La Eurocámara apoya autorizar el herbicida glifosato sólo 7 años y para uso profesional

Dada la inquietud sobre los efectos carcinogénicos y de alteración endocrina atribuidos al glifosato, el Parlamento cree que la Comisión Europea debe renovar la autorización de comercialización en la UE sólo por siete años, en lugar de los quince propuestos, y exclusivamente para uso profesional.

La Cámara también reclama una evaluación independiente así como la publicación de la evidencia científica que llevó a la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) a emitir su dictamen favorable sobre la autorización.

La Comisión Europea había propuesto renovar la autorización del glifosato para todos los usos y sin restricciones por 15 años más (el máximo posible). Sin embargo, el Parlamento votó a favor de que dicha autorización se renueve sólo siete años.

En una resolución no vinculante aprobada por 374 votos a favor, 225 en contra y 102 abstenciones, los eurodiputados piden a la Comisión que apruebe sólo los usos profesionales del glifosato y que reconsidere ese permiso cuando la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas presente la clasificación armonizada del glifosato.

Asimismo, los diputados solicitan a la Comisión que presente un nuevo proyecto centrado en el uso sostenible de los herbicidas que contienen glifosato y que efectúe una revisión independiente de la toxicidad y clasificación del glifosato basado no solo en los datos disponibles sobre su efecto carcinogénico sino también en su potencial de alteración endocrina.

 Publicación de pruebas científicas

El Parlamento urge al ejecutivo comunitario a publicar todas las pruebas científicas en las que se basó la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, en sus siglas en inglés) para clasificar positivamente el glifosato y recomendar la renovación de su autorización.

No al glifosato para prácticas de «desecación»

Los diputados condenan el uso del glifosato para prácticas de «desecación» o liquidación de una planta antes de su cosecha para acelerar su maduración y facilitar su recolección. Utilizar un herbicida no selectivo como el glifosato para estos fines resulta “inaceptable”, señala la resolución. El texto también desaprueba el uso del glifosato dentro o cerca de parques públicos, zonas de juego infantil y jardines públicos.

 Próximos pasos

 La decisión de autorización la toman expertos nacionales reunidos en el comité permanente sobre plantas, animales, alimentos y piensos (sección de fitofarmacéuticos). En mayo este órgano votará si adoptar o rechazar, por mayoría cualificada, la propuesta de la Comisión. Si no hay mayoría suficiente, corresponde decidir a la Comisión Europea.

Contexto

El glifosato es una sustancia activa muy utilizada en herbicidas para agricultura y jardinería. Patentado al inicio de la década de los setenta, se introdujo en el mercado como herbicida de amplio espectro en 1974. Desde la expiración de la patente en 2000, el glifosato ha sido comercializado por diversas compañías en Europa en cientos de productos usados en cultivos. Actualmente es el herbicida con mayor volumen de producción mundial.

Reacciones discrepantes

La patronal de fabricantes de productos fitosanitarios (AEPLA) y distintas organizaciones sociales y ecologistas mostraron  su discrepancia a la hora de valorar el uso del glifosato, sobre el que dio luz verde el Pleno del Parlamento Europeo el miércoles 13 de abril con restricciones.

Fuentes de AEPLA precisaron en un comunicado que tanto Alemania, como Estado miembro informante, como la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés), basándose en “evaluaciones científicas” han considerado seguro el glifosato “cuando se usa apropiadamente” y, por lo tanto, “no es cancerígeno”.

AEPLA aseguró que la presencia de residuos fitosanitarios en los alimentos y el agua son supervisados por la EFSA y, “por lo general”, las muestras analizadas en relación con el glifosato son “completamente indetectables”.

La patronal defiende los productos fitosanitarios como una herramienta “clave para los agricultores de la Unión Europea (UE)” y eso “incluye a los productos que contienen glifosato”.

Por contra, un total de 127 entidades firmaron una misiva dirigida a los ministros en funciones de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y de Sanidad, Alfonso Alonso, para pedirles su oposición al empleo de este compuesto químico, utilizado de forma masiva en todo el mundo, según un comunicado conjunto difundido ayer.

Entre otros, la iniciativa está promovida por la Asociación Española de Educación Ambiental, CCOO, Ecologistas en Acción, Greenpeace y la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria.

“A pesar de la falta de consenso científico sobre los efectos de este plaguicida en la salud de las personas y del medio ambiente, la Comisión Europea ha puesto en marcha un proceso de reautorización de esta sustancia”, una situación que “ha generado un importante rechazo científico y social”, apuntaron en dicho comunicado.

Foto: Parlamento Europeo


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015