La Conferencia Sectorial no ve oportuno cambiar ahora el actual modelo de ayudas acopladas de la PAC

El secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, indicó que la Conferencia Sectorial Magrama-CC.AA. no ha respaldado la propuesta de la Comunidad Autónoma de Andalucía para llevar a cabo una modificación de las ayudas acopladas de la PAC, ya que considera que no es el momento, ni el procedimiento adecuado para presentar esta propuesta.

Carlos Cabanas hizo estas manifestaciones, tras la reunión de la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural, presidida por la ministra Isabel García Tejerina en la sede del Departamento y, en este sentido, indicío que las CC.AA. plantearon la posibilidad de incorporar algún tipo de ayudas, como las incluidas en los programas de Desarrollo Rural, para aquellos sectores que la comunidad andaluza entienda que necesitan un apoyo adicional.

Cabanas comentó que incluso la ministra sugirió la posibilidad de crear un grupo de trabajo para estudiar este asunto, pero las CC.AA han entendido que no es razonable la creación de este grupo específico en estos momentos.

Además, el Secretario General recordó que en 2014 se aprobó la actual propuesta después de más de cinco meses de discusiones técnicas entre las CC.AA. con el Ministerio. Entonces, esta propuesta consiguió el respaldo de la mayoría de las Administraciones territoriales.

Ahora, el Ministerio ha hecho una valoración económica y técnica de la propuesta de Andalucía, que presentó a los consejeros, que son los que han tomado una decisión en la Conferencia Sectorial.

Según precisó Cabanas, una vez que se ha rechazado la propuesta, el Ministerio no puede hacer otra cosa que dar por válida la decisión de las CC.AA. Además, apuntó que los consejeros entienden que la modificación de las ayudas acopladas hay que plantearla de cara a la futura PAC del año 2021, cuando se hablará no sólo de las ayudas acopladas, sino que habrá que discutir sobre el futuro modelo de regionalización o de los pagos básicos.

Precisamente, en la reunión de hoy algunos consejeros sugirieron la conveniencia de reflexionar sobre el futuro de la PAC, pero en un ámbito más amplio que el de una propuesta concreta.

Andalucía, lo lamenta

La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, lamentó, por su parte, que el Magrama “tumbara” la petición de ayuda para agricultores y ganaderos andaluces con explotaciones en riesgo de abandono.
La representante del Gobierno andaluz criticó que la ministra, Isabel García Tejerina, ni siquiera haya aceptado crear un grupo de trabajo con las demás comunidades autónomas para valorar la propuesta andaluza de revisión de las ayudas asociadas de la Política Agrícola Común (PAC), que la Junta remitió al Magrama el pasado día 3 de junio.

Según la Junta, las ayudas asociadas de la PAC están concebidas para primar a sectores con relevancia económica y social en los territorios, pero con problemas de productividad y poca rentabilidad que los sitúan en riesgo de desaparición. Andalucía pedía que se diera una ayuda asociada al olivar en pendiente, la uva pasa y el trigo duro, y que se modificaran las ya existentes para la remolacha, frutos de cáscara, caprino y vacuno de leche.

Para la consejera, el Ministerio ha tenido “poca o ninguna sensibilidad con la petición de Andalucía”, puesto que ni siquiera trasladó a las CC.AA.  la propuesta financiera elaborada por la Junta para reajustar las ayudas. “Ha puesto sobre la mesa unos ejemplos con unos cálculos que no son los nuestros y en los que todas las comunidades autónomas perdían, por lo que no ha ayudado en nada a que se respalde nuestra petición”, lamentó. Ortiz se quejó por la actitud del Ministerio, del que esperaba “que se mantuviera neutral y jugara un papel de árbitro”.

La consejera insistió en que la propuesta andaluza no va contra ningún sector, ni ningún territorio, ya que podría financiarse, manteniendo todos los sectores para los que se establecieron ayudas asociadas en 2014, a través del mecanismo de modulación, que permite mejorar la eficacia de las ayudas agrarias, reduciendo el nivel de apoyo  conforme aumente el tamaño de la explotación.

 De esta manera, los importes de los  incentivos son mayores en las primeras hectáreas o cabezas de ganado y se van  reduciendo según se incremente la dimensión de la explotación. Esta alternativa, que pretende favorecer a los agricultores y ganaderos con pequeñas explotaciones, se establece de forma explícita en el reglamento comunitario.

Carmen Ortiz recordó  que la Consejería había solicitado que se creara un grupo de trabajo entre el Ministerio y las CC.AA. para analizar técnicamente la propuesta andaluza y valorar cómo afectaría al resto de comunidades autónomas para negociar e incluso plantear otras propuestas.

Según la consejera, entre los motivos planteados por el Magrama para no apoyar la creación del grupo de trabajo, esgrimió la falta de tiempo, ya que el reglamento europeo fija el 1 de agosto como fecha límite para comunicar a la Comisión Europea la propuesta de revisión de ayudas asociadas.

 Para Carmen Ortiz, este motivo es un ejemplo más de la falta de interés del Gobierno central por Andalucía, ya que en la Conferencia Sectorial de enero de 2014 se acordó que la revisión de las ayudas asociadas de la PAC se realizaría antes del 1 de julio de 2016.
“Desde entonces, Andalucía, que ha sido la única comunidad que ha presentado una propuesta, ha estado trabajando en esto, hemos hecho nuestra parte, y hemos presentado nuestra revisión, avalada por informes técnicos y científicos”, explicó la titular de la Agricultura andaluza.

La consejera insistió en que la pretensión de Andalucía es que el Gobierno de España “corrija el error de 2014 de no haber incluido al olivar en pendiente, la uva pasa y el trigo duro en el régimen de las denominadas ayudas asociadas” -dirigidas a dar apoyo a cultivos que afrontan especiales dificultades y cuyo mantenimiento se considera estratégico por motivos económicos, sociales y medioambientales-.

Respecto a los sectores para los que se establecieron ayuda asociadas, la Junta considera que el diseño se ha hecho sin tener en cuenta las necesidades de producciones andaluzas como la remolacha, los frutos de cáscara, el caprino y el vacuno de leche. La revisión que planteó la Junta incluye también mejoras para ellas.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015