios que percibían sus abuelos hace muchísimos años.

La UNIÓ considera urgente que tanto la Conselleria como el Ministerio de Agricultura, principales culpables por acción u omisión de esta situación catastrófica ‘se pongan a trabajar en serio y haga políticas adecuadas de una puñetera vez que favorezcan a los agricultores y no a unos pocos lobbies que solo representan a cuatro y que arruinan al campo valenciano’.

En lugar de actuar según La UNIÓ ‘hay una pasividad total de los poderes públicos que miran hacia todos los lados menos para donde deberían de mirar, que es evitar la muerte de la agricultura en general y en concreto de la citricultura valenciana. No ha habido en los últimos años ni una sola reunión entre el sector y la Conselleria de Agricultura para analizar la situación de las diversas campañas citrícolas’. Por otra parte, La UNIÓ demanda así mismo la unidad de todos los citricultores para exigir soluciones porque ‘en el bar no se resuelven los problemas’.

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015