La FAO afirma que los precios mundiales de los cereales siguen subiendo, pese al aumento de la oferta

El índice de precios de los alimentos básicos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) subió de forma considerable en enero, liderado por el azúcar y los cereales, a pesar de que los mercados siguen contando con abundantes suministros a nivel mundial.

Este índice alcanzó un promedio de 173.8 puntos en enero, su valor más alto en cerca de dos años, con un aumento del 2,1% respecto a su valor revisado de diciembre y un 16,4% por encima de su nivel de enero de 2016.

El índice de precios del azúcar de la FAO subió un 9,9% en ese mes, impulsado por las expectativas de que se prolongue la escasez de suministros en Brasil, India y Tailandia.

El índice de precios de cereales de la FAO se incrementó a su vez un 3,4% respecto a diciembre para alcanzar su nivel máximo en seis meses, con subidas de los precios del trigo, maíz y arroz.

Los mercados de trigo dejaron sentir las condiciones meteorológicas desfavorables que mermaron las cosechas de esta temporada, así como la reducción de las plantaciones en los Estados Unidos de América, mientras que el alza de precios del maíz reflejó principalmente una fuerte demanda y perspectivas inciertas de cosechas en América del Sur.

También subieron los precios internacionales del arroz, debido en parte al actual programa de compras estatales de la India, que redujo el volumen disponible para la exportación.

El índice de precios de los alimentos de la FAO es un índice ponderado en base a los intercambios comerciales que hace el seguimiento de los precios internacionales de los cinco principales grupos de alimentos básicos. Si bien 2016 marcó el quinto año sucesivo de descensos, el índice experimentó en enero su sexto mes consecutivo de subidas.

El índice de precios del aceite vegetal de la FAO aumentó un 1,8%, debido sobre todo a bajos niveles de inventarios mundiales de aceite de palma, junto con una lenta recuperación de la producción en el Sudeste asiático. Por el contrario, los precios del aceite de soja disminuyeron ante las expectativas de una amplia disponibilidad a nivel mundial.

El índice de precios de productos lácteos de la FAO se mantuvo sin cambios respecto a diciembre, en una notable diferencia respecto al incremento del 50% registrado entre mayo y diciembre del año pasado.

El índice de precios de la carne permaneció también prácticamente sin cambios, con un aumento en las cotizaciones de carne de bovino -resultado de la recuperación de la cabaña en Australia- compensado por menores precios de las carnes de ovino y de otros tipos.

Existencias mundiales récord de cereales

Por otra parte, los inventarios mundiales de cereales van camino de alcanzar un nivel sin precedentes para el final de las temporadas en 2017, según la última Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales.

Las cifras más recientes sitúan las existencias mundiales de cereales en 681 Mt, un 1,5%  más que su nivel previsto para diciembre y un 3% por encima respecto a la temporada anterior.

Los inventarios mundiales de trigo podrían alcanzar un nuevo récord de 245 Mt, con un aumento anual del 8,3%. Se prevé que las existencias de cereales secundarios crezcan un 0,7% para alcanzar su segundo mayor nivel registrado hasta la fecha, mientras que las existencias de arroz bajarán ligeramente, a pesar de terminar la temporada en un nivel casi récord de 170 millones de toneladas.

La FAO elevó también su estimación de la producción mundial de cereales en 2016 en 15 Mt, hasta los 2 592 millones, debido principalmente a mayores cosechas de trigo de lo esperado en Australia y la Federación de Rusia.

Igualmente, se espera que la utilización mundial de cereales, así como el comercio, sean significativamente mayores de lo previsto.

Mirando hacia adelante, las perspectivas de producción temprana para 2017 son desiguales, según la FAO. Los bajos precios llevarán a los agricultores de América del Norte a reducir la superficie sembrada con trigo, hasta su segundo nivel más bajo registrado en Estados Unidos, mientras que se observa la tendencia inversa en la Federación de Rusia.

En el caso del arroz, el exceso de lluvias en algunas zonas de Viet Nam y las precipitaciones inadecuadas en Sri Lanka mermarán probablemente la producción arrocera. Para otros cereales, parecen existir condiciones en general positivas.

La producción de maíz en los países de África austral se prevé regrese a niveles cercanos a la media, gracias al aumento de las plantaciones y mejores rendimientos tras las condiciones extremadamente secas del año pasado. Los elevados precios locales y la meteorología propicia apuntan a un incremento de la siembra de cereales en Argentina y Brasil.

Foto: www.fao.org

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015