La Coruñesa inaugura su nueva sede en Huesca, que le permitirá expandir mercado en Aragón

La empresa oscense La Coruñesa, creada en 1922, ha inaugurado esta mañana su nueva sede en la Ronda de la Industria 130-132 del Polígono Monzú. La compañía, fundada como sociedad anónima en 1981, es la más importante en la provincia de Huesca dedicada a la distribución de pescado y marisco fresco, además de congelados seleccionados, y una de las más importantes del sector en Aragón.

El nuevo edificio, más moderno y sostenible, con el que duplican capacidad, permitirá a La Coruñesa crecer como empresa, cumplir sus planes de expansión hacia nuevos mercados, en principio dentro de la comunidad aragonesa, y mejorar el servicio a sus más de mil clientes. Entre ellos se encuentran profesionales, comercios, restaurantes, hoteles, empresas de catering, supermercados, hospitales, colegios y otros colectivos.

El acto ha sido presidido por Arturo Aliaga, consejero de Industria del Gobierno de Aragón, y Ana Alós, alcaldesa de Huesca, y ha contado con la asistencia de otros representantes institucionales y de asociaciones, clientes y colaboradores.

Tal como ha señalado en rueda de prensa José Luis Sierra, gerente de La Coruñesa, ‘esta nueva sede es más que nuestro nuevo lugar de trabajo. Simboliza un paso importante para ofrecer un mejor servicio a nuestros clientes, más calidad de trabajo para nuestros empleados y la posibilidad de crecer como empresa. Una nueva etapa que también hemos iniciado con una nueva imagen corporativa, más moderna pero conservando la esencia de nuestra empresa y su trayectoria de casi cien años’.

La Coruñesa se creó en 1922 como una pequeña pescadería en la plaza López Allué, entonces Plaza del Mercado. Hasta 1981 cambió de propiedad en varias ocasiones y llegó a contar con sucursales en el interior del Mercado, la Plaza San Lorenzo y el Coso Bajo. En 1977 se trasladó a la sede de la calle San Urbez, en el ‘Polígono de las Harineras’, donde se ha mantenido hasta el momento.

En 1981 La Coruñesa fue adquirida por una sociedad de profesionales oscenses del sector, que se unieron para aunar fuerzas en el área de la distribución. Eran doce socios de los que actualmente quedan cinco: Vicente Bernet, Ángel Mompradé, José Antonio Casterad, Carlos Fanlo y Mariano Azón, presidente del Consejo de Administración.

En su discurso, Mariano Azón ha explicado que ‘todos los socios somos veteranos de este sector y que hemos sido o seguimos siendo propietarios de pescaderías en Huesca. Estoy jubilado y soy el socio más joven, pero no os podéis imaginar la ilusión con la que hemos vivido todo este proyecto. Para todos nosotros es una enorme satisfacción que la empresa no solamente se mantenga sino que siga creciendo, que evolucionemos positivamente y que podamos generar empleo. Y el poder haber creado esta nueva sede era una necesidad pero también es un hito importante para toda la empresa. Y también es un orgullo para nosotros continuar con nuestro emplazamiento en Huesca. Somos todos oscenses y personas comprometidas con nuestro territorio y con nuestra gente’.

El nuevo edificio, con 1.200 m2  de superficie y en que se han invertido 1,5 millones de euros, cumple la normativa más exigente en el ámbito sanitario europeo. Las nuevas instalaciones permitirán, además, consolidar y mejorar un servicio cuya demanda se ha cuadruplicado en los últimos años: el manipulado y elaboración de pescado fresco para los profesionales del sector de la restauración.

En la actualidad, 22 personas trabajan en La Coruñesa y, tal como ha explicado José Luis Sierra, ‘esperamos poder incorporar cuatro o cinco personas más’. La empresa dispone de 14 vehículos de reparto de distintas dimensiones y sus productos, más de 1.000 referencias, proceden de distintas partes del mundo, como el salmón noruego o el bogavante de Canadá, aunque en su mayoría es pescado fresco de calidad de origen nacional, la auténtica especialidad de la compañía.

La Coruñesa ha vivido una trayectoria ascendente, con una economía saneada. Gracias en parte a su inicio de expansión por Zaragoza, su facturación en 2014 se ha incrementado hasta los 6,05 millones de euros, con un volumen de venta de 988.000 Kg, más elevada que en 2013, que fue de 5,45 millones de euros, con 905.000 kg de producto vendido.

Tanto Arturo Aliaga como Ana Alós han felicitado a los responsables de la empresa por su evolución positiva. La alcaldesa ha señalado que es ‘tónica habitual de las empresas oscenses como La Coruñesa no alardear de sus logros, pero es bueno y agradecemos que se conozcan estos casos porque son apuestas de futuro para la ciudad y generan dinamismo empresarial, son ejemplos de emprendedores que luchan por ser más competitivos. Además, favorecen la apuesta de Huesca por la gastronomía, facilitando producto de calidad y buen servicio a nuestros restauradores’.

Por su parte, Aliaga ha destacado ‘la buena trayectoria de la empresa, gracias a su esfuerzo y dedicación, a su apuesta por cuidar el producto y ofrecer el mejor servicio, fidelizando a sus clientes. Además de que el pescado forma parte de una dieta sana, agradecemos la labor de La Coruñesa y su mimo y dedicación con el producto, con la responsabilidad y profesionalidad que implica antes de que llegue a nuestras mesas. Es un buen ejemplo de que tenemos que luchar para que la distribución de proximidad perviva’.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015