Ayudas para reducir la oferta de leche y compromiso para actualizar los precios de retirada de frutas y hortalizas

La Comisión Europea anunció durante la reunión del primer Consejo de Ministros de Agricultura bajo presidencia eslovaca un nuevo paquete, el tercero, de medidas para “reequilibrar los mercados” agrícolas, que supone conceder una partida de 14.665.678 euros a España, con el fin de que los productores puedan acogerse de manera voluntaria a la reducción de su producción de  leche de vaca.

El comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, puso sobre la mesa un nuevo paquete de 500 M€ en total, de los cuales 150 millones se destinarán a un mecanismo europeo, aún por concretar, para reducir la producción de leche en 1,4 millones de toneladas y 350 millones más irán directamente a parar en forma de “sobres nacionales” a los Estados miembros para que los distribuyan entre los sectores en crisis, según las necesidades de cada país.

La medida de reducción de la producción lechera, dotada con 150 M€, está abierta a todos los ganaderos de la UE y sujeta a las mismas condiciones para todos, es decir, que reduzcan su producción lechera respecto a un periodo de referencia.

A su vez, la ayuda directa de 350 M€ (casi 14,7 millones para España) está condicionada al cumplimiento de compromisos ligados a la estabilidad de los mercados.

Además, la ayuda asociada a la producción de leche, que supone 94 M€ por campaña, podrá desvincularse de la obligación de mantener las vacas de leche en 2017, con el fin de que esta ayuda no constituya un incentivo para incrementar la producción. En este punto, la CE da flexibilidad a los Estados miembros.

“Nuestro objetivo principal es ver cómo los precios que perciben los agricultores se recuperan y que puedan vivir de su trabajo, así como proporcionar alimentación saludable y de alta calidad para los ciudadanos”, afirmó Hogan, ante el Consejo de Ministros de la UE.

El comisario de Agricultura no precisó los detalles sobre en qué consistirá el mecanismo europeo para reducir la producción láctea, sino que afirmó simplemente que consistirá en incentivos para reducir la producción.

Un sobre comunitario de 350 millones de euros de ayuda financiera irá destinado directamente a los Estados miembros, con el fin de reequilibrar los mercados y promover la retirada de producción en sectores en dificultades, que varían en el caso de cada país.

Los Estados miembros tendrán flexibilidad para definir las medidas o el conjunto de medidas que pondrán a disposición de los agricultores, como métodos de producción extensiva, apoyo a las pequeñas granjas, proyectos de cooperación, o medidas ulteriores para la reducción de producción.

La CE informó que en el reparto por países tiene en cuenta datos como la producción, los precios de mercado y el peso de los pequeños agricultores en cada país.

El paquete presentado por Hogan también incluye una serie de medidas “técnicas” para proporcionar flexibilidad a los agricultores, que se hayan acogido a las ayudas acopladas de la Política Agraria Común (PAC) o para mejorar su situación de liquidez con un anticipo de los pagos directos de hasta un 70 % a partir de octubre y de un 85 % para los pagos de desarrollo rural, vinculadas a la superficie.

En este sentido, las CC.AA. podrán anticipar, a partir del próximo 16 de octubre, todos esos fondos comunitarios, aunque no se hayan finalizado los controles sobre el terreno, con el fin de mejorar la liquidez general de los agricultores y ganaderos. Esta medida ya fue aplicada en el ejercicio anterior.

La CE también anunció medidas concretas para la intervención en el sector lácteo, de forma que las compras en régimen de intervención y las ayudas al almacenamiento privado de productos lácteos, mantequilla, leche desnatada en polvo y quesos  se extenderán más allá del 30 de septiembre, hasta finales de diciembre y febrero de 2017, respectivamente

También precisó que “actualizará”, pero sin dar más datos, los precios para la retirada de frutas y hortalizas, que hayan tenido que llevar a cabo las organizaciones de productores (OPFH), tal y como había solicitado España.  La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, se comprometió a trabajar con la Comisión para facilitar la aplicación de estas medidas.

Este paquete de 500 millones, cuyos fondos provienen de los márgenes del presupuesto de 2016, se suma a los 500 millones que la CE anunció en octubre para ayudar a los agricultores ante la crisis.

Reacción del COPA-Cogeca

En reacción a los planes de la Comisión para aliviar el impacto de la crisis en la agricultura de la UE, el Copa-Cogeca declaran que se trata de un buen paso adelante, pero requieren más aclaraciones y ajustes

El secretario general del Copa-Cogeca, Pekka Pesonen, dio la bienvenida al nuevo plan de la Comisión de por importe de 150 M€ para incentivar a los productores de leche a reducir su producción de manera voluntaria, pero demandó más aclaraciones sobre la manera en que los ganaderos tendrán acceso al mismo en igualdad de condiciones”.

También valoró el plan para dotar a los Estados miembros con un paquete adicional de unos 350 M€, con el fin de conceder una ayuda específica a los productores de leche y de ganado de la UE,  aunque consideró crucial aclaraciones sobre cómo va a funcionar este plan en la práctica.

Por otra parte, Pesonen consideró buena noticia que la intervención pública de la UE y la ayuda al almacenamiento privado para la leche desnatada en polvo, que concluía en septiembre, se haya prolongado hasta principios del año que viene. De esta forma, los operadores dispondrán de más seguridad para planificar el futuro”, afirmó el responsable del COPA-Cogeca.

Otro elemento positivo de este nuevo paquete de rescate de la Comisión Europea  es que se adelantarán el 70% de los pagos directos a los agricultores para aliviar a corto plazo el problema de liquidez de sus explotaciones.

Ahora bien, añadió Pesonen, preocupa la posibilidad que se da a los Estados miembros para revisar las disposiciones relativas a las ayudas voluntarias acopladas concedidas en el sector lácteo y desacoplar los pagos en 2017, pues de esa manera se podría desestabilizar el mercado de la carne de vacuno y de ternera”.

El secretario general del COPA-Cogeca, vio favorable también el plan de la Comisión Europea para actualizar el precio de retirada para las frutas y hortalizas, ya que ha dejado de reflejar las realidades del mercado, “pero necesitamos más información sobre el nivel de esta medida“, insistió Pesonen.

Por último, añadió el responsable de los agricultores y de sus cooperativas de la UE, “esperamos que la Comisión siga asistiendo al sector de la carne de porcino para que podamos diversificar nuestros mercados de exportación”.

Insuficiente para ASAJA

La organización agraria ASAJA de Castilla y León valora que el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE debatiera ayer sobre la larga y dura crisis del vacuno de leche y que aprobase un paquete de medidas económicas, aunque por un montante a todas luces insuficiente.

A falta de más información, ASAJA considera acertado promover un programa voluntario de reducción de la producción y echa en falta que esto no pudiera ser compatible con un “programa voluntario e incentivado de cese definitivo de la actividad” para aquellas explotaciones menos viables o a las que la industria láctea ha dejado de recoger la producción.

Respecto a los 350 M€ en ayudas a sectores en crisis, de los que a España corresponderán 14,6 millones, ASAJA exige al Ministerio de Agricultura y a la Junta de Castilla y León que lo complementen con presupuesto propio hasta los límites permitidos por la Unión Europea, y que baraje atender también a otros sectores -además del lácteo de vaca, oveja y cabra- que están atravesando también una situación muy complicada, como son las granjas de conejos.

En este sentido, ASAJA viene reclamando a la Consejería de Agricultura, sin éxito, que aporte 6 millones de euros de presupuesto propio para atender las necesidades del sector lácteo, como ya se hizo en la crisis láctea de 2009.

ASAJA pide a Junta y Magrama que firmen un convenio con la banca comercial para dar préstamos al sector lácteo, fuertemente descapitalizado, y que subvencionen en todo o en gran parte los costes financieros. Sin financiación externa, muchas explotaciones, que ya llevan meses retrasando pagos a proveedores, irán cerrando en un goteo constante, y lo que es más grave, una gran parte de las que peor están aguantando, son las mejor dimensionadas, y hasta ahora en teoría más competitivas.

Aunque el problema es general en toda Europa, ASAJA considera que los ganaderos españoles, y por extensión los de Castilla y León, son de los más desprotegidos de toda Europa en sus relaciones con la industria láctea y con la distribución, a pesar del esfuerzo del Gobierno en los últimos años promulgando una normativa sobre la cadena alimentaria pionera, pero por ahora poco efectiva.

Además, no existen mecanismos para identificar el origen de la leche que se produce en nuestro país, y el consumidor no se implica lo suficiente con los productos locales. Así, al problema de los bajos precios, se suma el abuso de ciertas industrias y operadores lácteos que llevan varios meses comprando leche por debajo de los veinte céntimos de euro el litro, lo que provoca distorsión y competencia desleal en el mercado. Esta práctica, en opinión de ASAJA, no debería de estar permitida.

ASAJA hace un nuevo llamamiento al Gobierno, a la Junta de Castilla y León, a la industria láctea, a la gran distribución alimentaria, y a todos los actores que intervienen en la cadena de valor de la leche, para poner en marcha todas las medidas posibles que en su conjunto permitan sortear esta crisis y devolver la tranquilidad a un sector que es de capital importancia en el desarrollo socioeconómico de Castilla y León.

Medidas “trampa” para COAG

Por su parte,  la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) califica de “trampa” el nuevo paquete de medidas presentado ayer por la Comisario de Agricultura, Phil Hogan, para apoyar a los agricultores y ganaderos ante las dificultades del mercado, en especial las del mercado de productos lácteos.

 Esta organización rechaza los nuevos planteamientos porque el  programa de reducción voluntaria de la producción de leche (dotado con 150 M€) enmascara un plan de abandono encubierto, al tiempo que favorece una deslocalización de la producción en favor de los países del centro y norte de Europa y los intereses de industrias y cadenas de distribución.

Es inaceptable que el ajuste del mercado lácteo europeo se quiera realizar a costa de la desaparición de miles de explotaciones, sobre todo de los países del sur de Europa, caso de España. Países como Irlanda, Alemania, Dinamarca y Holanda nos quieren expulsar del mercado para acapararlo.

De nada sirve que los ganaderos que peor lo están pasando se acojan a una reducción indemnizada si el resto aumenta la producción de forma paralela”, lamentó  Miguel Blanco, secretario general de COAG. Esta organización reitera que las soluciones eficaces para reactivar los precios al ganadero pasan por una reducción obligatoria a nivel comunitario que sirva para liberar excedentes del mercado y ajustar oferta a demanda.

Asimismo, la excepcionalidad respecto al pago de la ayuda acoplada 2017 a los ganaderos de leche está vinculada a la medida anterior, porque pretende estimular la reducción de la cabaña y la reestructuración del sector. COAG considera que esta medida es contradictoria con el espíritu de las ayudas acopladas, instauradas en un principio para ayudar a los sectores en crisis a mantener sus explotaciones. Además, supone una trampa para el ganadero ya que aquellos que reduzcan su cabaña en 2017 verán reducido el importe de la ayuda acoplada en 2018 y años sucesivos.

A la vez, COAG considera que la extensión de la intervención pública de leche en polvo y la ampliación de los regímenes de ayudas al almacenamiento privado de la misma no tendrá ningún tipo de efecto en el mercado si no va acompañada de una subida de los precios de intervención. Lejos de ello, supone un incentivo para que la industria mantenga los precios a la baja, tal y como hemos podido comprobar.

Tal y como venía reivindicando, COAG considera necesaria la actualización de la ayuda para la retiradas de frutas y hortalizas realizadas por la Organizaciones de Productores, pero estará vigilante para ver en qué se concreta a nivel presupuestario esta declaración de intenciones.

El  diseño de las medidas, clave para Cooperativas

Cooperativas Agro-alimentarias de España valora positivamente el gesto del Comisario de Agricultura, Phil Hogan, de proponer un presupuesto extraordinario de 500 M€ para paliar la situación de los sectores en crisis, especialmente en el sector lácteo.

Sin embargo, la eficacia de este esfuerzo dependerá del diseño de las medidas. La partida propuesta por el comisario se divide en una de 150 M€ como una medida comunitaria destinada a incentivar la reducción temporal de la producción.

Los restantes 350 M€ serán repartidos en sobres nacionales, los Estados miembros podrán destinar este presupuesto a cualquier sector en crisis y doblar la aportación comunitaria a través de ayudas de Estado. A España le corresponderían 14,65 millones de euros.

La propuesta de reducir la producción de leche bajo un sistema comunitario no es obligatoria. Esto quiere decir que mientras unos países reducen la producción, otros podrán seguir aumentándola, limitando o incluso neutralizando el objetivo de reducir el excedente de leche en la UE.

El sector lácteo español siempre ha solicitado que la reducción temporal de la producción no solamente fuera con presupuesto comunitario sino, además, obligatoria para todos los Estados miembros.

En relación a los 14,65 M€  que se destinarán a España, todavía no se conocen los detalles de las medidas, y si el Gobierno de España complementará o no con ayudas de minimis de Estado la aportación comunitaria.

Cooperativas Agro-alimentarias de España considera que este presupuesto, en la parte que afecte al sector lácteo, debería destinarse a un abandono definitivo parcial o total de la producción en un determinado tipo de ganaderos cercanos a la jubilación, y no caer en un reparto genérico de ayudas directas que han demostrado ser ineficaces para el sector. 

Frutas y hortalizas

En lo que se refiere a las medidas anunciadas para el sector de las frutas y hortalizas, esta mejora debería permitir el aumento de la eficacia del mecanismo de gestión y prevención de crisis dentro del sistema de ayudas a los PO de las OPFH, como venía reclamando el sector y la administración española.

Sin embargo, para que la mejora sólo tendría verdaderamente impacto si  la Comisión, en el momento de su materialización, propone un aumento de los importes de indemnización generoso y suficiente. Cooperativas Agro-alimentarias de España seguirá de cerca la información que en este sentido se ofrezca próximamente y, en ese momento, hará una valoración.

UPA y la falta de valentía de Bruselas

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) valora el plan de ayudas anunciado ayer en el Consejo de Ministros de Agricultura. “Siempre es bueno que se pongan fondos a disposición de los sectores en crisis” –principalmente el lácteo y las frutas y hortalizas. Sin embargo, la organización critica que el plan de control de la producción láctea sea voluntario y no obligue “a quienes realmente han generado los excedentes”.

Lamenta además que no se incrementen los precios de intervención de mantequilla y leche en polvo. Falta por conocer la cuantía de la subida del precio de retirada para las frutas y hortalizas.

UPA cree que sería mejor articular un plan “ordenado y planificado” que obligue a reducir en mayor medida a los países que más contribuyan al excedente de producción. Según los ganaderos, hay que considerar que el descenso de producción es una “pérdida de mercado que se deja en manos de países competidores y es de difícil recuperación posterior”.

Los ganaderos acusan a la UE de “falta de valentía” y de “no atreverse” a forzar a los países excedentarios a producir menos.

Con respecto a las medidas de gestión de mercados, la UE ha acordado la ampliación temporal hasta el mes de diciembre de 2016 de las compras en régimen de intervención de la leche desnatada en polvo. El techo de compra a precio fijo será de 350.000 toneladas. El régimen de ayudas al almacenamiento privado se ampliará hasta febrero de 2017.

UPA echa en falta un aumento de los precios de intervención pública hasta cubrir “al menos” los costes de producción, un aumento de las ayudas al almacenamiento privado y la mejora de las condiciones de ayuda alimentaria.

Importante medida para las frutas y hortalizas

La UE ha aceptado al fin incrementar el precio de retirada de las frutas y hortalizas que estaba, en opinión de UPA, totalmente desfasado en relación con los costes de producción. “Falta por conocer”, han señalado, “cuál será ese incremento”.

En todo caso, UPA lamenta  que esta medida se refiera a las retiradas que se hacen con cargo a los programas operativos de las organizaciones de productores (vinculadas al RE 543/2011), cofinanciados al 50% por los productores, pero no a aquellas ligadas al veto ruso o a cualquier situación crítica excepcional.


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015