La calidad de la alfalfa, posibles clasificaciones

En los últimos años el sector de la alfalfa en España ha aumentado la exportación de alfalfa deshidratada hacia países del Golfo Pérsico y en el último año a China. Estas exportaciones se han hecho básicamente con forraje de alta calidad (AEFA, 2014), aspecto del que trata este artículo.
Jaume Lloveras (1) y Mª Angels Melines (2)
1 Universidad de Lleida.
2 Transalfals SCCL-ACTELGrup.

La alfalfa es, probablemente, la leguminosa forrajera más importante del mundo, siendo EE.UU y Argentina los principales países productores, mientras que en Europa lo son Francia e Italia (Michaud et al., 1988). En España, la alfalfa forma parte de las rotaciones de cultivo tradicionales ocupando unas 246.000 ha, en el valle del Ebro (Huesca, Zaragoza y Lleida) con unas 117.000 ha en regadío y en Castilla y León con unas 86.000 ha (Magrama, 2014).

Los productores de alfalfa saben bien que la rentabilidad del cultivo se asienta en tres pilares: producción, calidad y persistencia. Al igual como ha sucedido en otros países, en España la producción y la persistencia eran posiblemente los elementos más importantes hace años (Del Pozo, 1971), mientras que en la actualidad lo son la calidad y la producción, ya que la persistencia ha pasado a un segundo plano (Sheaffer y Marten, 1987).

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015