La comercialización de vinos embotellados con DO La Mancha bate un nuevo récord

La  Denominación de Origen La Mancha confirma su progresión ascendente en la comercialización de vinos embotellados, consiguiendo en 2014 rebasar los 63 millones de botellas, lo que supone un 15 % más que en 2013, si bien hay que tener en cuenta que este fue el único año de la década en el que hubo un descenso significativo con respecto al año anterior.

No obstante, en términos generales el dato se puede considerar como muy positivo, ya que con respecto a la media del último lustro, la cifra de ventas de botellas en 2014 supondría un incremento de un 8,3 %.

En cuanto a las exportaciones, Alemania continúa siendo el mercado más fiel e importante para los vinos con Denominación de Origen La Mancha, según los datos de exportación del pasado año 2014. De hecho, las ventas al país germano se han incrementado en un 13 %, pasando de las 5.673.012 a las 6.532.188 botellas. Un aumento que viene a compensar en parte la práctica desaparición del embotellado en destino (granel), cuyas cifras en volumen eran importantes en el caso de los países de Centro Europa.

La medida de reducción del granel con DO La Mancha probablemente no podrá ser completamente compensada hasta pasados unos años, pero se ha fijado desde la Interprofesión  para incrementar el valor añadido en las bodegas de la Zona de Producción La Mancha que apuestan por el embotellado con Denominación de Origen y reforzar el rigor en el control de calidad de nuestros vinos.

Si en el 2013, fueron 20.568.096 las unidades destinadas al mercado exterior; para este 2014, la cifra si bien se ha reducido su volumen en un 3,7 % hasta las 19.828.356 botellas, lo cierto es que las bodegas manchegas mantienen el crecimiento de las botellas con  más valor añadido. Además, teniendo en cuenta que ha habido un aumento global del 15 %, tal y como se ha indicado al principio, esto indica que se ha tenido un fuerte incremento en el mercado interno, lo que es una gran noticia teniendo en cuenta los bajos datos de consumo de vino por habitante existentes en nuestro país, siendo un motivo de esperanza si supone un ansiado cambio de tendencia en la ingesta de vino tan anhelado por el sector vitivinícola español, uno de los más potentes del mundo.

Pese a todo, desde la Denominación de Origen La Mancha se tiene claro que se deben mantener los esfuerzos promocionales en el exterior, como los realizados en el gigante asiático, cuya la respuesta comercial confirma la consolidación de China como primer mercado extracomunitario, siendo el segundo en el cómputo global de exportaciones de vino con Denominación de Origen La Mancha, solamente por detrás de Alemania. Así, el pasado año, volvió a incrementar sus ventas en un 26 %, (de 2.669.868 a las 3.377.232  botellas). Destaca el comportamiento de Japón que ha vuelto a retomar la senda del crecimiento en sus importaciones de vino con DO La Mancha, con un 12 % (de las 730.128 a las 817.584 botellas). Una recuperación que compensa la ralentización y estancamiento del mercado anglosajón, donde países como EE.UU o Reino Unido presentan un leve retroceso en sus compras de vino embotellado, 11.400 y 51.108 botellas, respectivamente.  No obstante, en el caso de Norteamérica todo hace indicar que tras la devaluación del euro frente al dólar el 2015 será un año muy positivo en la evolución de las exportaciones a este país, cuyo crecimiento interanual en el consumo de vinos es un factor que debe ser aprovechado decididamente por los vinos españoles, cada vez más conocidos y valorados.

Sin despreciar mercados de tradicional venta europea, como por ejemplo, Holanda, con 1.337.748 botellas que se mantiene como el segundo país europeo, tercero a nivel mundial, los objetivos de los vinos manchegos también pasan por una mayor penetración comercial en mercados emergentes, cuya demanda, es ya una realidad. Países del sudeste asiático como Hong Kong son una referencia directa para las bodegas manchegas. También lo es Rusia, un país que debido a factores externos es más complicado que en otras etapas, pero que esperemos que pronto pueda recuperar la normalidad.

Las condiciones climatológicas fueron las idóneas para la maduración de la uva, y la cosecha de la pasada campaña 2014 será recordada por su calidad excepcional, pero que en volumen presenta un balance claramente inferior a la campaña de 2013 en lo que ha declaración de cosecha se refiere, ya que ese año llegó a 166 millones de litros, lo que supuso un récord histórico acorde con lo que sucedió en toda la región.

Con todo, los datos de 2014 arrojan un aumento importante en la comparativa de la última década, puesto que si tomamos como referencia los últimos 10 años la declaración de cosecha media con DO La Mancha ha sido de unos 131 millones de litros, por lo que los 152 millones de 2015 supondrían un aumento del 16 %.

En definitiva, se evidencia el esfuerzo inversor del sector vitivinícola manchego, tanto en la viña como en la bodega, aumentando poco a poco el compromiso con los vinos embotellados con Denominación de Origen La Mancha.

También cabe destacar un leve aumento de la superficie de viñedo acogida a Denominación de Origen La Mancha hasta las 165.206 Ha. Datos que reflejan una adaptación varietal a los ritmos en la demanda de mercado, con una mayor plantación de variedad de uva tinta (45.305 Ha. en 2014 frente a las 47.040 Ha. del año 2015, destacando de forma clara la  variedad Tempranillo, con 30.317). Entre el resto, hay un aumento generalizado de variedades foráneas como la Syrah, que ha subido de 4.025 a 4.267 Ha.

En variedades blancas, si bien la tradicional uva Airén experimenta un escaso descenso de 107.563 a 106.934 Ha, apenas perceptible, la viticultura manchega y la modernidad de sus vinos manchegos manifiesta la apuesta en innovación por nuevas técnicas de elaboración en el coupage de nuevas variedades, como el Macabeo, Chardonnay, Sauvignon Blanc  o Moscatel de grano menudo, aprovechando todo su potencial aromático.

Una diversificación varietal, en definitiva, que sin despreciar el cultivo por las variedades más autóctonas como la Cencibel o Tempranillo y la blanca Airén, sí expresa los esfuerzos en la capacidad de adaptación y diversificación de mercado de los vinos con Denominación de Origen La Mancha.

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015